slingback

Después de haber impuesto la petite robe noir y la chaqueta de tweed como prendas imprescindibles del armario femenino, además  del icónico 2.55 en cuero acolchado, inspirado en la ropa ecuestre, Coco Chanel crea los slingback bicolor, los zapatos destalonados más representativos de la Maison.

Mademoiselle Chanel quería un zapato que pudiera combinarse con cualquier vestido; un modelo elegante —para llevar todos los días—, cómodo y adecuado para el nuevo estilo de vida de la mujer de su época.

Fue en 1957 cuando, con una intuición única, Coco Chanel creó los icónicos slingback —una combinación perfecta de zapato de salón y sandalia—, un modelo bicolor con un diseño estudiado. El color beis alarga la pierna y la estiliza. La punta negra, gracias al efecto óptico, hace que el pie parezca más pequeño y hace menos visibles los signos de desgaste. Por último, la tira trasera ofrece una gran libertad de movimiento mientras que el tacón cuadrado, de 5 centímetros de altura, aporta comodidad.

Un modelo nuevo, singular —el epítome de la elegancia—, que nació de la intuición de Mademoiselle Coco: reinterpretar el calzado de mujer inspirándose en los Derby y los Richelieu, los modelos deportivos bicolor de hombre por excelencia.

Por lo tanto, una vez más Coco Chanel subvierte los códigos de la moda. Las damas de la época solían combinar el zapato con el vestido y el bolso, y Mademoiselle Coco impone el beis y el negro en combinación con cualquier conjunto. Es un modelo versátil, que rápidamente se convierte en una pieza, elegante, refinada y esencialmente práctica.

«Sales por la mañana con un beis y negro, almuerzas con el beis y negro, y vas de cóctel con el beis y negro. ¡Estás vestida de la mañana a la noche!», solía comentar la diseñadora con respecto a su creación. Y para demostrarlo, combina el bicolor con sus trajes de tweed y punto. Y el tiempo le da la razón: estos zapatos icónicos, diseñados para una mujer en movimiento, resultan perfectos para cualquier look, para cualquier ocasión.

Como era de esperar, el éxito del zapato Chanel es inmediato. Al variar según los modelos, el talón se vuelve más recto o más delgado, la puntera redonda, cuadrada o puntiaguda. Mademoiselle Chanel mejora aún más la comodidad con la ayuda de Massaro —atelier de zapatos cerca de la Rue Cambon que sigue siendo el proveedor exclusivo de la Maison Chanel— gracias a la adición de una tira elástica.

Definidos por Karl Lagerfeld como «los zapatos más modernos de todos«, los slingback bicolor, símbolo de la Maison francesa, han experimentado una extraordinaria evolución desde sus inicios hasta hoy. Además, se han convertido en manoletinas, botas o alpargatas, sin perder nunca su espíritu original.

Así, los slingback bicolor son sin duda un icono de ayer que sigue siendo imprescindible incluso hoy y del que probablemente también se hablará mañana.


Eleonora Montanari