Maison Palmiers aterriza en Madrid para revolucionar el mercado de las palmeras de hojaldre. Este dulce francés ya se ha convertido en un clásico de nuestra repostería. Y aunque es un producto que se puede encontrar en casi cualquier sitio, no es fácil encontrarlo que sea de buena calidad. Para eso llega Maison Palmiers, para ofrecer las auténticas palmeras con el crujir característico del hojaldre.

Se trata de una confitería monoproducto especializada en este dulce tan popular y que tanto nos gusta. Las palmeritas de hojaldre de Maison Palmiers son 100% mantequilla, con el hojaldre elaborado artesanalmente cada día. Además, si algo diferencia a Maison Palmiers de otras pastelerías es que no solo vende las clásicas palmeras de azúcar o chocolate. Sus palmeras están bañadas en diferentes chocolates y sabores para ofrecer una carta muy variada.

De esta forma Maison Palmiers apuesta por una propuesta gastronómica única y diferencia, tanto en la oferta de productos como en la experiencia del cliente. Maison Palmiers cuenta con una gama de 15 sabores diferentes de palmeras de hojaldre que visualmente son muy atractivas. Entre las combinaciones encontramos frambuesa, pistacho, cacahuete, sacher rellena de mermelada de albaricoque, tiramisú, fresa con chocolate o fresa con naranja.

También una palmera cítrica de limón y peta zeta, de lacasitos, una de avellanas, de caramelo salado, mango y fruta de la pasión y hasta una con yuzu y sésamo negro. Cualquiera de ellas es una opción acertada y sé que será difícil escoger. La de lacasitos siempre es un acierto asegurado, al igual que la de caramelo salado que tan de moda se ha puesto. Y la combinación de naranja, fresa o frambuesa también es de sobresaliente. Pero la verdad es que cualquier sabor merece la pena, incluso la sorprendente combinación del hojaldre, el yuzu y el sésamo.

En Maison Palmiers puedes comprar las palmeras de forma individual o, si eres muy goloso, atrévete con un pack de seis o mejor con el de doce. Además, no solo encontrarás estas palmeras de tamaño más grande sino que también ofrecen mini palmeritas de azúcar o bañadas en tres tipos de chocolate. Aunque su especialidad son las palmeras, no te vayas de allí sin probar las finas de almendras bañadas en chocolate, toda una delicia.

Jorge Herrero, es el chef pastelero de Maison Palmiers y uno de los fundadores de la marca. Y es que Maison Palmiers es un obrador que busca reconciliar la calidad y la artesanía 100% en un producto tan emblemático como es la palmerita de hojaldre. Jorge Herrero insiste mucho en esa necesidad de ofrecer la máxima calidad de un producto tan rico pero tan maltratado muchas veces. Las palmeras de Maison Palmiers son crujientes, artesanales y deliciosas. Llevan solo un mes abiertos pero ya se están haciendo un hueco en el mercado y pronto expandirán sus locales.

Y por si 15 sabores no fueran suficientes, tratarán de ir innovando y cambiando la carta en función también de la época y de las estaciones. Por ejemplo, pretenden ofrecer palmeras de roscón o de turrón ahora que se acerca la época navideña. Puedes pedir Maison Palmiers a domicilio o sino acercarte a la tienda que tienen en la Calle de Gravina, 3, en el barrio de Chueca.


Paloma Arwen