¿La vuelta a la rutina te produce mucho estrés? ¿Crees que no puedes llegar a todo, te faltan fuerzas y sólo puedes pensar en todo lo que tienes que hacer? Es algo normal en nuestra sociedad. Nos cuesta parar, pensar detenidamente. Como dice Paz Calap, nos cuesta vivir el presente. 

Hoy hemos querido hablar con ella para analizar nuestra vida, hábitos, miedos e inseguridades. Para Paz Calap, “Quiero Paz”, su programa online y ahora libro, es un anhelo de las personas que están en la edad adulta. Poder llegar a calmar nuestra mente y gestionar nuestras emociones. Descubre con nosotras una nueva forma de ver la vida. Porque más allá de la felicidad, está la paz.

¿Qué hizo que te embarcaras en la búsqueda de esta paz para alcanzar la felicidad?

Fue por pura necesidad. Era un momento en el que yo no me encontraba muy bien conmigo misma. Pedí ayuda y en este proceso probé varias terapias. Meditación, terapia psicológica, coaching, reflexología podal… Me iban funcionando, sin embargo, no me encontraba del todo en equilibro y en paz conmigo misma. Entonces fue cuando me formé como coach, en mindfulness, en PNL (Programación Neurolingüística) … Fue un proceso de varios años, pero ahí encontré técnicas de desarrollo personal que quise transmitir al mundo entero. Sencillas, fáciles de aplicar en el día a día. A mí me funcionaron y quería ayudar al resto a encontrar la paz.

Como has dicho es un proceso largo… y costoso. ¿Por qué nos cuesta tanto centrarnos en el “vivir el presente”?

Nos cuesta tanto porque escuchamos y atendemos a nuestra mente confundida. Esta nos lanza pensamientos negativos, repetitivos, que creemos que es la verdad. Vivimos constantemente entre la angustia del pasado que no podemos cambiar y la incertidumbre y el estrés del futuro que no conocemos. Como le hacemos caso a nuestra mente confundida no podemos vivir en paz. Por eso debemos ser capaces de despejar esa nube negra de pensamientos y encontrar de nuevo la luz del sol que todos llevamos dentro.

En la teoría todo parece más sencillo de lo que en es la práctica. ¿Cómo podemos llegar a controlar esos pensamientos negativos y repetitivos?

Primero, no podemos controlar nada, aunque nuestra mente nos haga creer que sí. Hemos de aprender a rendirnos ante la vida, dejarnos llevar por la magia. Dejar los hábitos que no nos dejan avanzar en nuestro desarrollo personal y conectarnos con el Ser profundo que somos todos.

Hay que aprender a gestionar los pensamientos. No es controlar, es gestionar. Los pensamientos, las emociones, la propia mente. Es la búsqueda continua del equilibrio de los cuatro pilares que sustentan al ser humano: el cuerpo, la mente, las emociones y el Ser profundo o espíritu. Ahí está la clave de todo y en lo que se basa mi método “Quiero Paz”. Cuando nos sentimos a gusto con la vida, cuando conectamos con el ser, vibramos con la energía que somos. Ahí es cuando estamos realmente bien. No tiene nada que ver ni con la sociedad, ni la política ni con el dinero. Tiene que ver con el bienestar de corazón. Cuando estamos en ese fluir es cuando estamos viviendo de verdad y no sobreviviendo. Esa es la magia. Cuando estamos allí, estamos en el presente.

Paz Calap: “Vivimos entre la angustia del pasado que no podemos cambiar y la incertidumbre del futuro que no conocemos”.

De entre todos los tips y consejos rápidos para volver a conectarnos con el presente cuando la mente nos lleva a otros lados, ¿cuál destacarías?

La verdad es que me gustan todos. Yo siempre digo que llevo como una cajita de píldoras de la paz en mi interior que voy utilizando unas u otras según me convengan. Por ejemplo, la escucha compasiva es una técnica muy sencilla que es muy interesante practicarla cada día. Tu y yo estamos aquí ahora mismo y realmente estamos en el presente si nos estamos escuchando activa y compasivamente. Yo estoy atenta a lo que tu me dices y viceversa. El mundo se para no hay nada más. Estamos aquí, disfrutando de este momento. Sin juzgar, sin etiquetar. Atención plena y en el presente. Por eso la escucha empática para mi es fundamental. Para todos los momentos de la vida. El pensar que la persona con la que estas es la más importante de tu vida en ese momento.

