vestidos-novia-audrey-hepburn

Fuera de la gran pantalla la actriz marcó la historia de los vestidos nupciales, aunque solo se casó dos veces, se vistió de novia tres. Cada vestido lleva consigo una historia de amor y  desamor.

Audrey Kathleen Ruston, más conocida como Audrey Hepburn inmortalizo el tiempo con su estilo, su belleza angelical y talento engatusaron a las cámaras, convirtiéndose en la eterna princesa del cine. La actriz no tardó mucho en brillar en el séptimo arte, ganó un Oscar  por Vacaciones en Roma (1953),  su primer papel protagonista. 

Ese mismo año, ganó un Globo de Oro, un premio BAFTA y un Tony por la obra teatral Ondine. Convirtiéndose así en una de las tres únicas actrices en ganar el Oscar y el Tony el mismo año, las otras dos son Shirley Booth y Ellen Burstyn.

Aunque su talento era insuperable, la actriz estaba repleta de miedos e inseguridades, por culpa de la Segunda Guerra Mundial, la cual le arrebato la infancia. Desborda por la tristeza, la actriz se refugió en el tabaco, llego a fumar tres paquetes al día.

Era una romántica, y como buena  apasionada del amor  no perdía el tiempo cuando se enamoraba, se casó dos veces, pero se vistió de novia tres. Cada vestido lleva consigo una historia, un recuerdo reflejado en su estilo, sin ella pretenderlo llego a marca la esencia nupcial de una época.  

#Vestido fontana 1952

Cuando todavía era una aspirante a actriz en Londres conoció a James Hanson, un rico heredero siete año mayor que ella,  con el que comenzó un corto pero intenso romance.  Tras anunciar su compromiso con Hanson, la actriz firmó su primer gran contrató con la Paramount para rodar Vacaciones en Roma.

La actriz a pocas semanas de su enlace no tenía tiempo para buscar vestido de novia, por ese motivo Hepburn acudió al atelier más reputado de Roma, aconsejada por sus estilistas las hermanas Fontana.  Pero la boda con Hanson nunca llegó a celebrarse.

La agenda tan apretada de la actriz junto a las múltiples deslealtades del inglés, acabaron con la que podría haber sido una boda del sueño. Audrey quiso que el diseño lo aprovechara alguna novia que no tuviese recursos para permitirse un vestido, la afortunada fue Amiable Altobella, una granjera italiana. 

vestido-novia-fontana-audrey-hepburn-1952
Pinterest.com

#El vestido Pierre Balmain, 1954

Tras Hanson, llegó el actor, productor y directo Mel Ferrer, la actriz lo conoció en una fiesta en casa de Gregory Peck, y él le ofreció hacer  Ondine. La pareja contrajo matrimonio un año después de conocerse en Bugenstock, Suiza. Para el enlace la actriz escogió un vestido nupcial que pasaría a la historia de la moda.

El diseño fue confeccionado por el diseñador Pierre Balmain, compuesto por una falda midi acampanada a media pierna, entallado por un fajín de satén, mangas abullonadas y cuello alto, que culminó con una corona de flores.

El matrimonio estuvo repleto de altibajos, Hepburn intentó compaginar su carrera con su matrimonio, hasta el punto de llegar a rechazar papeles para evitar el  distanciamiento. Pero pese a su empello, los  celos e infidelidades del actor,  acabaron con la pareja, y tras casi ocho años de amor y un hijo en común pusieron fin a su historia.

vestido-novia-balmain-audrey-hepburn
Con B de Boda

#El vestido Givenchy, 1969

Poco después de su divorcio, la actriz fue invitada a pasar el verano navegando en el barco de Paul-Annik Weiller y Olimpia Torlonia. El psiquiatra Adrea Dotti, uno de los solteros de oro de la época, se sumó a los pasajeros del Calisto, y pronto salto la chispa entre ellos. En nochebuena de ese mismo año Adrea Dotti le pidió matrimonio a la actriz.

Audrey Hepburn dejó de lado el blanco, para casarse con un vestido corto y rosa de su gran amigo Hubert de Givenchy. Rompió con todas las normas protocolarias tradicionales, y opto por darle color al que sería su último vestido de novia, un mini vestido combinado con pañuelo a juego.

Este matrimonio tampoco salió bien, Audrey intentó quedarse embarazada en contadas ocasiones, pero  varios abortos la llevaron a un estado de depresión. Estos hechos, y la fama de “latin lover” de su marido convirtieron a la actriz en un nido de tristeza.

 Aunque finalmente si consiguió concebir y dar a luz a su segundo hijo, Luca, el divorcio llegaría en 1982. La actriz no renunció a la búsqueda del amor, aunque nunca más se vistió de novia delante de un altar.  

vestido-novia-givenchy-audrey-1969
Pinterest.com

Olga Juárez

Periodista y documentalista, dispuesta a aceptar nuevos retos y a adaptarme a cualquier cambio que me haga salir de mi zona de confort.