Elegante, audaz y trabajadora como la que más. Lourdes Bernabé no pudo decirnos que non a nuestro Advent Time – y así, nos cuenta su historia.

Lourdes Bernabé, “BERNABÉ” ha conseguido hacerse un hueco en el mundo de la moda de la  manera más cercana e imprevista. La joven cuenta con un amplio porfolio multidisciplinar para  conquistar las pasarelas y hacer de la Fashion Week de Andalucía una experiencia fresca,  renovada y cargada de duro trabajo. La moda en esta tierra de duende también está plena de cultura. Y… El trabajo es sueño, sin firmar por Calderón de la Barca. Firmado por ella, que logró  una marca.

Fotografiada por Pedro Miguel Bernabé (padre de Lourdes)

A veces, los mejores resultados no llegan en forma de meta o larga trayectoria, sino en forma de  casualidad. El mundo de esta serendipia es tan amplio como el de la industria textil en sí. Se  suele pensar que el proceso es incluso banal. La diseñadora no llegó aquí como meta… “Empecé  como modelo para trabajar y hacer algo. Después de mi primer desfile, creo que lo que más me  llamó la atención fue todo lo que ocurría en el backstage”.

“Ahí pensé esto es lo mío”

Hay quienes dicen que la magia está  ahí dentro. Que, una vez involucrado en ese clímax de rapidez, nervios, últimos retoques de telas  y maquillaje, surge el arte. “Todo el ajetreo de los diseñadores me despertó bastante la curiosidad  y dije necesito saber qué pasa en la pasarela y el por qué este diseñador ha podido llegar a este  diseño final”. El viaje, la inspiración y resultado de esa obra era la nueva inquietud de Lourdes.  “Ahí pensé esto es lo mío”. En este momento llega a la memoria que, semanas antes de  regalar su testimonio, se dejó ver sin parar en una pequeño desfile que tuvo lugar en Sevilla.  Coordinaba sin parar vestida de negro. Finalmente, salió a recibir los aplausos.  

Todo viaje comienza con un destino, un presupuesto y una ordenada planificación. La gente se  pregunta “¿Cómo es posible que de la noche a la mañana existe una nueva firma andaluza y va  tan bien?” ¿Cómo fue el inicio? La sinceridad es una de las virtudes que logra hacer más reales y  cercanos a los humanos. Saber qué tenía su primera colección de especial era sinónimo de  atrapasueños. “La primera colección la recuerdo con mucha ilusión. Apenas sabía coser, me pilló  en una época muy estresante de exámenes finales”.

«Todo el ajetreo de los diseñadores me despertó bastante la curiosidad  y dije necesito saber qué pasa en la pasarela y el por qué este diseñador ha podido llegar a este  diseño final”

Ahora es cuando el viaje se ha decidido, se va a viajar solo. El billete individual hacia la pasarela se ha elegido como estímulo innato, un acto reflejo guiado por las  ganas y la inquietud juvenil. En este punto de inflexión, viene la pregunta que va a buscar la  atención en estado puro de los amantes de la moda, Atención… 

¿Qué reivindicaba tu primera colección? 

Me hizo mucha ilusión presentarla. La inspiración se basa en la mujer africana, como matriarca de la familia, como persona principal en los grupos de  familia. Es la que guía a todo el mundo y es la principal. Aquí quise concienciar de la importancia  de la mujer en la sociedad y aparte, de la funcionalidad de sus prendas. De cómo se adapta esa  mujer luchadora al día a día para ir a la última, versátil y siendo ella misma. Todas las mujeres,  independientemente de su cuerpo, han de mostrarse a sí mismas. ¡Así soy yo y así estoy  cómoda!- Finalizó haciendo más dura su voz y fijando la mirada.  

Antonio Conde, @imagenica

Diferente, contemporánea, actual, que rompe estereotipos, divertida. Pretende cambiar la  mentalidad de las personas en el mundo de la moda. La filosofía y el arte tienen gran cabida.  “Cómo el arte clásico y moderno han logrado una moda funcional y otra creativa e intuitiva”. Así  define Lourdes a Bernabé. Plena de alegría explica que lo bonito de los diseñadores es recrear y  experimentar con el cuerpo humano. “Buscar una forma de reflejar la inspiración y esa  mentalidad creativa”. Porque, ¿qué sería del mundo y la raza humana sin esa pincelada de  inspiración? Sin esa vena creativa y sin ese nervio inquieto que cuenta la cultura e historia de  cada lugar.  

En tiempos de pandemia, la moda también se ha visto afectada. Y bastante. Sus respuesta ante  este planteamiento se tornan humildes y llenas de complicidad. “Ha sido un zasca”. Saber cómo ha afectado el Covid-19 en su oficio y carrera como diseñadora de moda era algo que no podía  pasar desapercibido en esta interesante historia. Además de un momento de reflexión y  valoración personal de los individuos, y a pesar de los incidentes que ha causado, todo se ha  visto mucho más lento. “Pero sin duda es algo que vamos a valorar muchísimo más”. Su desfile  para CODE estaba repleto de invitados con mascarillas. Aún así, no perdió la elegancia  característica de la casa BERNABÉ. La profesionalidad brillaba y su trato con el público era algo  de lo más limpio y humano.  

