La Mercedes-Benz Fashion Week de Madrid (MBFWM)ha tenido esta mañana un idílico escenario de ilusión, brillos y elegancia. Se podía respirar el ambiente del primer día, sentir los nervios y hasta los latidos cada vez que la sala estaba oscura antes de que las luces iniciaran cada desfile.

Los protagonistas de la mañana han sido por orden: Pedro del Hierro, Ágatha Ruíz de la Prada, Ynésuelves y Malne. Cada uno de ellos ha aportado algo, y el resultado ha sido algo inalcanzable. Mezclas de tejidos en cada look, propuestas voluminosas, cuidado y delicadeza en los detalles. Ha sido una mezcla entre lo idílico y lo espléndido.

#Pedro del Hierro

La firma ha inaugurado la jornada de MBFWM con una colección llamada “REVERSE, Estableciendo paralelismos”, (Reverso). De latín  reversus, “volver, regresar”. La inspiración que ha formado cada patrón nace del deseo de volver a la diversión y a la felicidad. La puesta en escena hacía referencia a los locos años 20. Formada por prendas con dualidad, que dan paso a los paralelismos de la ropa de hombre y mujer. El día y la noche representados en tejidos, colores y largos. 

Unas piezas de sastrería “muy potentes”, como explica la firma hacen que hombre y mujer vayan de la mano y se fundan en un estilo rompedor, que dibuja y desdibuja siluetas de lo ya establecido. 

Nacho Aguayo y Álex Miralles han conseguido que tejidos de cuadros característicos de la sastrería tradicional se mezclen con el terciopelo. Simulando el día podían verse tonos pato, rojos en todas su gamas y marrones. Para imitar la noche, con sus sombras y luces se ha hecho uso de los brillos como la purpurina, colores satinados y abrigos extralargos. 

Capas largas, oversized, tonalidades brillantes y llamativas (como la capa larga en rojo, sobre un vestido blanco) han sido los protagonistas.

#Ágatha Ruiz de la Prada

Sin lugar a dudas, ella ve un Otoño/Invierno 2022-2023 lleno de entusiasmo. Y abrigos grandes y llamativos. El buen humor, la elegancia y comodidad han puesto la bandera en el desfile de la mítica diseñadora. Reciclando estampados que hacen homenaje a su carrera y añadiendo divertidas camisas con texto, como la de “I´M BACK”, (Estoy de vuelta), que ha llevado el artista Omar Montes. Su aparición en el desfile ha sido risueña y segura, como toda la colección. 

Además de lo más conocido de ella, como las estrellas, los corazones y las flores, hay que sumar la mezcla de colores vibrantes y fluorescentes. También destacan las superposiciones y los volúmenes exagerados que daban movimiento a las prendas. Haciendo de ellas un diseño optimista dentro de lo sencillo. 

El cierre del desfile ha sido al lado del cantante, caminando decididos mientras sujetaban la bandera de Ucrania. Un cierre emotivo, mostrando su apoyo y dándole el toque tan suyo a la pasarela de IFEMA. 

# YnésSuelves

Madre e hija, María Osorio e Ynés Suelves llevan sus diseños a la pasarela en España por primera vez. ¿El resultado? Un auténtico espectáculo visual. La colección tiene el nombre de “WhYness”, un juego de palabras entre “Why” y su nombre. Con esto dan paso al mundo mágico  que aseguran haber creado juntas. Esa pregunta (why?) es la que dota a todo de sentido. 

La inspiración de las prendas tiene que ver con recuerdos de la infancia, un mundo sin reglas, “donde las mujeres son flores y las sirenas existen”, aseguran ambas al hablar de los diseños. 

La misma idea de un mundo de fantasía es la que ha dado el pistoletazo de salida a vestidos asimétricos, encaje rojo, gabardinas en fucsia, transparencias y mucho movimiento. Evocan la libertad y lo idílico. 

Los volantes se encargaban de dar movimiento a las piezas más grandes como ese vestido palabra de honor de novia. Varios conjuntos compuestos quitaban la rigidez de un “color block” gracias al encaje, texturas y cortes. 

#Malne 

Paloma Álvarez y Juanjo Mánez han mostrado cómo la moda es el “fulgor de un momento, y es también la inmortalidad de la belleza”. La colección, titulada Splendor, ha hecho referencia al arte que la moda posee. Si hay una palabra para describirla sería misterio. 

Estructuras voluminosas, llenas de brillo, predominio del plateado, negros satinados y blanco. Las plumas y las perlas eran los detalles de adornaban los looks propuestos para los próximos meses de frío. Prendas cargadas de ese esplendor y propias de la firma. 

Una propuesta atrevida y única, que ha cerrado la mañana de desfiles en MBFWM, dejando el mejor sabor de boca a los asistentes a la jornada de la tarde. 


Carla Pérez Martínez