Hay que estar magantos para no celebrar de la manera que queramos que hoy empieza la primavera y que es el Día de la Poesía. Hay que estarlo para otras muchas cosas más, ya que las apariencias engañan, urbanita.

# Hay que estar magantos para…

Pues… para casarse en chándal, por ejemplo. Como Andriy Lunin (el suplente de Courtois), con Anastasia. Ojo, no digo que solo el futbolista ha ido así de cómodo, ¿eh? La novia también. Un conjunto formado por sudaderas, pantalones joggers, deportivas y un ramo de flores. Si quisiera podría mentirte, pero no lo voy a hacer: ¡Me encanta! He adorado las fotografías tras leer la noticia y supe que quería dejarlo aquí este domingo.

Antes de continuar, ¿qué es maganto/a? Bien, desde que tengo uso de razón mi madre me decía: «¡Estás maganta!» Cada vez que me veía tirada en el sofá con mala cara, cansada o inmutable. Yo, como es lógico, asocié ese adjetivo al que ya conocía relacionado con la vaguedad. No fue hasta hace pocos días que me dio por buscar su verdadero significado. Y la RAE, vieja amiga de todos, dice que es «triste, pensativo y macilento».

¿Creías que en el Día de la Poesía no iban a haber juegos de palabras aquí? Vale, vale, urbanita. Igualmente apúntate en la Wish List de ropa el siguiente color: magenta. Qué equivocada estaba pensando que el magenta tendría algún significado relacionado con la tristeza.

# Magenta y primavera

Resulta que este color que se va a poner muy de moda, sobre todo en maquillaje, es un color secundario que proviene de diversas culturas en las cuales está relacionado con la espiritualidad y «alusiones de índole práctica asociadas a la ayuda, bondad y la compasión». Me ha recordado tanto a ese lanzamiento de Rituals: Colors of Holi. Como el festival tan colorido de India. No se puede evitar, estas cosas encantan.

Resulta que el día de Holi, en India, la gente tira colores. En polvo, claro. A diferencia de como se hacía en el Colors de Jaén, la gente esperaba que lanzar al aire polvo de un determinado color, atraería aquello que significaba el pigmento empolvado. Y el magenta era eso que te contaba.

Qué bien ha empezado la primavera, con aires puros y colores de alivio y paz. Con sonrisas en la cara y olores de flores e incienso por las calles. Y la gente, con más colores que nunca. Eso sí, combinados con un centro en nude. También goza hoy Itálica de desfiles sublimes como el de Joaquín Serra. No podría ser mejor día.

#La magia de las apariencias

Como bien hemos aprendidos todos, las apariencias engañan y los magos se las ingenian para sacar conejos de la chistera. Que magenta no es lo mismo que estar maganta. Y que hay felicidad hasta para casarse en chándal si es con la persona que quieres.

Que un título no anuncia ningún final, que la moda venidera está llena de días de Holi y que podemos respirar primavera por los cuatro costados. Code41 luce perfecta y los nervios de los diseñadores están a flor de piel. Pero hay cosas que no se ven.

Que para estar magantos, tenemos otro día, urbanita.


Carla Pérez Martínez