Nyno Vargas

Nyno Vargas nos presenta su última colaboración con «No Te Enamores» ft Mikel DelaCalle ft RVFV que ya roza las 1’5M de visualizaciones en YouTube. Cantante, empresario e incluso participante del conocido reality “Supervivientes”,  Nyno se ha convertido en una de las figuras más populares en el panorama urbano actual.

Sus temas, siguen recopilando millones de visitas, haciendo cada vez más grande el efecto Nyno (título que daba a su primer disco). Hoy, el valenciano de origen gitano nos cuenta la importancia de elegir con quién colaborar, cómo es ser artista urbano en tiempos de CO-VID y sus próximos proyectos.

Esta colaboración ha conseguido juntar a tres referentes de lo urbano actual. ¿Cómo es posible que está colaboración no se haya dado antes?

Ha sido fruto de la casualidad. Sí que había hablado en alguna ocasión con ellos pero sólo se pudo dar cuando los tres coincidimos en Tenerife. Me avisaron de que había llegado un productor de República Dominicana que tenía una base con la que podríamos trabajar. De igual forma llamaron a varios artistas entre ellos Mikel y Rafa. Escucharon el tema y a todos nos gustó, fue algo natural, un poco improvisado. 

¿Qué aporta cada uno al tema? 

Cada uno aporta su propia originalidad. Somos tres artistas de contextos distintos así que la forma de proyectar la música también es distinta. Cada uno lo siente a su manera y cada uno aporta su identidad. Siempre he ido muy a mi bola, por eso, necesito que un artista tenga algo diferente para trabajar con él. 

«Siempre he ido muy a mi bola, por eso, necesito que un artista tenga algo diferente para trabajar con él»

Así es cómo decides las colaboraciones, primas la originalidad. 

Creo que es algo importante. Con otros artistas por muchos números que tengan creo que le faltan identidad, que intentan copiar lo que esta funcionando con el otro, lo que hace que pierdan atractivo. Para colaborar me fijo en que me guste el concepto como cantante, que tenga su propio movimiento, no miro las estadísticas. 

Cuando colabore con Demarco Flamenco, no era la mitad de conocido que es ahora pero su música me transmitió. Necesito que me aporte algo o musicalmente, y eso sí, que también sea buena persona. 

Es por eso que colaboras con grandes y pequeños de igual forma dentro de la industria. ¿Se nota en la forma de trabajar?

Existen dos caminos, por un lado buscando trabajo con tus referentes porque siempre buscas superarte. Sin embargo, yo, en el punto en el que estoy, tengo la libertad de creativa de hace un poco lo que quiero. Hace no mucho, trabajé con Tatiana de la Luz, una artista prácticamente nueva. Yo colabore con ella porque me gusto su idea y fíjate que venía de trabajar con la Mala Rodriguez.  De todo el mundo puedes aprender algo. Aunque lo notas a la hora de las cifras, en la calidad, no desmerezco las colaboraciones pequeñas. 

«La identidad propia es lo que te permite después tener la libertad creativa para contar con otros artistas»

Tienes libertad por tu individualidad, ¿cómo se consigue eso como artista?

Cuando yo estaba empezando, en mis primeros 5 o 6 años de carrera los hice solo. Trabajaba con mi mismo equipo, por eso, porque la identidad propia es lo que te permite después tener la libertad creativa para contar con otros artistas. Yo al principio quería crear algo mío, y a partir de allí ya he podido trabajar con otros. 

En tiempos de pandemia, ¿cómo os afecta a los artistas urbanos no poder dar conciertos?

 Es esencial notar el calor del público. No te das cuenta hasta que no llega una situación como esta. Yo aprovecho este momento para meterme más al estudio y crecer musicalmente. Afortunadamente puedo viajar a Miami o México, y me lo tomo como una oportunidad de crecimiento personal. Trabajando con gente que no tienen nada que ver conmigo, que me enseña a ver la música de otra manera. Hay que aprovechar el tiempo, en vez de perderlo. Es la única forma de no sentir que has tirado un año de tu vida. 

¿Has notado si os ha afectado a compañeros de profesión?

Hay otros artistas que no tienen el lujo de poder hacer lo que yo hago. Hay artistas que han dejado de funcionar porque su música solo se consume en directos o discotecas. Sin las fiestas, es un sector que también se ve afectado. Por suerte yo hago de todo y compongo de todo, puedo salir de ahí, pero tengo compañeros que en su máximo esplendor les han cortado las alas por completo. Es cuestión de reinventarse. 

«Las redes sociales, los directos o las visitas se me quedan fríos»

¿Qué opinas de lo virtual para conectar con el público? Ha tomado importancia en los últimos tiempos. ¿A favor o en contra?

 Lo virtual se me hace pesado. Cuando llega un finde y te preparas para un concierto que sale bien, siempre tienes algo que contar y alguien a quien escuchar. Eso es algo que motiva: les escuchas, les emocionas, les alegras… vuelves motivado. Tienes ganas de volver al estudio. Como artistas necesitas ese calor. 

Las redes sociales, los directos o las visitas se me quedan fríos, no los ves, no notas ese calor humano. A mí de nada me sirve el resto. Tras “Supervivientes”, por ejemplo, con Hola Nena, todo funcionó genial pero yo con lo que me quedo es con el cariño de la gente y eso no lo ves. 

¿Qué vamos a escuchar de ti próximamente? Aún está pendiente el disco que iba a salir en febrero del 2020. 

Vamos a sacar el disco famoso divido en dos partes. La primera será recopilación entre los últimos éxitos que he ido sacando single a single y un par de temas inéditos. Asi que en verano lo tendréis en la calle. 

Del siguiente disco como adelanto os puedo contar sonidos nuevos, colaboraciones internacionales y un sonido más exportable que he conseguido viajando todo este año. Para el segundo hasta el año que viene os voy a tener esperando. 


Selma Escalona