Pese a ser la actriz española más conocida en el panorama internacional, Penélope Cruz no siempre ha recibido aplausos en España, país en el que comenzó su carrera, pero que pronto abandonó para probar suerte en el gran Hollywood.

Penélope Cruz comenzó muy joven su andadura en el mundo profesional. Sus primeros apariciones fueron televisivas, en series como Serie Rosa (RTVE) o La quinta marcha (Telecinco). A raíz de su participación en esta última, Mecano contó con ella para el videoclip de La fuerza del destino.

Su primer largometraje fue El laberinto griego con tan solo 17 años. Sin embargo, será Jamón, Jamón, de Bigas Luna la que le hará conquistar al cine español tan solo un año después. Gracias a esta producción, la joven actriz de Alcobendas consiguió su primera nominación a los premios Goya como mejor actriz protagonista.

A partir de ahí, los éxitos se sucedieron: Belle Epoque (1992), película de Fernando Trueba que recibió el Oscar a la mejor película de habla no inglesa, Abre los ojos (Amenábar, 1997), La niña de tus ojos (Trueba, 1998), gracias a la que consiguió su primer premio Goya, o Todo sobre mi madre (Almodóvar, 1999).

Su consolidación en el panorama cinematográfico español y el éxito internacional obtenido gracias a Todo sobre mi madre, llevaron a Penélope a probar suerte en el cine de Hollywood. Consiguió su primer papel protagonista en Woman on top que resultó ser una comedia romántica «pastelosa», llena de clichés y con un mensaje de empoderamiento que a día de hoy apenas percibimos como tal.

Cualquiera podía pensar que esta fallida prueba de fuego para convertirse en imán de la industria hollywoodiense supondría el declive de su carrera, pero lo cierto es que no fue así. Hollywood siguió contando con ella, pero reduciéndola a compañera femenina de protagonistas masculinos, interpretados por algunos de los actores más reconocidos de la industria: All the Pretty Horses con Matt Damon, La mandolina del capitán Corelli con Nicolas Cage, Blow con Johnny Depp o Vanilla Sky con Tom Cruise.

A día de hoy, su filmografía cuenta con proyectos en cuatro idiomas diferentes, 60 premios entre nacionales e internacionales y otras 107 nominaciones. Aunque su palmarés es muy extenso, podemos resaltar lo más importante: un Oscar por Vicky Cristina Barcelona (2010) y otras dos nominaciones por Volver (2007) y Nine (2010), un Bafta por la mencionada película de Woody Allen, el premio de mejor interpretación de Cannes a todo el reparto de Volver, el David de Donatello en Italia por Non ti muovere (2004), el premio a la mejor actriz en los European Film Awards por Volver, cuatro nominaciones a los Globos de Oro, 3 premios Goya, 5 fotogramas de Plata, el César de Honor por toda su carrera en 2018 y su equivalente, el premio Donostia, en el Festival de San Sebastián al año siguiente.

Penélope Cruz alza la Copa Volpi

Sin embargo, en España sigue existiendo una gran polarización en torno a la actriz y su valía profesional. Existe la sensación de que es mucho más querida fuera que dentro de nuestro país. El pasado 12 de septiembre, Cruz recogía la Copa Volpi, como mejor actriz de la última edición del Festival de Venecia por su papel en Madres paralelas (Almodóvar, 2021) y las redes sociales españolas se inundaban de mensajes que ponían en cuestión a la actriz.

Personality Media, consultora especializada que trabaja en el mercado español, mexicano y argentino corrobora con cifras la infravaloración de la actriz en su país natal. «En la valoración general, el consumidor español le otorga un 6,14 frente al 7,85 de México y el 7,45 de Argentina. En España la suspende un 18% de los consultados, frente al escaso 3% que lo hace en México o al 6% de argentinos. Del mismo modo, solamente un 13% en España la puntúa con un sobresaliente frente al 40% de mexicanos o el 31% de argentinos».

Los críticos han analizado esta situación a lo largo de los años y creen que puede ser una mezcla de enfado y envidia por el «abandono» del país. Tanto la actriz como su marido, Javier Bardem, se han mostrado especialmente recelosos de su intimidad, por lo que siempre ha existido hermetismo en torno a su vida personal. En las entrevistas concedidas en España, la actriz habla exclusivamente de trabajo y evita preguntas personales. En cambio, la pareja se muestra más abierta en las entrevistas realizadas en Estados Unidos, hablando sobre sus actividades cotidianas o su papel como padres. Quizás, la falta de valoración de una de nuestras artistas más internacionales sea el precio que tiene que pagar por vivir en el anonimato.


Andrea Cabanillas Tapia

Soñadora y emocional. Una de mis grandes pasiones es viajar, y así poder descubrir la moda, cultura y estilo de vida de cada rincón del mundo.