Muchas han sido las veces que he escrito en esta columna sobre placeres cotidianos y simplones. Pero hay unos cuantos que me han puesto la vida patas arriba, así lo digo. Tiene que ver con las tendencias, los colores, el buen tiempo y humor. La primavera está rozándose con nuestros dedos, y la queremos atrapar como Apolo a Dafne.

¿Qué haces cuando estás de muy buen humor? Yo escucho todo el álbum «Colores» de J.Balvin, no sé a santo de qué. Pero me pone mejor aún. Llevo unos días pensando en esto y en la psicología, como de costumbre. Quiero dejarte un Mini Tip: cuando estés muy triste y agotadx, dibuja flores en colores vivos, círculos y arcoiris.

Parece un consejo para niños pequeños, pero créeme que recibir estímulos de colores a través de los ojos ayuda al estado anímico. Elegir tonos, ver cómo se complementan, se mezclan y hasta combinan. Creo que es lo que ha pasado en las tiendas estas últimas semanas…

#En nombre de los colores

Venga, venga, que empezamos con una «locura» que combina increíble para los estilos más soft: verde pastel y violeta. Siempre fue un no rotundo, y ahora nos encanta por su carácter estético tan suave. El rosa y el amarillo: por favor. Azul pastel y rosa empolvado: úsalo en camisetas oversize y mallas ciclistas, me lo agradecerás.

Además, no solo se han servido de colecciones sacadas de chicas californianas de Pinterest, sino que los accesorios brindan un estilo que pretende comerse al Off Duty. Antes de la llegada del buen tiempo, esta corriente era la favorita de todo Instagram. Ahora, los colores quieren adueñarse de bolsos baguette, collares, anillos y sí, hasta las sombras de ojos.

No podemos evitarlo, la temporada se ha vestido de colores como las canciones del cantante de Medellín. Eso sí, hay diferentes maneras de llamar a estos colores. Por ejemplo: Hot Pink (fucsia), más vibrante y muy visto en la alta costura. Sobre todo en Versace y Miu Miu.

Baby Blue (azul bebé), muy suave, tono azul pastel. Un tono romántico, elegante y lleno de buenas vibras. Dicen que el azul aporta tranquilidad y confianza. Lemon Yellow (amarillo limón), el color de los smiles. Yo lo usaría en tonos más claros, pero en prendas de algodón como una mini falda pueden salvar el look con una camiseta básica blanca.

Los anteriores son los más relevantes, luego encontraríamos «los otros». Es decir, los que llevan poniéndose de moda cada marzo pero ya no les echamos cuentas. Serían el verde menta, los tonos tierra, el naranja en toda su gama, llegando al salmón. ¡Cuidado! No podemos añadir en esta lista los azules, rojos y blancos. (Estos llegan en verano, en las famosas cápsulas «Crucero»).

#La bomba que traerá Mango

Siempre me gusta dejar algo de actualidad en este espacio. Por eso, te anuncio que Mango va a colaborar en una colección con la conocida Sofía Sánchez de Betak. Se trata de una colección exclusiva de vestidos. Me muero de ganas de verlos.

¿Sabías que Mango ya se coló en la Gala del MET? Pues sí, lo hizo en mayo de 2019. Esta Gala también me pone de muy buen humor. Adoro ver cada temática en estilismos preparados y bien confeccionados. Es un arte. El caso es que lo hizo en un vestido con los colores de esta fruta. Pues claro, el mango.

# «Viste y deja vestir»

Siempre digo que hay que vestir y vivir como queramos. Solo nos queda eso. Si tú eres tu propia cartelera, ¿vas a permitir que te impongan normas? O mejor, ¿por un comentario de alguien que quiere dañar? Pues no. Cuando uno se siente bien consigo mismo, no anda por ahí haciendo comentarios malos sobre otras personas. No hay necesidad.

Y en el mundo de la moda, debería acabarse. Si a veces este mundo es «competitivo y banal», es por aquellos del gremio que lo fomentan. Si la moda es lo que nos une, no podemos ir tirando por tierra estilos de los compañeros, ofendiendo o juzgando. Si luego en un desfile adoramos lo más extravagante y lo anunciamos en las crónicas.

Por eso, tanto dentro como fuera de este mundo: viste y deja vestirse a los demás como les venga en gana. Si te quieres poner el pelo rosa o azul, pues póntelo también. Hazme caso, que yo me dejo guiar por los impulsos y soy la más feliz del mundo con mi pelo rosa. De hecho, ser fiel a tus gustos es tener estilo propio.

Y recuerda, vienen días bonitos, llenos de colores por la calle. Has peleado muchos meses atrás para alcanzar un glow up mental, interior y exterior. ¿En serio dejarías que te lo arrebaten con dos comentarios? Y, una vez más. Si nadie te lo ha dicho, vuelvo a ser yo quien diga esto al lector: vales mucho, urbanita.


Carla Pérez Martínez