En tu libro, el mindfulness aparece no sólo como método para conectar con el presente, sino ya como una verdadera forma de vida. ¿Qué beneficios tiene su práctica?

El mindfulness es la meditación oriental traída y adaptada a occidente por el doctor Jon Kabat-Zin hacia los años 80. La postura es mucho más cómoda, no tiene ninguna connotación religiosa… ¡Sus beneficios pueden llegar a ser realmente sorprendentes! El mindfulness es perfecto para bajar los niveles de estrés y ansiedad. Ayuda a dormir mejor, previene enfermedades psiquiátricas. Te conecta con tu corazón. Vives con menos preocupaciones e incluso puedes adelgazar al practicar la alimentación consciente. 

Cuando practicamos el mindfulness a diario, 1 minuto, 5 o 30, es importante ser constante para mantener ese hilo que nos permite estar conectados con el momento presente. En el presente realmente no hay ningún problema. Somos nosotros mismos, la mente del ser humano, la que nos dice que hay muchos problemas en nuestras vidas. El mindfulness nos ayuda a darnos cuenta de que todos esos problemas sólo están en nuestra mente. 

“Vivir el presente es la búsqueda continua del equilibrio de los cuatro pilares que sustentan al ser humano: el cuerpo, la mente, las emociones y el Ser profundo”

Al hilo de lo que estabas comentando, que la práctica del mindfulness es una cuestión diaria de ir trabajando y practicando… Yo quería preguntarte ¿por qué ocho semanas?

Está científicamente comprobado que en ocho semanas podemos crear nuevas redes neuronales y cambiar nuestro cerebro. Por eso mi programa y mi método son ocho semanas. En ocho semanas te puedes convertir en otra persona, tener mejor salud, mejor humor. Convertirte en una persona más compasiva, más generosa. ¡Y los beneficios aparecen casi desde el primer día!

Paz Calap: “En el presente realmente no hay ningún problema. Somos nosotros mismos, nuestra mente, la que nos dice que hay muchos problemas en nuestras vidas”

Ahora con toda la situación que estamos viviendo es lo que más necesitamos. Como experta en desarrollo personal y mindfulness, ¿qué ha supuesto el confinamiento para nuestras vidas?

Ha habido un cambio a nuestro favor importante, o así lo he sentido. Era el momento de hacer cambios ¿no? Era el momento de mirarnos al espejo y ser consciente de ¿qué es lo que hay delante de nosotros? Dejarnos de mentiras. En esta sociedad cuando tu le preguntas a una persona qué tal está, la respuesta automática es “bien”. Y detrás de ese bien puede haber un día horrible con una mente que no ha dejado de martillear con una idea, un miedo, una inseguridad. 

Como hemos parado en seco, empiezan a surgir dudas, curiosidad. Hay una parte positiva de este confinamiento. Las personas han buscado soluciones, nuevos caminos, y han mejorado sus vidas en muchos casos. Un camino que ya no es solo personal es un camino que ayuda a toda la humanidad. Cuando uno esta bien, empieza a predicar con el ejemplo. Como decía Ghandi, “se tú el cambio que quieres ver en el mundo”. Porque en el fondo ¿de qué se trata? Se trata de conectarse desde el amor, de corazón a corazón. El desarrollo personal te lleva a eso. Mejorarte a ti mismo para que vivas con más alegría, con más paz de espíritu. Y que a la vez otras personas también lo vayan haciendo.

Con o sin confinamiento siempre podremos pararnos, reflexionar y encontrar ese camino. Y una buena forma es a través de “Quiero Paz”, ¿qué pueden encontrar los lectores al empezar este curso de ocho semanas?

El libro está pensado para cualquier persona que quiera ahondar en su autoconocimiento. Al final las técnicas de desarrollo personal, la meditación, la programación neurolingüística… son para conocerse a uno mismo. Pero conocerse a uno mismo no es saber cual es tu color favorito, donde te gustaría ir de viaje… eso es más superficial. Conocerte a ti mismo significa dejar a un lado la mente, dejar a un lado las emociones, las ideas sobre ti mismo, y conectarte con tu corazón y con tu Ser. Recomendaría el método Quiero Paz a todo el mundo que tenga curiosidad sobre sí mismo y que quiera avanzar hacia su mejor versión.


Ana Rodríguez Salinas

Amante del cine, la danza, el teatro y los buenos libros. Me encanta escribir sobre la Cultura, pero, sobre todo, aprender cada día un poquito más de ella