El pasado 3 de septiembre se estrenó ‘Oh Mami’ en el Teatro Amaya. Una comedia de Nico&Sunset escrita por Oriol Vila… con final feliz. La obra estará en cartel de miércoles a domingo hasta el 7 de noviembre. ‘Oh Mami’ está protagonizada por Octavi Pujades, Joana Vilapuig, Betsy Túrnez, Mariam Hernández, Miquel García Borda y Max Marieges.

Tres amigas acaban de abrir una pastelería en el barrio con la idea de emprender un nuevo negocio para cambiar de aires. Sin embargo, las cosas no terminan de funcionar al principio y el negocio no va como les gustaría. Una de ellas propondrá algo inesperado y que las pillará por sorpresa: por qué no ampliar el negocio ofreciendo a las clientas masajes con final feliz en la trastienda del local… donde todo puede pasar….

Los malentendidos, los trapicheos, los secretos y las gamberradas estarán a la orden del día en ‘¡Oh, mami!’. Una comedia musical a ritmo de vodevil de lo más moderno. Pero no solo es una comedia de enredos y situaciones divertidas, ‘¡Oh, mami!’ trata de presentar un mundo de mujeres y de hombres en busca de su identidad personal, de la felicidad y, sobre todo, del placer.

‘¡Oh, mami!’

Las tres protagonistas de ‘¡Oh, mami!’ buscan salir de la rutina y de su “rol de madres” siendo emprendedoras e intentando ser un poco más libres. Uno de los temas principales que trata de exponer ‘¡Oh, mami!’ es el de la sexualidad femenina sin complejos. El placer, o en muchas ocasiones, la falta de este. ‘¡Oh, mami!’ es una comedia exagerada y excesiva con situaciones delirantes que desatan algunas risas en los espectadores.

Aunque hay momentos en los que ‘¡Oh, mami!’ cree que reivindica más de lo que realmente hace y hay escenas que resultan incómodas y hasta fuera de lugar. El guion de ‘¡Oh, mami!’ es bastante flojo y tan absurdo que me cuesta encontrarle el sentido en algunos momentos. El tono musical en el que se presentan algunas escenas es un punto a favor de la obra porque relaja un poco las situaciones. Eso sí, ‘¡Oh, mami!’ sorprenderá seguro a los espectadores.

Lo que más he disfrutado de ‘¡Oh, mami!’ ha sido sin duda la interpretación de Betsy Túrnez, que se come el escenario en todas las escenas. Una actuación natural, divertida y que destaca por encima del resto. Por su parte, Octavi Pujades y Joana Vilapuig también consiguen atraer de forma cómica la atención de los espectadores. Destacar también la escenografía de Enric Planas: original, alegre y muy colorida


Paloma Arwen