amor

Alguna vez todos hemos pensado que no merece la pena volver a intentarlo, que no tiene sentido ilusionarse una vez más si total va a volver a fastidiarse. Hay personas que se rinden, que opinan que el amor no es para ellos porque si ya lo han intentado con 20 citas de Tinder y no les ha funcionado, ya nada puede salir bien. Pues mira yo creo que sí, que a pesar de fallar una y otra vez, no hay nada más bonito que ilusionarse. Sentir ese hormigueo que aparece en cualquier comedia románitca de Jennifer Aniston. Ese que te deja una cara de tonto durante todo el día es un soplo de aire fresco que en muchas ocasiones tu corazón necesita. Y por eso yo nunca tiraré la toalla en esto del amor.

Entiendo que, si continuamente tu corazón se rompe, puedes llegar a pensar que eso no es para tí. «Para que voy a ilusionarme si se va a romper de nuevo». Yo creo que nunca me cansaré de esa ilusión. Algunas personas podrían pensar que es masoquista porque como no funcionó siempre acabas de la misma forma, rallado y llorando. Pero yo creo que es porque ellos son los que se rallan. Tú lo que debes hacer es simplemente dejarte llevar y disfrutar.

Los primeros besos, la vergüenza, el querer estar más y más tiempo con esa persona

Los primeros momentos que pasas con esa persona siempre son los mejores, pero también los más nerviosos. He llegado a estar media hora sin hablar simplemente riéndome de la vergüenza y sin saber cómo lanzarme para darle el primer beso. Esa primera vez que se chocan las manos por accidente y no sabes qué hacer, si agarrársela o hacer como que nada ha pasado. Para mí, la mejor sensacion es estar con esa persona y sentir que no pasa el tiempo. Entrar al 100 Montaditos de día y cuando vuelves a mirar por la ventana, ya es de noche y es hora de volver a casa. Aunque realmente te apetece irte porque tienes esas ganas de querer quedarte más, porque estás tan agusto que no quieres salir de ahí.

«Tienes una cara de tonto que no puedes con ella»

Lo siento, pero sí, se me pone la cara de tonto cuando esa persona me manda un mensaje cariñoso o incluso se mete conmigo para picarme. Y de verdad lo digo, no me arrepiento. Ilusionarse es un soplo de aire fresco, es una nueva persona que te mueve todo y que lo hace en el buen sentido. Que te da vergüenza mirarle a los ojos, que te ríes por estupideces y que le miras a los labios con unas ganas que no te puedes aguantar. Es una vía de escape del estrés que tienes encima durante todo el día, que llegas hasta arriba, pero te besa y se te pasa

«Me han llegado a preguntar si me creo Jennifer Aniston en una comedia romántica»

Simplemente no sé no sentir. No va en mí. Y creo que dentro de todos hay una parte que siempre quiere ilusionarse. Es cierto que hay que saber cómo gestionarlo y que tienes que dejarte llevar para no acabar «cagándola». Pero si lo consigues, es una sensación de paz y de nervios (de los buenos) que yo adoro. No estamos hablando de amar y mucho menos de enamorarse, sino del inicio, cuando empiezas a conocer a alguien y la chispa no es llama. pero calienta. De todo corazón lo digo, bendita la ilusión del principio.


Martín Castro