personas sentadas en una entrevista

Los duques de Sussex concedían la pasada semana una entrevista a la famosa presentadora Oprah Winfrey, emitida por el canal estadounidense CBS. Una entrevista que acaparó infinidad de titulares en medios escritos y audiovisuales de todo el mundo, y que ha generado una serie de implicaciones “reales”. Algunas de las polémicas declaraciones de Meghan y Harry han hecho tambalear el statu quo de la Casa de Windsor. ¿Está preparada la monarquía británica para hacer frente a esta nueva crisis?

#Crisis en la Royal Family

A finales de 2019 estallaba la bomba: Meghan y Harry iniciaban su propio «Megxit», al romper públicamente con el establishment británico. Tras ser sometidos al yugo de las consignas que priorizan la apariencia a los sentimientos, el matrimonio decidió retirarse, primero a Canadá y luego a Santa Bárbara, para criar a su primogénito, Archie. El cese de estos como miembros activos de la familia real supuso, al mismo tiempo, la retirada de privilegios como disponer de seguridad y escolta.

En el Reino Unido, Meghan Markle no es, ni mucho menos, la heroína en la que la ha convertido el público estadounidense desde que estableciese su residencia al otro lado del océano. Para algunos británicos, Meghan no es sino es una nueva villana que intenta seguir la estela de la fallecida Diana de Gales, en una macabra analogía.

“Tras ser sometidos al yugo de las consignas que priorizan la apariencia a los sentimientos, el matrimonio decidió retirarse para criar a su primogénito, Archie”

Tras meses de especulaciones e informaciones de dudosa credibilidad, Meghan ha elegido el altavoz de la CBS para compartir su versión de los hechos. Uno a uno, la ex actriz y la presentadora conversaron sobre temas silenciados durante años por los Windsor. Meghan quiso explicar las verdaderas razones que les llevaron, a ella y a su marido, a abandonar la Casa Real. Horas después de la emisión de la entrevista, la propia institución se pronunció mediante un comunicado, para dejar patente que “las cuestiones planteadas, particularmente la de la raza, son preocupantes y serán abordadas en privado por la familia”. Además, los príncipes William y Harry se encuentran hoy más distanciados que nunca. El duque de Cambridge asegura que su familia “no es una familia racista” y que tiene previsto hablar con su hermano sobre el asunto.

personas mirando el televisor
Fuente: El Espectador

#Duras acusaciones de Meghan Markle

Con –para muchos- un tono sobreactuado y frases bien escogidas, expresadas con intencionalidad lacrimógena, Meghan dio a conocer su realidad. Su vida dentro de la familia real británica se había vuelto insoportable tras la boda, y no por culpa de su suegra, la reina Isabel II.

“La vida de Meghan dentro de la familia real británica se había vuelto insoportable”

Días antes del enlace se produjo un enfrentamiento con su cuñada Kate Middleton, prolegómeno del desastre. Disputa que tiempo después coparía portadas en la prensa, con interpretaciones no solo erróneas, sino opuestas. “Todos en el círculo familiar sabían que yo no había hecho llorar a Kate, sino que fue más bien al revés. Ella se disculpó en su momento, y yo la perdoné. Pero no hizo nada para desmentirlo, aunque la Casa Real tampoco se lo hubiera permitido”.

Los duques de Sussex contaron a Oprah Winfrey que alguien de la familia les había expresado en repetidas ocasiones “su preocupación” por el tono de piel de su futuro hijo. Aunque esa no fue la gota que colmó el vaso, sino la rotunda negativa a garantizar la protección del niño, heredero del título de príncipe. Ni título, ni seguridad, fue la respuesta de «la firma», el lobby que controla todo lo que rodea a Buckingham.

portadas prensa británica
Fuente: El Comercio

“Hubo varias conversaciones sobre cuán oscura sería la piel de mi hijo cuando naciera”

Encerrada en un palacio como una princesa de cuento, Meghan pasaba las jornadas sin poder salir a cenar con sus amigos, “por lo que pudiera aparecer en los medios”. Todo ello derivó en problemas psicológicos, para los que Meghan no halló ningún tipo de consuelo ni apoyo. “Me daba miedo quedarme sola cuando Harry se marchaba por asuntos de trabajo. No sabía qué podía pasar”. Así revelaba sus pensamientos suicidas ante Oprah, que se debatía entre la incredulidad y las lágrimas.

#Futurible de la monarquía británica

Afirman los medios internacionales que esta entrevista televisada no ha sido un fenómeno aislado: la casa real británica vive actualmente su peor crisis institucional desde los años de Lady Di. No obstante, la entrevista de los duques de Sussex ha supuesto un varapalo no solo para la milenaria institución, sino también para el conjunto de la sociedad inglesa, orgullosa representante de una tradición asumida casi sin rechistar, como es la monarquía. Una tradición cuyos cimientos no son tan sólidos tras la reacción en Buckingham, pese a los pronósticos de numerosos expertos en asuntos reales.

En cualquier caso, la entrevista de Harry y Meghan ha provocado un debate global sobre la realeza, la raza y el papel de los medios de comunicación en la perpetuación de los estereotipos. La sombra de un huracán se cierne sobre la familia Windsor, y el ojo se encuentra en su propio núcleo. Esperemos que el nacimiento de la segunda hija de los duques ayude a cerrar la brecha.

Y si tú, urbanita, eres fan de The Crown y esperabas disfrutar de uno o más episodios sobre este salseo real por ambas partes, ve despidiéndote de la idea. Su creador, Peter Morgan, ya ha dejado bien claro que él solo escribe sobre hechos que hayan sucedido hace al menos dos décadas. “Es necesario dejar que los sucesos reposen para que se conviertan en metáfora, que es cuando se vuelven de verdad interesantes”. La historia de un miembro de la familia real que no encaja en el sistema es, en definitiva, una premisa que se repite a lo largo del tiempo.


Raquel R. Incertis

Mitad música, mitad palabras, 100% historia basada en hechos reales. Escritora de literatura infantil y juvenil. Amante de las Humanidades y de la cultura en general, vivo en un constante viaje de aprendizaje dentro y fuera de la UC3M. Aunque el periodismo es mi pasión desde niña, también me pica el gusanillo de la política, el cine, el marketing, el emprendimiento y los idiomas.