Todo eran prisas, urgencia e impaciencia.  Todo era caos, sexo, anarquía y confusión. Y… Por primera vez, respiramos. Por primera vez nos relajamos, el ritmo de vida tan acelerado y nuestra vida ya no es la que era.

#1 Mood Carrie

¿Estoy bien o solo quiero un cambio de armario? Fue la primera pregunta que me asaltó sentada en mi apartamento frente a mi ordenador. Lo acababa de dejar con Paul y en qué momento. Si lo hubiese sabido podríamos haber pasado el confinamiento juntos y quién sabe, igual lo podríamos haber arreglado.

Realmente estaba bien con él. Era atento, cariñoso y divertido, pero algo fallaba. Cuando te empiezas a imaginar con otros te das cuenta de que algo no va bien. Yo era el problema. Pero quizás si le hubiese dado otra oportunidad me hubiera sorprendido. Al fin y al cabo, no llevábamos tanto tiempo juntos.

Pasar tiempo sola me hizo plantearme mi vida de arriba abajo. ¿Por qué lo primero que pensé cuando no pude salir de casa fue en hombres? ¿Acaso tenía miedo de estar sola? Siempre me he considerado una mujer independiente, bueno más o menos. Todos somos dependientes. Por eso somos humanos, pero me niego a que mi felicidad dependa de un hombre ni del sexo.

Por eso, cogí el teléfono y llamé a Miranda. La luz al final del túnel. Pero la verdad me dio en toda la cara cuando escuché alto y claro:

– Claro que eres dependiente.

#2 Mood Miranda

Después de dos horas intentado explicarle lo que ya en el fondo sabía, fui a darle de comer al gato. Carrie no puede estar sola más de dos semanas. Está científicamente demostrado. Creo que desde que empezó saliendo con un chico a los 16 años, no ha estado soltera más de un mes. ¡Qué agobio! Con lo bien que se está sola.

Disfrutar de un buen baño, una buena cena con vino o una cama para ti sola. No entiendo cómo la gente necesita un hombre en su vida para poder funcionar. A ver… Que de vez en cuando está bien. Es más, de vez en cuando lo necesitamos. El sexo hace milagros. Pero, tener una relación es agotador. Además, quita muchísimo tiempo y hay algunos por ahí sueltos que madre mía, a cuál peor.

Por eso, yo prefiero centrarme en lo que me gusta, y ahora mismo mi trabajo es mi principal prioridad. Me da toda la estabilidad que necesito, aunque eso pueda imponer a los hombres. Hoy en día, una mujer inteligente y con un buen puesto cohíbe al sexo opuesto. Quieren a alguien independiente, pero no tanto. Si eres mejor que ellos en algo, les supera, no lo soportan.

Pasar tiempo con uno mismo es esencial. Te ayuda a saber lo que quieres en la vida. Así que analizando mi situación actual pensé en lo bien que me iba, pero de pronto me asaltó una mínima duda tras mi llamada con Carrie. Llevo tres años sin tener pareja y nadie me gusta lo suficiente como para salir con él y si encuentro a alguien mínimamente interesante desaparece del mapa, ¿VOY A ACABAR SOLA CON MR. BIGOTES?

#3 Mood Charlotte

La llamada de Miranda me dejó un tanto preocupada. Nunca la había visto así. Ella es fuerte, independiente, pero en el fondo la entiendo. Evita tanto abrirse a los hombres que rechaza a cada persona que le declara amor eterno. Simplemente huye. Evita los problemas, y los sentimientos.

Menos mal que dejé atrás esa etapa de la soltería. Desde que estoy con Harry me siento completa, me siento feliz. Y sí, vale, sé que mi propia felicidad no depende de nadie más que de mí misma, pero de verdad, encontrar a tu media naranja hace que lo veas todo de otra manera.

Pero no todo fue un camino de rosas. Me costó mucho, pero mucho tiempo encontrar a mi príncipe azul. Pero ahora sé que los cuentos pueden ser reales. Aunque últimamente nuestras relaciones íntimas han dejado de ser lo que eran. Antes estábamos constantemente en la cama, pero desde que empezó el confinamiento… Es como si la llama se apagase. ¿Eso es normal? Por lo que he estado leyendo se espera un baby boom. Así que ¿dónde está el mío?

Puede que ya no le guste como antes, puede que haya dejado de quererme o puede que se haya cansado de mí. ¿Qué puedo hacer? Nos casamos hace dos años y yo creía que nos iba todo bien. Somos la típica pareja que cada vez que nos ven la gente dice “Ohhhhh”. Tengo que hacer algo para reavivar la llama.

#4 Mood Samantha

La verdad que me esperaba antes un apocalipsis zombie que la llamada de Charlotte. ¿Cómo una persona que se escandaliza cada vez que hablo de sexo me está pidiendo consejo?

En realidad, me ha hecho gracia. Hasta en su mundo perfecto de color de rosa hay problemas en el paraíso. Pero es normal. ¿Cómo puedes estar con una persona tanto tiempo? Te pierdes cosas interesantes. Gente interesante.

No os voy a mentir el confinamiento me ha jodido y mucho. Digamos que mi vida sexual ha pasado de un 11 a un -3. Pero oye quien dice que no se puede disfrutar sola. ¡Gracias a los vibradores por existir! Si no, yo creo que me volvería loca. Lo veis, ellos sí que están cuando los necesito. Y, sobre todo, no necesitan mi atención constante.

Los hombres saben cuál es su papel en mi vida. De momento no creo que vaya a renunciar el placer por el amor. Pero quien sabe en un futuro. Obviamente no me veo casada como Charlotte, pero a lo mejor alguien consigue cautivarme tanto que me tiene entretenida más de una semana.

Además, quien hace el juego conoce las trampas. Igual me aprovecho de esos vacíos legales para ver a Will, el hombre que ahora mismo ocupa todos mis pensamientos en la cama. Podríamos coincidir en el supermercado o en la panadería. El sexo también es una necesidad.


Ana Díaz Barranco

Madrileña y oficialmente periodista. Escribo sobre arte y cultura, la mayoría de las veces, pero desde que descubrí psico no he vuelto a mirar atrás. Porque como decía Voltaire "La escritura es la pintura de la voz". Y que mejor voz que la nuestra para dar a conocer todos aquellos problemas y cuestiones de la vida que rondan nuestra cabeza.