“Lo que más me gusta de ser diseñadora es poder aprender de todo y poder hallar inspiración  en cualquier cosa”

“Lo que más me gusta de ser diseñadora es poder aprender de todo y poder hallar inspiración  en cualquier cosa”. Todo puede hacer un “click” en la mente y generar un cambio. Crear un  efecto mariposa sin buscarlo. Ella ríe, habla y regala sentimiento: “Las ideas fluyen y es un boom  de emociones y sentimiento”. Sonríe.  

Antonio Conde, @imagenica

¿Cómo habrá evolucionado la firma en unos años? Es algo que mata a la curiosidad. Conocer la  aspiración y proyección personal de cualquier creativo es decisivo para entender bien qué está  haciendo y por qué. Abre los ojos y muy tranquila reconoce que es una pregunta muy difícil. Se  sincera para narrar su ambición. Pensar en cómo ha conseguido todo lo que tiene, en cómo ha  crecido y evolucionado desde el comienzo.

Recuerda a la breve historia de reflexión filosófica “En  tu viaje a Ítaca”, donde se hace referencia a no pensar en llegar rápido al objetivo, si hay que  llegar a Ítaca, se llegará, pero el camino ha de ser satisfactoria, didáctico y personal. Parando en  algún mirador a vivir el presente. De aquí a cinco años, pensar que seguirá en su camino como  creativa. “Crear una moda diferente y funcional que nadie se sienta cohibido para llevar un  diseño. Sea hombre o mujer que lleve lo que quiera llevar” 

“Crear una moda diferente y funcional que nadie se sienta cohibido para llevar un  diseño. Sea hombre o mujer que lleve lo que quiera llevar” 

El proceso de pasar a ser un estudiante estresada con exámenes a la vuelta de la esquina a ser  una persona joven con una línea ya presentada y reconocida, es un escalón que Rocky conocía  en sus entrenamientos. Saltarlo fue un cambio brusco, del cual hay que exprimir toda experiencia  y coraje para sacarlo adelante. Y de la manera más profesional posible. Una reflexión de Lourdes  en este campo fue una auténtica sorpresa. Se acomoda, respira y sonríe. Comienza: “Esto es  algo de lo que pienso a diario. Terminé la universidad hace un año. Y en un año he presentado las  dos colecciones. No veía que esto fuera posible”. Anuncia que en España, es complicado para  los diseñadores lograr presentar sus creaciones tan abiertamente dada la falta de plataformas. 

“Creo que es algo super positivo ver que al público le gusta cómo sirven de  inspiración»

CODE 41 fue el escenario que acogió sus delicadas y funcionales prendas. Algo íntimo, sencillo y  lleno de sentimiento. “Creo que es algo super positivo ver que al público le gusta cómo sirven de  inspiración. Que me hablen de cualquier parte del mundo. Y es algo muy positivo pensar que me  está pasando esto». Tranquila, tenaz y llena de una energía vibrante afirma que realmente todo se  puede conseguir. “Eso sí, trabajar, trabajar y trabajar”. Que la suerte esté ahí, no significa que esté  esperando para llamar a la puerta. Hay sueños y viajes que hay que superar, que hay que  perseguir. En esta reflexión personal de la creativa, al terminar, hace saber su deseo de seguir, de  avanzar y de seguir con sus proyectos para 2021. “Porque prometen y tengo mucha ilusión de lo  que puede venir”.  

Las navidades tan a la vuelta de la esquina es algo que a la dueña de BERNABÉ le gusta. Pasar  tiempo en familia, sentirse cómoda en su hogar y no perder contacto profesional con su agencia  de comunicación de Barcelona. Da gracias a las redes sociales, con las que mantiene a su  público al día de su trabajo. Además, parte de unas aspiraciones internacionales que la  mantienen alerta las 24 horas del día. “Después de un año tan duro, por lo menos pasar unas  navidades bonitas arropados de los nuestros”. Saber cómo pasaría las naciones de Navidad fue  un brindis interactivo de felicidad.  

Dos colecciones auténticas, diseñadas y confeccionadas por ella. El agobio universitario que tanto sueño roba

Dos colecciones auténticas, diseñadas y confeccionadas por ella. El agobio universitario que tanto sueño roba. La aspiración hacia el futuro y las maletas listas para algo que está a mitad de  trayecto. Por eso es fácil pensar que las ganas son sueño, y no la vida, como tituló Calderón.  Dosis de humildad en sus “Pensaba que sería más difícil responder a las preguntas”. Sus  educados modales y brillo en los ojos. La sonrisa no se podía ver por una mascarilla negra, pero  se intuía. Aquí, y con un “Enhorabuena por tu trabajo y gracias”, se firmó la paz y fin de una  conversación que fomentaba las ganas de trabajar, el mundo de la inspiración y lo necesario que  es para mantener cuerdos a los humanos y la expansión de la cultura en diferentes formas,  colores y tejidos.

Sin buscar estos resultados, sin buscar la felicidad, los caminos son sabios y  llevan a buen puerto a la barca que se construye con cariño y dedicación. Queda claro, pues, que la serendipia, se viste con la ropa de BERNABÉ, y su viaje está lleno de positivismo y trabajo. Que  enamorarse del trabajo, no es malo. Saber apostar es un arte de la estrategia. Que Ítaca es  bonita, pero el viaje lo es aún más.


Carla Pérez Martínez