WatermelonSugar_VideoclipOficial_HarryStyles

Si tienes un mínimo de conocimiento sobre las redes sociales quiere decir que estás acostumbrado o acostumbrada a vivir en torno a la música. Por cada historia de Instagram, vídeo o TikTok existen millones de canciones con las que acompañar las publicaciones. Y, al fin y al cabo, pasar horas escuchando esos temas hacen que se queden atascadas en tu mente y no pares de escucharlas. Por eso, presentamos algunas de las canciones más adictivas que ha habido y seguimos manteniendo.

Es importante destacar que no por muy enreversadas que sean las letras y las notas, vamos a repetirlas todo el rato. Es más, las más simples y fáciles de recordar son ideales para que nos creen esa adicción. Por ejemplo, ¿quién no ha cantado Watermelon Sugar en su vida? Harry Styles siempre arrasa por donde pasa, pero este verano lo ha petado con este single de su último álbum. Es utilizada en cualquier plataforma y, sobre todo, su estribillo es tan sarcástico que todo el mundo lo reproduce.

Gracias a la tontería de introducir en su canción la temática de Bob Esponja, J Balvin ha conseguido que su single Agua sea un éxito total. No podrás decir que no sabes cuál es desde su primera nota. Aunque tenga su coreografía propia, hay millones de versiones y bailes para cada uno de sus versos. Escenografías y retos se han apropiado de la canción y ha sido también un triunfo.

Por otro lado, lo malo que tiene TikTok es la poca duración de las publicaciones. Esto provoca que solo utilicen los trozos más pegadizos de un tema. Shake It, M to the B o Electric Love son algunas de las canciones más usadas. Unas como bailes, otras como retos o challenges, e incluso como proposiciones de amor. Lo que está claro es que en cuanto oigas alguna de ellas vas a tenerlas en tu cabeza por mucho tiempo.

Según los expertos, si una melodía te gusta, tus niveles de dopamina y serotonina alcanzan sus máximos exponentes. Por ello, las productoras juegan con ello y cada año tenemos diferentes boybands y cantantes que aparecen de la nada y tiene miles de fans. Backstreet Boys, *NSYNC o, en esta época, One Direction, son los ejemplos más correctos. Everybody, Bye Bye Bye o Best Song Ever ocupan los puestos más altos en las listas de bandas de música. Y no es porque tengan un mensaje intenso o profundo, sino porque son simplemente adictivas.

Además, actualmente apostamos por temas muy movidos, que contienen efectos electrónicos y mucho ritmo. Por eso, el género House, EDM o Hard Style son muy icónicos. David Guetta o Avicii son dos de los mejores DJs de estos tiempos y sus temazos suenan por todas partes. Titanium o Wake Me Up son esenciales para nuestra vida y son completamente adictivas, solo hay que ver la energía que desprenden cuando las estamos reproduciendo.


Iratxe Cuadrado

Escuchar música y escribir sobre ella es una de mis pasiones. Una vocación desde hace años en la que me involucro inconscientemente para desconectar. Siempre intento difundir mis gustos para compartir la felicidad que me producen.