pamela-anderson-icono-moda-sex-symbol

La ex playmate, ha dejado de lado sus múltiples portadas Playboy y su mítico bañador rojo, para alzar la voz contra las desigualdades y causas sociales. Un camino repleto de polémicas, que han llevado a Pamela Anderson a convertirse en la sex-symbol más elegante.

Pamela Anderson no es solo un icono de los 90, es la esencia de los 90. Fue protagonista indiscutible de aquella década, primero como la socorrista más sexy jamás recordada, gracias a su papel como C.J. Parker en Los vigilantes de la playa. Cierto que la serie playera junto a su inseparable David Hasselhoff la envió directamente al estrellato, pero después había que mantenerse, cuestión que no le fue tarea fácil.

La actriz y modelo en partes iguales, de maquillaje impoluto hasta en la playa, acabó convirtiendo su bay-kini en una auténtica tendencia. Casi 30 años después el mítico bañador revival de Los vigilantes de la playa sigue causando furor entre las celebridades, Selena Gómez, Sara Sampaio o Candice Swanepoel han sido algunas de las estrellas que se han atrevido con el bay-kini.

El bay-kini no ha sido lo único que ha catapultado hacía la tendencia, los ojos ahumados como autentica diva de la noche fueron su sello de identidad durante casi 20 años. Pero en los últimos años, Pamela Anderson ha apostado por un maquillaje más natural y sutil, jugando con notos nude y estructurando sus parpados.  

Desde que saltase a la fama mundial, Pamela Anderson ha sido siempre  una fiel amiga de la cirugía estética, una relación muy comentada en el “papel cuche”.  La mítica vigilante de la playa lleva años desafiando a la edad con la ayuda de los tratamientos estéticos, e incluso se define como una fiel embajadora de la medicina estética.

Tras Los vigilantes de la playa, la excitante estrella  poco a poco se fue desvaneciendo, la mítica serie no fue su único boom audiovisual de los 90, Pamela se convirtió en la protagonista del primer vídeo sexual viral de internet. Una cinta pornográfica casera robada a traición, junto a su entonces marido Tommy Lee, la envolvió en una bruma de polémicas continuadas.

Tras este tórrido hecho, Pamela Anderson se refugió en las portadas de Playboy, convirtiéndose en la playmate más famosa de la historia.  Ha protagonizado un total de 14 portadas y 15 reportajes para la revista de entretenimiento para adultos más importante del mundo. Con 5 matrimonios fallidos, podemos decir, que su relación más duradera ha sido con la editorial Playboy.

Pero durante estos años Pamela no solo trabajo su parte más erótica, la ex playmate se ha convertido en una auténtica activista. El cambio climático, la protección de los animales, o los derechos de las mujeres han sido algunos de los temas tratados a viva voz sin miedo por la actriz. En cuanto a la moda, su lucha se ha enfocado en contra del uso de pieles animales, animando a otras celebridades a que se uniesen en su protesta (con poca efectividad).

Su faceta más reivindicativa no la ha alejado de la polémica. En 2016 saltaba a la palestra mediática su supuesto romance con el mismísimo Julian Assange, fundador de WikiLeaks recluido por entonces en la embajada ecuatoriana en Londres. Pamela Anderson fue fotografiada en más de una ocasión llevándole objetos a Assange, incluso defendió su causa públicamente sin importarle las consecuencias.

Sex symbol, activista… y empresaria. En 2017 Pamela lanzaba su propia línea de lencería: Pamela Loves Coco de Mer. Una colección muy afrancesada, como su propia nueva vida en Marsella junto al futbolista Adil Rami. Pamela da un giro radical a su estilo tan característico, comienza a dejarse ver por los desfiles de alta costura de Stella McCartney o Dolce & Gabanna.

Pamela Anderson culmino su renovación como estrella de la elegancia el 2 de octubre de 2018, cuando se convirtió en la noticia en el desfile primavera/verano de Chanel. La ex salvavidas, llego de nuevo al escenario que la culminó de fama, una playa donde se situaba el front-row de Chanel, ataviada por un look de la firma completamente blanco, reafirmando su total renovación.


Olga Juárez

Periodista y documentalista, dispuesta a aceptar nuevos retos y a adaptarme a cualquier cambio que me haga salir de mi zona de confort.