andres sarda

Pocas horas, aunque son las más importantes. La Semana de La Moda de Madrid está a punto de arrancar y los diseñadores van de un lado hacia el otro haciendo pruebas, comprobando las luces y esparciendo un poco de polvos mágicos para que todo salga a la perfección. Nuria Sardá, directora creativa de Andrés Sardá nos recibe igual de encantadora que siempre. Confiesa que está entusiasmada con ser la primera diseñadora en inaugurar el calendario de esta nueva edición y también que la hemos pillado haciendo las últimas pruebas con las modelos. «Para nosotros es muy importante que la modelo que lleva nuestras prendas se sienta a gusto. Pensamos mucho en ellas a la hora de escoger los looks, pero si no se ven, los cambiamos. Son una pieza fundamental para que el show sea un éxito«, nos cuenta. Y hablando de éxitos…

Nuria, háblame de la nueva colección. ¡Me tienes súper intrigada!

La nueva colección es una interpretación a la dualidad del mundo asiático. En ella podremos ver cómo conviven dos mundos opuestos que, aunque parezca que no, son compatibles. Su tradición más austera y pulcra con el universo manga. La moda asiática es muy diversa y en ambas partes saben valorar los dos mundos. Por lo que nos parecía toda una inspiración.

Mientras otros diseñadores se inspiran del contexto actual y del contexto actual con vistas al futuro como ha podido ser el miedo, la represión o la esperanza, a casa Sardá se olvida completamente de eso para centrarse en algo diferente…

Sí, porque yo ya pienso en el futuro, y ahora mismo nuestra forma de ser positivos y de seguir adelante es mirando hacia nuevos prismas. La pandemia debe quedar atrás. Todo el mundo sabe que seguimos luchando para matarla, pero no podemos dejar que siga acaparando y protagonizando nuestra vida por más tiempo.

Y a riesgo de parecer una pregunta demasiado obvia, entre todo, ¿por qué Asia?

Porque me gusta la diferencia y las peculiaridades de las culturas. En un mundo cada vez más globalizado, queremos poner nuestro granito de arena para dar visibilidad a una cultura que es muy diferente a la nuestra.

¿Y cómo vais a conseguir mostrar esa dualidad?

Fusionando ideas y con el papel protagonista de los tejidos. La pasarela se va a dividir en dos. Una primera parte más tradicional sin llegar a ser rigurosa y otra más cañera con tejidos tecnológicos, colores vivos y formas más futuristas. Todo con el sello de Andrés Sardá, claro.

Anticipas que el papel de los tejidos y elementos reciclados son importantes en la colección, y que tendrán protagonismo especial en la pasarela. ¿En esta ocasión más que en ninguna otra?

Desde el año 1962, año en el que se fundó esta casa, la elección de tejidos siempre ha sido súper importante, pero en este caso lo será aún más porque nos ayudará a discernir ese contraste tan dual.

Por un lado, encontraremos sedas, bordados, encajes y diamantes Swarovski, y por el otro, tejidos como el charol o el vinilo. Además, va a ser muy curioso porque una de nuestras diseñadoras, Mao, va aparecer en medio de la pasarela haciendo una performance de pole dance.

«La gente tiene que dejar de hablar del cuerpo de otra gente. Las mujeres deben dejar de hablar del cuerpo de otras mujeres. Al final, la cosificación de las mujeres siempre va a estar presente seas como seas y te pongas lo que te pongas ,» Nuria Sardá.

Hablando de apariciones estelares, hay una noticia que ha sido un bombazo en todo el mundo, y es que Bad Gyal abrirá y cerrará el show…

¡Síí! La verdad es que nos hace mucha ilusión. Desde nuestro prisma, somos una marca que quiere cubrir todas las necesidades de todas las feminidades. Andrés Sardá es una marca que se declina por abrazar a todas las mujeres tengan la edad o cuerpo que tengan. Hay una dictadura que dice que “todo el mundo a de ser joven”, pero no todo el tiempo, porque te recuerdo que a los jóvenes no se los tienen en cuenta para muchas cosas.

Me lo dices o me lo cuentas…

Por eso. Las discriminaciones son muchas, y a pesar de que el tiempo avance, eso no parece cambiar. Por tanto, nos apetecía hacer un show con alguien que representara a las nuevas feminidades, y Bad Gyal nos lo parece.

¿Y cómo conseguisteis que se subiera al carro?

Se lo propusimos y aceptó. No tiene más. Siempre nos gusta proponer cosas diferentes y sumarnos todos a un mismo barco. Por eso nuestra diseñadora Mao también participará. Al fin y al cabo, sacar una colección adelante es cuestión de trabajar en equipo.

Hablando de las nuevas feminidades… Ha vuelto esa tendencia de los 90’s, quizás más atrevida, que está llena de transparencias, ropa interior y que voluptúa el culto al cuerpo y al sentirse bella tengas el cuerpo que tengas. Algunos los llaman “vestir para follar”. Siendo una firma de ropa interior, me gustaría preguntarte que piensas sobre el regreso de esta tendencia.

¿Sabes qué es lo que pienso?

¿Qué?

Que la gente tiene que dejar de hablar del cuerpo de otra gente. Las mujeres deben dejar de hablar del cuerpo de otras mujeres. Al final, la cosificación de las mujeres siempre va a estar presente seas como seas y te pongas lo que te pongas. Una mujer no se siente igual todos los días. ¿Y qué si un día quieres llevar un vestido victoriano y al día siguiente un corsé con transparencias?

En Andrés Sardá defendemos que la mujer se ponga lo que le dé la gana. Nosotros hacemos baño y lencería. Si te quieres poner un bañador para ir por la calle y un suje para ir a la playa, hazlo. No te lo vamos a impedir. La moda no tiene límites. Los límites nos los ponemos nosotros.

«La moda no tiene límites. Los límites nos los ponemos nosotros,» Nuria Sardá.

Vamos, totalmente de acuerdo. Además, sois uno de las pocas marcas españolas que ha comenzado a apostar por una presentación diferente en forma de show, espectáculo… ¿Por qué lo hacéis?

Porque nos permite la posibilidad de dar rienda a nuestra imaginación y a ser libres y creativos con nuestras ideas.

Y después de todo… ¿Qué es lo que esperas de esta nueva entrega?

¿Sinceramente? Que todo el mundo disfrute.ni más, ni menos.


Lauren Izquierdo

Directora de Status of Empire. Silencio es mi primera novela. ¿Mi mantra? "In order to be irreplaceable one must always be different".