La escritora Laura Pérez publica «La chica de las redes sociales», el libro perfecto de empoderamiento y superación con el que disfrutar de San Valentín.

No hay nada mejor que un buen libro por San Valentín, porque aunque no todas las historias de amor acaban bien, siempre es una buena opción dejarse vagar por ellas. Así, la escritora Laura Pérez publica «La chica de las redes sociales», una novela que no da tregua, donde la amistad y el empoderamiento teje la vida de sus tres protagonistas.

Hablamos con su autora sobre el libro, el deseo, las redes sociales y mucho más. ¡No te lo pierdas!

¿Cómo ha sido escribir “La chica de las redes sociales”?

Vivo imaginando y siempre recuerdo los sueños, me surgió una historia en la cabeza y dije ¿por qué no?

¿Cuánto de ti hay en este libro?

Pues no sé qué decirte, dicen que escribo como en trance, que se nota. A lo mejor hay cierta conexión inconsciente que desconozco, me tendría que hacer psicoanalizar… Desconecto tanto que se me va la noción del tiempo.

¿Cómo llegaste a la conclusión de que querías contar la historia de las tres protagonistas María, Carmen y Natalia?

Pues lo que quería era trabajar los giros de los personajes, yo no creo que haya buenos y malos. La mayoría de las personas tienen ángulos y esquinas. No creo en la perfección y quería trabajar eso, cómo uno que cree que es de una manera y luego la vida le hace ver que tiene cosas que desconoce, que tiene otra persona oculta que quiere salir.

Cómo las creencias con las que nacemos nos hacen ver las cosas de una manera, como con unas gafas en función de lo que hemos vivido, de cómo han sido nuestros padres, la posición entre hermanos… Los patrones de comportamiento aprendidos a través de la experiencia que repetimos.

«Las protagonistas son mujeres que se “empoderan” para dar un giro a sus vidas y para acabar siendo lo que quieren ser en realidad», Laura Pérez.

Es decir, al final el vértice de la historia es el mismo: amistad y empoderamiento. Son mujeres muy diferentes… ¿Pretendías algo con ello?

Sí, quería que evolucionasen los personajes, la trama principal va con los hombres, pero se encuentran en ella las mujeres, que tienen que tomar medidas y tienen que controlar la situación. Un amigo me dijo: “lo que más me ha gustado es cómo tienes trabajados a los personajes, que hace que la propia historia sea secundaria, aunque tenga muchísima acción”.

Las protagonistas son mujeres que se “empoderan” para dar un giro a sus vidas y para acabar siendo lo que quieren ser en realidad. Pasan por situaciones de mucho estrés, secuestros, muertes, detenciones policiales, y violencia. Se ven metidas en los enredos más turbios, les hacen superar sus límites. Están en compañía de hombres que tienen una amistad a punto de resquebrajarse donde todos sospechan de todos. Todo ello con fogosas pasiones, en un escenario lleno de viajes (Miami, México DF, Marbella), fiestas, yates, clubs exclusivos…

«Quería sentirse libre y deseada», más allá de toda norma… ¿Crees que hay muchas mujeres que se sienten así?

Sí. Todos queremos suscitar el deseo del otro. Lacan decía que “mi deseo es el deseo del otro”, nos incluye a todos. No nos escapamos. Por otro lado, hay personajes en el libro que se reprimen, y eso le hace que su deseo por dentro arda como la lava de un volcán. Yo creo que es en las crisis donde los personajes se dan cuenta de lo que tienen irresuelto, de su carencia y es a través de las crisis donde tienen que encontrar la solución.

«Todos queremos suscitar el deseo del otro», Laura Pérez

¿Qué es lo que tiene la literatura erótica que engancha tanto?

No sé si la literatura erótica, pero el deseo nos une. Porque todos lo sentimos y todos podemos sentirnos aludidos. A veces, el lector no lo reconoce en público y ni siquiera es consciente, pero ahí se encuentra a sí mismo.

Leer sobre el deseo es leer sobre la vida misma, y la literatura, con sus excursiones eróticas, nos devuelve escenarios, paisajes y situaciones que saben mucho de nosotros mismos. Nada como la ficción para encontrar nuestra verdad.

¿Una novela ha de tener sexo para que sea real?

El sexo no hace a una novela más real, pero sí más verdadera. Es decir, que sean historias que recojan el deseo de las personas… Y este es mucho más que un deseo o una fantasía sexual, pero es difícil imaginar una historia que sea importante para las personas, y que no tenga una grieta o un resquicio por donde asome algo de su deseo.

No obstante, el “encuentro” con ello es silencioso, se produce en la lectura, y a veces no está en lo que se cuenta a otros… A veces lo ocultan. Y a los escritores nos gusta jugar con eso.

«El sexo no hace a una novela más real, pero sí más verdadera», Laura Pérez.

¿Quién te inspira a la hora de ser, estar y sentir?

Todo y todos. La vida misma. La familia, el amor, los amigos actuales, los recuerdos, los viajes, la música, el teatro, los libros, la pintura, el arte en general, los médicos que triplican turnos por la nieve y su capacidad de estar ahí ayudando, la conciencia social, el ser humano más unido que nunca, pero también, el que te traiciona; la pandemia, los envidiosos… Las cosas jodidas de la vida, porque todo te hace crecer y lo malo te hace también valorar más lo bueno y en situaciones difíciles. Donde se sale el barniz de “la civilización sin problemas”, ves el verdadero ser de cada uno en el trabajo, en la calle y sale también lo malo.

