La Navidad no deja indiferente a nadie. O la odias o la amas. Pero, por suerte o por desgracia también son unas fiestas de la cuales no puedes escapar, ni tampoco de la nostalgia que suponen. Cuando diciembre llega a nuestros calendarios los escaparates de las tiendas, las calles y los centros comerciales se llenan de luces, árboles, bolas navideñas… Todo a juego con los carteles de ofertas y la invocación a un espíritu mucho más poderoso que Papá Noel: el consumismo.

Ya sea por las aglomeraciones o la gente poseída por el afán de compra, la Navidad también es una época en la que nos hace sacar un poco nuestra faceta de Grinch y nos hace sentir nostalgia y tristeza porque echamos de menos a personas que ya no están con nosotros, estamos lejos de la familia en estas fechas, tenemos que reunirnos y aguantar a personas con las que no queremos estar o hacemos el balance del año y no nos gustan las conclusiones…

Cada persona tiene que lidiar cada año con una situación de nostalgia que le impide disfrutar de las fiestas. Pero, es posible superar esta tristeza y sacar algo positivo de estos sentimientos, además de aprender a vivir estos días sin sufrirlos, a pesar de no sean tus preferidos.

#Viaja lejos

A veces es mejor coger una maleta poner el dedo en el mapa y acudir a la llamada. Saca tu espíritu aventurero y descubre mundo en Navidades. Y lo mejor de todo es que puedes ir a visitar países en los que la Navidad no se celebra. Nuestras recomendaciones para que puedas desconectar y descansar de tanto espíritu navideño son:

  • Marruecos
  • Bangkok
  • Estambul
  • San Petersburgo
  • Islas Maldivas

#Carta blanca para crear nuestra propia Navidad

Las tradiciones están para romperlas, cambiarlas y, sobre todo, renovarlas. Si no te hacen feliz las costumbres que tenías en Navidad, nadie te obliga a seguirlas. Recuerda que puedes celebrar esta festividad como tú quieras. Acude estos días con tus amigos y familiares, o elige cenar solo. Sea cual sea el plan que escojas para hacer algo que te llene y te haga sentir bien, debes recordar que eres el dueño de tu vida y solo tú puedes cambiar las cosas.

#Haz de la Navidad un homenaje a los que echas de menos

La Navidad es esa época del año en la que las ausencias de nuestros seres queridos se magnifican en torno a una mesa. Y si a todo eso le tenemos que sumar lo que suponen estas fiestas como aguantar a gente que no nos apetece o hacer el balance del año y establecer los nuevos propósitos, puede provocarnos bastante estrés y un profundo bajón anímico. Por eso, recupera esas tradiciones que solías hacer con esa persona tan especial y que os hacía tan felices. De este modo, sentirás que todavía sigue a tu lado y te ayudará a ver estas fiestas de otra manera.

#Relajate y disfruta

Sabemos que la época navideña es una época de peligro, sobre todo si pensamos en las comidas y cenas que nos esperan por delante con nuestros familiares. Y aunque por un lado nos apetece reencontrarnos con nuestros familiares, sabemos que luego existe otro en el que tememos que resurjan conflictos pasados o se produzcan otros nuevos. Por eso, y si nos ha dado una clase de meditación y relajación en tu vida todavía, te ofrecemos una masterclass avanzada: relativiza las cosas. Piensa en divertirte y no olvides que, ocurra lo que ocurra, con un poco de suerte al acabar la noche estarás descansando plácidamente en tu casa.


Ana Díaz Barranco

Madrileña y oficialmente periodista. Escribo sobre arte y cultura, la mayoría de las veces, pero desde que descubrí psico no he vuelto a mirar atrás. Porque como decía Voltaire "La escritura es la pintura de la voz". Y que mejor voz que la nuestra para dar a conocer todos aquellos problemas y cuestiones de la vida que rondan nuestra cabeza.