Se acaba el año y vamos a ser sinceros, porque decir la verdad “is the new sexy”. Y los pijamas… Tu mejor look.

Para un 2020 en el que parece que han pasado tres o cuatro vidas y personalidades diferentes por nuestra mente y cuerpo… No hay ganas de celebraciones por lo alto en aquellos hogares que han conocido de cerca la línea final y trágica de la Covid-19

Es así, las personas pueden llegar a guardar en sí algo de optimismo gracias a la defensa o alerta emocional que se dispara antes de caer en una depresión. Pero, oye, también las hay que desean que llegue el 24 y 31 para celebrar estas entrañables fechas. Cada casa es un mundo, como las personalidades variadas que conforman esa familiar república.

Algo que no viene a la memoria es ese pijama negro de satén con los bordes negros, solapas y botones. Qué camisa más bonita era, ¿no? Casi que la necesitamos para estos días.

#“¿Me arreglo o no?” Como dilema. Ante la duda: rojo

Consejo: un pijama bonito. Ya que los hay hasta para salir a la calle, como las camisas pijameras y lenceras, de las que nadie se ha dado cuenta hasta que lo has confesado, ponte uno. Maquillarte y peinarte es opcional ya. 

Urbanita, estos son los pijamas con los que irás a comprar algunos bombones, a tomar café con tu amiga y con los que puedes pasar las navidades sintiéndote más cómoda y guapa.

Corazones satinados, rojo, solapas suaves y caída ligera hacia abajo. ¿Tienes por ahí algunos pantalones o falda a la que añadir esta camisa para dormir de Oysho? El modelito completo para estar en casa también está bien. Y por cierto, es válido para quienes no están enamoradas.

#»Qué elegante eres, hasta para elegir pijama»

Sabemos que los colores pasteles y las texturas satinadas son una perdición. Y además favorecen. Fomentan la elegancia, ya que ambas características son discretas pero con el toque.

Una blusa satinada, unos pantalones negros y un maquillaje que potencie las facciones naturales. Suma unos labios color vino y una sombra de glitter dorada. (Vas a agradecer este consejo).

Así no podemos seguir. El momento en el que las tiendas de pijamas tienen prendas que nos gustan más y las miramos fantaseando con la idea de salir así a la calle, algo estaremos haciendo mal. O muy bien.

Si no lo quieres para salir a la calle pero te ha encantado para pasar la noche en casa con los tuyos, te ayudo a hacer el total look a ti también. Unas zapatillas «coquetas» son las ideales para ti.

#No te libras del sport chic ni pidiéndolo en la carta a los Reyes Magos, amiga

Tan de moda desde que guardamos cuarentena en casa durante las primeras»dos semanas». Como iba para largor, los pijamas y packs de sudaderas y pantalones de deporte, sobre todo los joggers, fueron los reyes de la pista. Perdón, del sofá.

Sudadera polar blanca (Oysho)

No es difícil hacer un buen look con este conjunto polar en blanco. Juega con los accesorios, como anillos y pendientes del mismo tono. Unos calcetines deportivos con texto un poco altos y tus zapatillas con algo de plataforma. Recoge tu pelo hacia atrás en un moño bajo y desliza tu eye-liner un poco. Un bolso de hombro, gafas de sol y… ¡Lista! A ver a la familia, ayudar a mamá y papá con la compra y a tomar café.

#»¿Se puede mezclar el rollo deportivo con la elegancia del satén?» Recuerda qué medio estás leyendo, urbanita

Porque nos hemos quedado con la miel en los labios. No queremos el prejuicio tan feo de «Jenny» o tal. ¿Acaso vestimos igual cada día? Nos guiamos por emociones, ganas y tiempo. La personalidad ya está puesta desde el momento que decides comprar algo. Ponértelo hoy o mañana no te obliga a decir nada, solo «Hola» al llegar.

Piensa en muchas mujeres exitosas del mundo de la música y cómo prefieren vestir por comodidad. Ah sí, sport pero con elegancia y toques.

Pantalón satinado ancho (Oysho)

Bonitos, cómodos y must have. Combínalos con unas zapatillas como en la imagen y un jersey o sudadera oversize. Incluso uno ajustado de cuello cisne puede ser muy buena una opción. Depende de cómo te guste lucir esta prenda.

Urbanita, el año no era eterno y 2020 llega a su fin. Queda muy poco. Las ganas de disfrutar la moda y hacer cosas por primera vez están ahí, más acentuadas que nunca. Y salir a la calle en pijama es lo mejor del mundo.

La gente ni se da cuenta cuando es camisero, te lo dice por experiencia esta servidora. Viste como quieras, sin juzgar a los demás y sin miedo. Exprésate y valórate, porque nadie se pondrá un pijama como tú y estará tan bien.

Feliz último martes antes de Navidad, urbanita. ¿Te hace un café en pijama?


Carla Pérez Martínez