Sexy, empoderada y todo un símbolo de deseo. Hablamos de la lencería en primera persona: qué es, cómo surgió y donde puedes encontrar las mejores marcas (y los mejores modelos) para celebrar el día de San Valentín, o cualquier otro día del año.

¿Qué entendemos por lencería en 2022?

La definición puede ser algo confusa, lo sé. Porque no toda la ropa interior es lencería. La lencería da nombre a cierto tipo de prendas de cama, baño y ropa interior que se caracterizan por su tejido fino, lujoso y elegante. Normalmente, son piezas con bordados, encajes, transparencias y sutilezas que resultan sexys y sofisticados a la vista de cualquier ojo humano.

La lencería a lo largo de la historia

Me parece importante ponernos en contexto y partir de su origen para entender por qué estas prendas han dado la vuelta al mundo conquistando el corazón y la tetosterona de miles de hombres y mujeres. Pero como es muy, muy largo; vamos con un pequeño resumen:

Si el lazo decorativo en las bragas sigue presente a día de hoy, es porque las bragas no han sido siempre una prenda femenina. Y a pesar de que los corsés empezaron tomar protagonismo desde la Edad Media, las mujeres de buena familia no llevaban nada más que su piel debajo de las enaguas. Tuvieron que esperar a la época del can can para poder empezar a utilizarlas. Aunque simplemente se utilizaban para abrigarse y evitar infecciones.

Ya en 1909, las bragas evolucionaron hacia la lencería pasajera. O lo que es lo mismo, conjuntos de dos piezas elaborados con telas y decoraciones muy finas. No obstante, llegó el crack de 1929 y el estallido de la Guerra Mundial, por lo que la ropa y, por consecuente, la lencería empezaron a ser más básicas, puras y sin diseños sofisiticados.

Pero llegó el pop, el rock y los ochenta con iconos como Madonna, quienes dieron paso a prendas como la minifalda y a la posibilidad de mostrar una lencería fina, bonita y sorprendentemente sexy. Ese fue el incio de todos. Es más, podríamos decir que Madonna fue la que introdujo el doble uso de la ropa interior en los años 90, pasando a ocupar un lugar protagonista en el vestuario femenino. Antes se usaba debajo de la ropa y nadie lo notaba, pero desde ese momento sí.

El debate de Victoria Secret

Solo con leer el nombre sabes de qué va el asunto: la sexualización y cosificación de la mujer. Victoria Secret es una marca que se fundó por un hombre que se sintió incómodo al ir a comprarle lencería a su mujer. ¿Eso que quiere decir? Simplemente que hablamos de una firma creada por hombres que diseña teniendo en mente las necesidades de los hombres.

Por tanto, una vez sabiendo esto, es fácil comprender su principio, su fin y toda la parafernalida de los Ángeles de Victoria Secret que, por mucho que gustaran, han causado multitud de extragos en la autoestima de millones mujeres en el mundo por mostrar, únicamente, un canon de belleza que resulta casi aspiracional. Por no hablar de los episiodos de anorexia de las propias modelos.

No obstante, a lo largo de la historia, otras marcas como Fenty, Sloggi Etam o la Maison Lejaby se preocupan por las necesidades que sí tienen las mujeres; con prendas que resultan sexys, cómodas y elegantes no solo para seducir y provocar, sino para enaltecer nuestra personalidad todos los días del año.

3 motivos por los que compramos lencería

A lo largo de la historia se ha demostrado que la lencería provoca efectos psicológicos tanto en la persona que la lleva como en la persona que la ve. ¿Por qué? Hay muchos motivos; pero estos son los 6 principales.

  1. Lo creas o no, la lencería te empodera. Te da confianza en ti misma y te sientes más guapa, atrevida y sensual. Además, la confianza en una misma es una de las cuialidades más sexys de la historia. Si tú te sientes sexy, cariño; derrocharás sensualidad allá donde vayas.
  2. La actitud. Esto va ligado a lo anterior. Si te sientes sexy, tu actitud cambiará. Vestida o semidesnuda. Pero notarás cómo, de repente, ser provocadora y «valiente» no te hace sentir ridícula, sino una diosa.
  3. El tacto. Las prendas de lencería tienden a ser más caras porque los tejidos son más finos y virtuosos. Son agradables al tacto, y como están ligados a la sensualidad por legado histórico y cultural, tocarlos es toda una experiencia.

#Las mejores propuestas de lencería para disfrutar en San Valentín (y cualquier otro día del año)

Con la llegada del día más romántico (y más estigmatizadamente romántico de la historia) uno de los regalos o autoregalos con los que seguro que triunfas es con un conjunto de lencería. Así que, toma nota; porque estas son las marcas y modelos con lo que enamorarás, seducirás y arrasarás allá donde vayas.

#Para las que piensan que el naranja es el nuevo rojo

Conjunto naranja con semitransparencias de Sloggi.

#Para las que buscan un diseño único en su lencería

Conjunto SIN de La Maison Lejaby.

#Para las que piensan que el rojo es el color del amor

Body de encaje con aros Grenade de ETAM.

#Para las que pasan del negro

Chantilly Cascade Teddy de Fenty.

#Para las que apuestan todo al encaje

Conjunto de encaje con braga alta de Gisela.

#Para las que quieren ser sexys y pasan del negro

Conjunto de EVE de Hunkemoller.

#Para las que llevan el romanticismo a otro nivel

Conjunto Jardin d’Amour de Intimissimi


Lauren Izquierdo

Ah, creo que es ahora cuando tengo que decir que dirijo este sitio. Así que sí, soy la Directora de Status of Empire. ¿Quieres saber mis dos mayores secretos? Soy un cuadro y siempre escribo sobre lo que me da la gana. Llevo en el mundo de la moda desde que tengo 15 años y eso me ha dejado un poco cucú. Pero ahí vamos, sobreviviendo (aunque cada vez tengo más ganas de irme a vivir al campo). Además, también soy experta en belleza. Una, que se adapta a los nuevos tiempos. ¿Otro secreto? Venga, escribo sobre amor porque capitalizar sentimientos es un mood y es el mío, tengo un podcast que se llama Estas Crías y he publicado dos libros que son como mis hijos, Espinas de terciopelo y Silencio. Ale, y ahora a leer todas mis cosas, que tienes para rato.