proteccion-solar-mitos-verdades

El verano está a la vuelta de la esquina, playa, piscina, y mucho sol, y es que comienzan los meses en los que los rayos solares inciden más perpendicularmente sobre la Tierra. Es fundamental protegerse de los rayos ultravioletas (UV) para evitar quemaduras y prevenir enfermedades de la piel, pero son muchos los mitos que existen alrededor de la protección solar. Descubrimos toda la verdad detrás de la protección solar, con la ayuda de la farmacéutica Paula García Rojas.

Tomar el sol se ha considerado un hábito “saludable”, una actividad muy típica en la época estival. Pero el exceso de sol es uno de los determinantes para provocar ciertos problemas, como quemaduras, arrugas, despigmentación, cambios en las texturas, y una de las cuestiones que más preocupa a nivel mundial, el cáncer.

El FPS es un indicador del tiempo que nos protege de las radiaciones UV. Según aumenta el FPS también aumenta el tiempo que estamos protegidos, aunque esto no es una ciencia exacta y también varía en función del fototipo de cada persona y de agresiones externas.

“Si el protector indica que es resistente al agua o sudor, no es necesario repetir aplicación. Aún así, mi consejo siempre es repetir aplicación, ya que no podemos saber qué cantidad de producto se mantiene en la piel ni en qué estado” señala la farmacéutica Paula García.  

¿Pero cuál sería la rutina perfecta ante la protección solar?. La protección solar hace su efecto una vez pasada media hora desde su aplicación, aproximadamente. La farmacéutica Paula García expone que, la mejor rutina para asegurarnos su efectividad puede ser aplicar fotoprotector al terminar la rutina facial diaria, antes del maquillaje. “Así, en lo que terminamos de prepararnos para salir de casa, ya hemos dado tiempo al protector para empezar a hacer efecto.”

Una amplia cantidad de cremas hidratantes y bases de maquillaje suelen incorporar protección solar, ¿deberíamos volver a aplicar crema solar encima?, la respuesta aportada por la experta, es que depende del tipo de valor FPS o SPF. “Si, por ejemplo, es un SPF 15 y nos vamos a exponer directamente a sol de forma intensa (playa, piscina, horas del mediodía…) no es suficiente. Si, en cambio, es como aplicación de uso diario sin exposición solar muy directa, no habría problema y sería suficiente. Siempre por supuesto reaplicando a lo largo del día” explica Paula García.

También es muy dudosa, la cuestión sobre la posterior aplicación de perfume tras la protección solar. Se puede aplicar sin problema, pero debemos dejar unos minutos entre un producto y otro, ya que puede modificar el pH en la piel y modificar la absorción de la protección.

En general la población solamente se para a mirar el tipo de valor FPS o SPF cuando compra un nuevo protector solar, pero también se debe atender a las características particulares de cada una. Existen muchos tipos de piel, según el comportamiento con el sol la clasificación se extiende a 6 fototipos diferentes clasificados según el color de piel, ojos y pelo.

 Por este motivo, no todas las pieles necesitan el mismo tipo, “cada uno de estos tipos reacciona al sol de una manera diferente, por lo tanto con unas necesidades diferentes. Es cierto que en cuanto a protección, todos deberían usar una protección alta; pero no el mismo producto (varían en textura, olor, acabado en la piel, etc.)” comenta la farmacéutica.

Otra cuestión que ronda entre los mitos de la protección solar, es que si se aplica protección la piel no se broncea. La protección implica evitar el daño celular y la formación de radicales libres que producen los rayos UVA y UVB, pero como bien explica Paula esta cuestión no impide la formación de melanina, la encargada de pigmentar la piel.

También se debe prestar atención a la cantidad y forma de aplicar o expandir la protección solar. “La cantidad ideal de protección solar según estudios es de 2mg/cm2. Esta cantidad es elevada y pocas veces llegamos a ella; lo más importante con la protección solar es cubrir bien todas las zonas expuestas y reaplicar de manera constante” expone Paula García.

Otro factor problemático, y que suele tener controversia, es si sirve de un año para otro la protección solar. La farmacéutica apunta que,  “depende del tiempo que aguante el producto una vez abierto, que aparece indicado en el envase. Generalmente son 12 meses abierto, por lo que si se trata de un solar abierto el verano anterior, lo mejor para el verano siguiente es deshacernos de él y así no correr riesgo de que haya perdido su eficacia o pueda producir alergia por modificación en su composición”.

Para concluir que mejor que unas recomendaciones sobre los diferentes tipos de protectores solares del mercado, según la piel y el SPF.  Paula García siempre recomienda adquirir un protector con SPF muy alto, sobre todo en el rostro,  “muchas veces usamos cosmética que necesita mucha fotoprotección para evitar aparición o empeoramiento de manchas”.

#Selección de protectores solares

#PROTECCIÓN SOLAR PARA LA CARA

Piel mixta/grasa o con tendencia acneica: HELIOCARE GEL-OIL FREE

Para mejorar manchas y antienvejecimiento: VICHY UV-AGE DAILY


Para piel dañada: ANTHELIOS AGE CORRECT

Para todos: ISDIN FUSION WATER


Con color: LIERAC SUNISSIME FLUIDO CON COLOR

Para reaplicar: LA ROCHE-POSAY BRUMA ANTHELIOS

#PROTECCIÓN SOLAR PARA EL CUERPO

Piel seca: VICHY AGUA SOLAR HIDRATANTE

Piel normal: ISDIN HYDROLOTION



Olga Juárez

Periodista y documentalista, dispuesta a aceptar nuevos retos y a adaptarme a cualquier cambio que me haga salir de mi zona de confort.