Entonces te das cuenta de que somos peones en el tablero de ajedrez que avanzamos contra lo inevitable y te dan más ganas de vivir, de ser, de estar y de sentir que nunca.

Las redes sociales están a la orden del día… ¿Estás a favor o en contra de ellas?

A favor, por supuesto.

¿Por qué?

Porque no soy de extremo. Son positivas si uno sabe usarlas y sabe lo que son. Hay que educar a los adolescentes y enseñarles a usarlas sin que les perjudique, haciéndoles ver que no hay que proyectar una imagen falsa de uno mismo, que hay que llevar cuidado con conexiones con desconocidos o lo que suben, siendo quienes son, pero igual que hay que educar en muchas otras cosas.

«Hay que educar a los adolescentes y enseñarles a usarlas sin que les perjudique, haciéndoles ver que no hay que proyectar una imagen falsa de uno mismo», Laura Pérez.

¿A quién le ves las historias todos los días?

Sigo a mis amigos, a algunos personajes, a bloggers de libros porque me gusta leer, a Madonna, a Justin Timberlake, a _dr_woo, porque me gusta los tatuajes que hace…

¿Eres de las que cuenta su vida en las redes sociales o prefieres hacer todo lo contrario? ¿Por qué?

Yo tengo dos cuentas. Una privada, donde cuelgo cosas de mis vivencias, de mi familia, porque he vivido en muchos sitios, en países diferentes y tengo amigos repartidos por el mundo, en Singapur, en Río de Janeriro, Miami, Chile, México… Para nosotros es una manera de ver cómo evolucionan los hijos, qué hacen mis amigos, es como estar en su día a día, aunque nos conectemos algún sábado por conferencia, las redes sociales nos dado la posibilidad visualizar qué hacen los demás, qué les preocupa y no sé, te sientes más cerca de ellos.

Además, yo soy un desastre para las fechas importantes y las redes me “salvan” en todas las felicitaciones, ahora solo quedo mal con los que están en contra. También te ayudan a descubrir nuevos músicos, cursos, nuevos destinos para viajar, tendencias de moda etc. Luego tengo mi cuenta oficial @lauraperezmartinoficial donde comparto cómo va mi libro, leo los comentarios, las historias de bloggers etc.

«Vivimos en la era del “yoismo”, de los selfies, mucha gente está pendiente del éxito social», Laura Pérez.

¿Vivimos en la era del amor en Instagram?

Más bien vivimos en la era del “yoismo”, de los selfies, mucha gente está pendiente del éxito social. Pero María, que es la protagonista, “La chica de las redes sociales”, crea algo beneficioso, una aplicación donde la gente se conecta para contar sus problemas y cree que la gente a veces al escribir lo que siente, se lee y puede conectar con su esencia.

¿Cómo ves el panorama de la cultura en España?

Pues creo que hay que apoyarlo más que nunca, hay que apoyar a los músicos, los museos, la pintura, el espectáculo, los teatros, los actores… a todos los creadores, sobre todo, porque es un sector el del ocio, que lo está pasando muy mal.

La pandemia… ¿ha hecho que leamos más o menos que antes?

Yo creo que ha hecho que leamos más, parece que la vida se ha puesto en pausa. Todo lo que nos movía se ha parado, y más nosotros los latinos, que somos de terrazas, de cervezas con los amigos, de ir al teatro o al cine, de ir de tiendas, de compras, de viajar, somos felices desde que compramos nuestros viajes hasta que los disfrutamos, soñando con lo que va a ocurrir.

El interés por el ocio ha bajado por miedo a los contagios, nuestra rutina se ha hecho más estrecha, contagiosa y aburrida, en casa. La literatura hace que vivamos otras vidas, que fluyamos, que deseemos cosas, que conectemos con nuestra esencia y nos hace que recuperemos ese tiempo perdido.

¿Cómo puede un libro cambiarte la vida?

Al final, uno se da cuenta leyendo que los problemas que tienes tú los tenían ya desde hace siglos y ves cómo diferentes personajes se enfrentan a ellos y creces a través de las historias.

«Quería escribir un libro para que la gente tuviera la misma sensación leyendo que viendo una serie de televisión», Laura Pérez.

¿Por qué «La chica de las redes sociales?

Porque tenía la historia en la cabeza y estaba en un momento en el que necesitaba motivarme. Poco a poco, empecé a escribir y me hice adicta a la historia. Quería escribir un libro para que la gente tuviera la misma sensación leyendo que viendo una serie de televisión. Así que espero haberlo conseguido, el lector lo dirá.


Lauren Izquierdo

Ah, creo que es ahora cuando tengo que decir que dirijo este sitio. Así que sí, soy la Directora de Status of Empire. ¿Quieres saber mis dos mayores secretos? Soy un cuadro y siempre escribo sobre lo que me da la gana. Llevo en el mundo de la moda desde que tengo 15 años y eso me ha dejado un poco cucú. Pero ahí vamos, sobreviviendo (aunque cada vez tengo más ganas de irme a vivir al campo). Además, también soy experta en belleza. Una, que se adapta a los nuevos tiempos. ¿Otro secreto? Venga, escribo sobre amor porque capitalizar sentimientos es un mood y es el mío, tengo un podcast que se llama Estas Crías y he publicado dos libros que son como mis hijos, Espinas de terciopelo y Silencio. Ale, y ahora a leer todas mis cosas, que tienes para rato.