Creo que no me equivoco al decir que la comida es uno de los mayores de este mundo. Hay quien disfruta con la comida, otros comiendo. Y otros, como nuestra redacción, de la dos cosas. Puede que porque la esencia del medio sea la de los Tauros, y a esos… A esos se les conquista comiendo. Y el último lugar que nos ha consquistado – y de verdad- es Madame Sushita.

Y en todos los sentidos. Empezando por la decoración. Porque entrar en Madame Sushita es perderte por un universo mágico de madera, tapices y libros. Eso es, libros. Centenares de ellos. Y os contaré un secreto: este restaurante persigue la inspiración en los estándares de decoración de 1867, cuando Japón participó en la Exposición Universal de París, creando una fuerte atracción entre oriente y occidente. Es por eso que destacan las grandes estanterías rojas que presiden la entrada, llenas de libros evocadores de clara inspiración oriental, el suelo enmoquetado, la enorme chimenea y las paredes con motivos vegetales y de Art Noveau.

Por lo que, es un lugar cuidado al detalle, donde cada toque cuenta, desde la elección de los libros hasta el menaje, escogido meticulosamente para cada plato. Armonía. Sencillez. Madame Sushita.

Armonía. Sencillez. Madame Sushita

¿Y su oferta gastronómica? Una maravilla. Pruebes lo que pruebes. Aunque si lo que buscas es que te recomendemos, algunos de sus estrenos son los platos a base de pastas frescas con harina orgánica (de uva roja o de tinta de calamar), el arroz jazmín, el trío de ceviches de atún, lubina y pez limón, platos fusión como el tataki de solomillo al carbón con papas y mojo picón, las gyozas de wagyu con mermelada de tomate y albahaca, suculentos maki rolls –entre los que destacan el King Crab (cangrejo real) y el Black Cod (bacalao negro), nigiri de trilogía de atún…

No obstante, si eres de clásicos, la esencia emblemática de Sushita reside en platos como los rollitos de pato crujiente con salsa Housin, la tempura de gambón rojo al chile dulce o el nigiri de huevo de codorniz con chanquetes, entre otros. Sea como fuere, son estallidos de sabor con varias etapas. Estas delicias terminan fusionándose en la boca de quien tiene el placer de poder degustarla, dejando al descubierto una clara fusión entre oriente y occidente que resulta un placer gastronómico de matrícula.

Porque si algo es Madame Sushita, es una experiencia (casi) religiosa

Y ahí no acaba todo. Porque si algo es Madame Sushita, es una experiencia (casi) religiosa, con Madame Sushita cuenta con una amplia barra de sushi, donde los sushiman elaborarán la comida de manera artesanal, en vivo y al momento, una cocina de carbón para preparar uno de los platos estrella -el tataki de solomillo-, una terraza de 30m 2 -ideal para afterwork-, servicio de limpiabotas y un salón reservado para celebraciones más privadas. Además, están previstas diversas actuaciones de DJs de renombre nacional e internacional. Y como novedad, salón de maquillaje y peluquería.

Y con todo esto, ¿de verdad te hacen falta más motivos para ir?

#DATOS DE INTERÉS

Dirección: Paseo de la Habana, 15, 28036 Madrid.

Horario: L-J 13 a 16 h y de 20 a 23 h, y V-D 12 a 01 h.

Reservas: sushita.comeltenedor.es


Lauren Izquierdo

Directora de Status of Empire. Silencio es mi primera novela. ¿Mi mantra? "In order to be irreplaceable one must always be different".