Su moda persigue el romanticismo y el minimalismo de los 90. Él es Juan Manuel Capón y su marca, Lexdeux “los dos”.

Soy…

Soy Juan Manuel Capón, diseñador de Lexdeux y director creativo. Vengo de la escuela de los 90’s y del estudio de Ángel Schlesser. Pasé por Inditex, y tras nueve años, me incorporo al mundo de la moda con mi propia firma: Lexdeux.

Y todo lo que hago es porque…

Soy pura devoción. Cuando era pequeño, Carmen Martínez Bordiú vivía en París con su exmarido Jean Marie Rossi. Tenía un programa en La 1 y hacía reportajes en los atelieres de los diseñadores. Cada semana en uno diferente y yo los veía todos. No me perdía ni uno. Además, un día mi hermana se compró un especial de costura donde con Linda Evangelista en portada y una tarde, no recuerdo muy bien por qué, lo empecé a ojear. Poco después me di cuenta de que este era mi sitio.

Lexdeux…

Es un reflejo de lo que soy. ¿Sabes ese momento en el que te estás mirando al espejo? Esa exclusividad y ese momento íntimo en el que no importa si estás soltero, si eres padre, madre, si tienes pareja… Da igual, tienes intimidad y estás solo contigo mismo. De ahí viene el nombre de mi marca. ‘Les Deus’ significa los dos. Cambié la “s” por una “x” para que fuera más armónico.

He aprendido de…

Mi maestro fue Ángel Schlesser. Entré en su estudio con 23 años, pasé allí 5 y él lo era todo para mí. Me abrió los ojos en mundo del arte, la decoración y en su manera minuciosa y exigente de trabajar. Ahora me veo reflejado en muchos aspectos. He heredado parte de sus manías, y no sé si seré Alexander McQueen, pero de lo que no cabe duda, es que él fue mi Dior.

Me dirijo…

A una mujer que trabaja y que es socialmente activa. La mujer Lexdeux es una mujer que sale de su casa a las 7 de la mañana y por x o por y regresa a la 1 de la madrugada. Eso me lleva a crear propuestas redondas que abarquen todo el timming de día. Además, lo mejor es que mis clientas saben cuál es su momento y les gusta disfrutar de su vida y reinterpretar las tendencias.

Antes de Lexdeux…

Descubrí que los tiempos en el mundo de la moda son muy críticos. En la historia o en las escuelas no te hablan de los tiempos reales. Siempre estás creando. Pero sin duda, aprendí muchísimo  del minimalismo de los 90. Por circunstancias de la vida, me fui a la escuela retail y me formé como dependiente, encargado, y luego director de tienda. Con el tiempo me di cuenta de que lo que verdaderamente quería era diseñar y aportar ese granito de arena propio al mundo de la moda. Era una necesidad personal. Y aquí estoy.