¿Recuerdas la primera vez que compartiste piso? En mi caso fue no hace mucho; pero puede ser una experiencia bastante estresante. Aunque primero hay que encontrar el piso, claro; y todo el mundo sabe cómo está la burbuja inmobiliaria en Madrid. Ahora es más barato vivir en un hotel, a lo Lorenzo Caprile; y lo peor es que lo digo totalmente en serio.

Los protagonistas de Pisazo!, la nueva comedia de Juanma Pina en el Teatro Lara lo saben, y también saben que, cuando encuentras el lugar de tus sueños, quien no corre, vuela.

Pablo, Zora y Meñique alquilan un enorme pero económico piso en uno de los más cotizados barrios madrileños. En Chueca, vaya. ¡Es un pisazo! Tanto, que incluso piensan que hay gato encerrado. Durante su primera noche, antes de la cena y de comenzar a repartir las habitaciones, deciden sortearlas. Una de ellas es la más grandes, tiene vistas y baño con hidromasaje (yo también me mataría por ella, ¿quién no?).

Así que, deciden jugársela al número vecino, un juego donde deben escribir a la persona que tenga el número consecutivo a su número teléfono y conseguir que la llame por teléfono. ¡Todo sea por el pisazo! La noche comienza de una forma divertida, pero acaba con innumerables sorpresas que pondrán a prueba a los tres personajes.

Es una adaptación de El Pisito, la película de Ferreri y Azcona que en 1959 nos mostraba los sacrificios que una pareja debían hacer por poder alquilar el piso de sus sueños. En el 2021, Madrid sigue igual: el metro cuadrado vale su medida en tasmanitas, todo el mundo quiere vivir en el centro y todos nos descojonamos abiertamente de las locuras que estamos dispuestos a hacer por ello.

Así, esta comedia de Juanma Pina representa una situación que todos conocemos a la perfección. Todo ello con diálogos muy dinámicos que están llenos de ironía, suspicacia y salidas de tono que permiten distinguir las tres personalidades de los protagonistas. Sus formas de ser, entender y vivir la vida son muy dispares, pero casan muy bien entre sí. Es imposible no sonreír ante las respuestas de Pablo (Mario Alberto Díez), Meñique (Sergio Campoy) o Zora (Olga Hueso), porque son ejecuciones perfectas, muy bien medidas y que resultan tan naturales que entender sus comportamientos (aunque llevados al extremo) es muy fácil. Resulta casi inspirador.

Además, debo confesar que, aunque no es el primer trabajo que veo de Juanma Pina, todavía me sigue impresionando la forma tan contemporánea que tiene de presentar este tipo de comedias. Coreografías, juegos de luces y una elección musical de matrícula que marca el ritmo de la función y que te atrapa desde el minuto número uno.

Todo esto me lleva a decir dos únicas cosas: bravo y enhorabuena. En verano, pasen, vean y disfruten del teatro en Madrid. Y también, por supuesto, de Pisazo! en el Teatro Lara.


Lauren Izquierdo

Directora de Status of Empire. Silencio es mi primera novela. ¿Mi mantra? "In order to be irreplaceable one must always be different".