¿A quién no le gusta el sushi? Es la pregunta que cada día me hago. Porque a mí me encanta. Y lo disfruto de verdad. Cada vez son más los sushi lovers, y cuan Y el último lugar que nos ha consquistado—y de verdad—es Le Club Sushita.

Y en todos los sentidos. Empezando por la decoración. Porque entrar en Le Club Shusita es perderte por un universo ambientado en los años 70 y con una carta 100% fusión que no olvida los platos típicos de la cocina española. Por lo que, es un lugar cuidado al detalle, donde cada toque cuenta, desde la elección de los libros hasta el menaje, escogido meticulosamente para cada plato.

¿Y su oferta gastronómica? Una maravilla. Pruebes lo que pruebes. Aunque si lo que buscas es que te recomendemos, algunos de sus must-have son la Torre de gambas en tempura, su excelente sushi, el Tataki de atún al carbón con crispy de kale, y sus famosos Buddha Bowls.

Un plato que vuelve con más fuerza que nunca después de las fiestas, siguiendo la filosofía macrobiótica de dividir los ingredientes en tercios con la cantidad exacta de proteínas, vegetales, semillas y cereales, que aseguran una alimentación healthy, y lo más importante, nutritiva.

Estos Buddha Bowl ofrecen tres deliciosas opciones: Fresh & Fit, con salmón, Hummus de edamame, quinoa con menta y ensalada de algas; el Bowl Energy +, con Tataki de solomillo, arroz integral, edamame, espinacas y setas shiitake y el Crispy Langostinocon langostino tempurizado, quinoa, aguacate y edamame.

Así, con estos platos, el restaurante consigue la mezcla perfecta para alimentarte correctamente y mantener la báscula a raya. Suhita pretende, así, hacer de esta combinación estrella, la opción para esta temporada. ¿Te animas a probarlos?


Lauren Izquierdo

Ah, creo que es ahora cuando tengo que decir que dirijo este sitio. Así que sí, soy la Directora de Status of Empire. ¿Quieres saber mis dos mayores secretos? Soy un cuadro y siempre escribo sobre lo que me da la gana. Llevo en el mundo de la moda desde que tengo 15 años y eso me ha dejado un poco cucú. Pero ahí vamos, sobreviviendo (aunque cada vez tengo más ganas de irme a vivir al campo). Además, también soy experta en belleza. Una, que se adapta a los nuevos tiempos. ¿Otro secreto? Venga, escribo sobre amor porque capitalizar sentimientos es un mood y es el mío, tengo un podcast que se llama Estas Crías y he publicado dos libros que son como mis hijos, Espinas de terciopelo y Silencio. Ale, y ahora a leer todas mis cosas, que tienes para rato.