“El mayor error que puedes cometer en la vida es tener continuamente miedo de que cometerás uno” escribió Elbert Hubbard. Uno de los mayores obstáculos que nos encontramos en la vida, en especial los jóvenes, es el miedo al fracaso. A esto, se le suma la ansiedad y el estrés que genera esta situación. ¿Lo estaremos haciendo lo suficientemente bien?, ¿qué se espera de nosotros?

El miedo al fracaso es visto como algo imposible, algo que no debe suceder. Es por ello por lo que esa presión puede llevar a los jóvenes a rendirse. Desde un punto de vista psicológico, el miedo al fracaso está condicionado por “la interpretación que realizamos de la situación”, “la anticipación a las posibles consecuencias” y “la valoración que hacemos de nosotras y nosotros mismos tras el resultado”. 

Según la psicóloga sanitaria Beatriz Piñas, la ansiedad puede ser un mecanismo que nos permite estar alerta ante el peligro, pero en ocasiones “falla”. Ese fallo hace que la ansiedad “se encienda” sin que haya una causa. También puede ocurrir lo contrario, que el mecanismo falle de forma que no sea capaz de detectar el peligro.

Además, añade que hay momentos en los que se exageran las consecuencias de ese error o fracaso, de forma que “nos anticipamos a los resultados y hacemos previsiones con una visión catastrofista y negativa; aplicamos el dicho popular de `piensa mal y acertarás´”. Por último, muchos consideran que el fracaso puede definirlos como personas, comparando así el “haber fracasado” con “ser un fracasado o fracasada”.

“Ver la vida en términos de fracaso o éxito es una muy mala estrategia”

Por otra parte, no es lo mismo fracasar que cometer errores. Todos cometemos errores. Según el autor al que consultemos, cada término tiene un significado distinto, pero no se trata de eso, sino de lo que representan. Lo definitivo es considerar que cometer un error es un fracaso. “El concepto de fracaso, desde mi punto de vista, es más definitivo, supone haber perdido la esperanza de ser capaz de afrontar una meta. Un conocido proverbio dice que `el mayor fracaso es no haberlo intentado´”.

Fracasar es parte del aprendizaje, y no hay que dejar que eso nos consuma. Por ello, existen algunas claves o consejos que seguir para que el estrés y la ansiedad no se apodere de nosotros. Beatriz Piñas comenta que hay que “establecer metas realistas y alcanzables”. Y no solo eso, porque también hay que considerar que el fracaso es parte del aprendizaje, pues podemos demostrarnos que podemos “tropezar, levantarnos y seguir caminando”. 

“El fracaso es un elemento indispensable del éxito”

El lenguaje es también clave. Hay que dejar fuera de nuestro vocabulario el “no puedo” o “no lo voy a hacer bien”. También destaca que no importa si a la primera no sale bien, porque lo verdaderamente importante es seguir intentándolo, ya que cada vez las cosas serán distintas. 


Paula Jiménez

Periodista en proceso de creación. Apasionada de Marvel, Disney y todo el periodismo internacional, combinación curiosa, ¿no? En un futuro, espero poder vivir en todos los lugares posibles dedicándome a esta profesión tan apasionante. Como dijo Walt Disney una vez “the era we are living in today is a dream coming true.”