Detrás de la mascarilla hay cosas ocultas, pero que no hemos dejado de hacer: seguimos hablando, sonriendo, bostezando… Sin embargo, la nueva normalidad ha supuesto también un notable cambio para nuestros labios, que puede llegar a tener sus implicaciones si no les prestamos la atención adecuada.

Los tejidos impermeables y poco transpirables de los que están hechas las mascarillas, que evitan el contagio del virus, pueden dar lugar a la aparición frecuente de grietas, boqueras e incluso herpes labial”, advierte la doctora María Agustina Segurado, dermatóloga asesora de NIVEA.

Y es que los labios son la parte más vulnerable del rostro. “Están cubiertos por un tipo de piel más fina y tienen una mayor tendencia a la sequedad, ya que no contienen glándulas sebáceas”, explica la doctora Segurado. Por este motivo, factores ambientales como el frío, el viento o el calor, pueden afectar, haciendo que se nos sequen o se cuarteen.

Pero estos no son los únicos motivos que pueden llevar al deterioro de nuestros labios. Algunos hábitos diarios como fumar, tomar alcohol, ingerir alimentos salados, picantes o frutas ácidas, comer chicle frecuentemente, el uso de algunos dentífricos, llevar ortodoncia, o el mal hábito de chuparse los labios en exceso, morderlos o arrancar los pellejitos, maltratan nuestros labios.

Lo más importante es hidratarlos con un producto adecuado y hacerlo varias veces al día

También pueden alterarlos actores nutricionales, como la falta de vitaminas A, C, B, E, enfermedades como el estrés o el uso de medicamentos que debiliten el sistema inmunitario. Una larga lista a la que ahora se suma la irritación que causa el uso de mascarilla, debido a la oclusión que produce. Algunos de estos factores son inevitables (como el uso de mascarilla hoy en día), pero podemos hacer frente a sus efectos secundarios incluyendo una serie de cuidados y prevenciones para mantener unos labios sanos.

¿Qué piden los labios?

La clave para tener unos labios cuidados y bonitos se resume en una sola palabra: hidratación. Así, productos como Liposan Original se convierten en el aliado perfecto para mantenerlos hidratados durante todo el año.

“Lo más importante es hidratarlos con un producto adecuado y hacerlo varias veces al día”, revela la doctora Segurado. “Los productos han de tener una fórmula muy hidratante, a base de ceras o aceites vegetales, y que cuenten con principios activos calmantes y regeneradores: como la manteca de karité, el bisabolol, el pantenol o la vitamina E”.

Aunque la hidratación es muy importante, no debemos olvidar que la piel de los labios sigue expuesta al sol (incluso bajo la mascarilla) y necesita protegerse al igual que hacemos con el resto de la piel. “Los labios tienen una estructura muy delicada, una piel muy fina y carente de melanina, el pigmento que protege a nuestra piel de la quemadura solar. Por ello, es necesario que utilicemos un producto labial con un índice de protección solar, sobre todo en los meses de verano, con al menos un FPS 30”.  

Para proteger los labios de los rayos UVA/UVB, recomendamos el uso de Liposan Sun Protect. Su fórmula hidratante con FPS 30 y resistente al agua actúa como protector y antioxidante frente a los daños que puede causar la radiación solar en los labios. Sin aceites minerales, parafina ni parabenos y enriquecida con Aceites Naturales, se funde en la piel de los labios aportándoles una hidratación intensiva de hasta 24 horas de duración, con un efecto natural y sin color.

Debemos desmaquillarlos suavemente pero en profundidad, utilizando para ello un producto eficaz pero al mismo tiempo respetuoso con su delicada piel

El uso de mascarilla no quita que queramos seguir maquillando o aplicando color a nuestros labios con productos como Liposan Crayons, que lo hacen aportando al mismo tiempo una hidratación eficaz y duradera, gracias a su fórmula con Aceites Naturales y Pro-Vitamina E, con un color de alta cobertura instantánea en 4 atractivos tonos diferentes.

Y como el uso del color hace necesario el desmaquillarlos, no debemos hacerlo de cualquier manera. “Debemos desmaquillarlos suavemente pero en profundidad, utilizando para ello un producto eficaz pero al mismo tiempo respetuoso con su delicada piel”. Para esos casos, se recomienda el uso de la tecnología micelar de NIVEA MicellAIR. Gracias a su suave fórmula, con el mismo valor de pH que el agua, y enriquecida con vitamina E, elimina el maquillaje de rostro, ojos y labios sin irritar y sin necesidad de frotar, al tiempo que refresca, hidrata y cuida la piel, respetando su barrera natural y permitiendo que respire.

Además, la doctora Segurado recomienda realizar una exfoliación semanal, para retirar las células muertas y conseguir un aspecto más uniforme. “Se puede realizar mecánicamente masajeando en círculos con un cepillo de dientes infantil o mezclando azúcar con vaselina o con miel y frotando con mucha suavidad”.

Así, podemos resumir las claves para mantener unos labios sanos y bonitos en diez puntos. ¡Toma nota!

10 mandamientos para tener unos labios perfectos

#1 Evitar chupar, rascar, morder o arrancar la piel de los labios.

#2 Evitar respirar por la boca.

#3 Evitar alimentos salados o ácidos.

#4 Mantener la hidratación corporal bebiendo entre 2 y 2,5 litros de agua al día.

#5 Comer frutas y verduras frescas que aporten vitaminas.

#6 Utilizar productos específicos para los labios con ingredientes muy hidratantes (ceras, aceites, provitaminas…).

7 Evitar los cosméticos con color permanentes y optar por aquellos con color, pero con agentes hidratantes.

#8 Evitar los productos muy perfumados.

#9 Masajear durante unos minutos por las noches para favorecer la circulación.

#10 Usar productos con filtro solar de al menos FPS 30 durante el día, como Liposan Sun Protect.


Lauren Izquierdo

Ah, creo que es ahora cuando tengo que decir que dirijo este sitio. Así que sí, soy la Directora de Status of Empire. ¿Quieres saber mis dos mayores secretos? Soy un cuadro y siempre escribo sobre lo que me da la gana. Llevo en el mundo de la moda desde que tengo 15 años y eso me ha dejado un poco cucú. Pero ahí vamos, sobreviviendo (aunque cada vez tengo más ganas de irme a vivir al campo). Además, también soy experta en belleza. Una, que se adapta a los nuevos tiempos. ¿Otro secreto? Venga, escribo sobre amor porque capitalizar sentimientos es un mood y es el mío, tengo un podcast que se llama Estas Crías y he publicado dos libros que son como mis hijos, Espinas de terciopelo y Silencio. Ale, y ahora a leer todas mis cosas, que tienes para rato.