La moda digital es un negocio en auge desde hace ya varios años, la crisis de 2008 hizo latente el problema que existía en el negocio al ser uno de los que más sufrió. Exceso de stock, firmas en quiebra, hicieron que la apuesta por la digitalización no fuera solo un paso para la modernización sino una apuesta segura por un negocio mas rentable. 

La transformación digital ha venido de la mano de un consumo mucho más responsable y ético, son muchas las marcas que han apostatado por la presencia digital ya que su nicho de mercado cada vez va acercándose mas al presencial. A día de hoy muchas grandes empresas como Inditex salvaron su periodo de rebajas sobre todo por la venta online, el Covid ha hecho que seamos mas digitales que nunca, aumentando la venta online hasta en un 55% en muchos casos.  Aumentando la cifra de esos consumidores digitalizados que desde la comodidad de du casa, en el bus, ave o en cualquier sitio ya compraban de esta forma. La cuarentena hizo que este modelo fuera la única opción de compra en esos momentos acostumbrando al consumidor tradicional a este modelo. Según analistas económicos como Deloitte afirman que esta nueva tendencia a llegado para quedarse. 

Pero el cambio hacia una moda digital plena no solo lo hemos visto el modelo de compra, la semana pasada pudimos ver como los tradicionales desfiles de las Fashions Weeks daban paso a desfiles online y en streaming . La 080 de Barcelona a sido una apuesta total por este modelo. Cada vez más el consumidor apuesta por productos cercanos, Made un Spain, marcas como Lagaam cuya producción se realiza en España, de forma online, un producto que compramos en la web o en tienda pero que posee un stock muy reducido y las prendas se fabrican prácticamente según se van solicitando.

 Lo que hace que haya un consumo mucho más responsable y no se produzcan restos de stock de temporadas pasadas a los que no se pueda dar salida. También este nuevo tipo de consumidor valora el producto de calidad, donde lo que prima son el diseño y la calidad de los productos. Creando así una nueva diferenciación del producto. También marcas más low cost como mango en temporadas pasadas ofrecían la opción de personalizar sus productos de forma online, con iniciales o símbolos a elección del consumidor.

Otras firmas han ido mucho más allá ofreciendo patrones digitalizados por lo que las pruebas de trajes o vestidos de gala que antes resultaban de un lento y farragoso trabajo ahora se pueden realizar con simulaciones en 3D. Algo que puede sonar un poco surrealista pero ya es el día a día de muchas marcas y el futuro de la gran mayoría de ella. Avatares, cuerpos escaneados, que seguramente harán que pronto veamos pasarelas absolutamente digitalizadas.


Lauren Izquierdo

Directora de Status of Empire. Silencio es mi primera novela. ¿Mi mantra? "In order to be irreplaceable one must always be different".