pol granch

Los artistas van y vienen, su música puede que perdure y la escuchemos durante muchos años sin cansarnos. La presión a la que se someten es brutal, y casi no pueden cometer ningún error. Sin embargo, y como siempre suele pasar, hay privilegios demasiado obvios que no pasan desapercibidos en la industria musical. Al ser personajes públicos, la gente observa todos sus movimientos con lupa, y algunos pueden ser cruciales para arruinar su reputación. Y, esto, es lo que le ha ocurrido a Pol Granch.

Después de ganar Factor X, Pol Granch experimentó un éxito tremendo. Consiguiendo miles de reproducciones en sus temas y convirtiéndose en uno de los artistas del momento. Late o Te Quiodio fueron el comienzo de su carrera musical. Miles de fans defendían y apoyaban el trabajo del catalán en 2019. Durante la pandemia, su álbum Tengo Que Calmarme fue un exitazo total, pero lo que sobre todo revolucionó el panorama fue En Llamas, la colaboración con Natalia Lacunza. Tras varios meses de rumores sobre una posible relación, se hizo oficial. Estas historias siempre son muy beneficiosas para los cantantes, y lo cogieron con muy buen provecho.

Su fama iba creciendo, y su fichaje estrella en la serie de Netflix Élite le posicionó en el estrellato. En 2021 vio la luz la serie, y su manera de actuar e interpretar a un príncipe francés dejó a media España boquiabiertos. A Pol Granch todo le iba fenomenal, incluso lanzó su última colaboración con Marc Seguí, llamada Tiroteo, que reventó las listas de spotify. Además, se posicionó como una de las canciones del verano. Millones de personas se saben la letra de este temazo, porque hay que reconocer que lo es, pero como hemos comentado antes, esa misma gente está observando con lupa hasta el mínimo error.

Pero, urbanita, ya sabes que todo lo que sube, cae por su propio peso. Y, en efecto, es lo que le pasó a Pol Granch. Todo iba bien hasta que en uno de sus conciertos decidió que era una excelente idea imitar de manera MUY irónica a su ex cuando interpretaba En Llamas. Porque, sí, lo de Natalia y Pol no duró mucho, aunque parecía que había sido una ruptura muy madura. Por lo que se vio no, y las fans de Natalia Lacunza no se lo tomaron muy bien, como es evidente. Las redes echaban humo, y, siendo un posible hecho aislado, no se lo tomaron muy en cuenta.

Sin embargo, esto no acabó aquí. Olvidada esta metedura de pata (a propósito), un usuario de Twitter tuvo la brillante idea de adentrarse en el perfil de Pol Granch y trasladarse a sus publicaciones de hace casi diez años. Quién iba a decir que todo lo que se iba a encontrar sería de todo menos bonito. Insinuaciones homófobas, racistas, e incluso machistas. Con el estilo queer y tan lgtbi friendly que había adoptado estos últimos meses era impensable. Comentarios ensalzando el franquismo, las acciones de Franco en el pasado, e incluso publicando el Cara al sol. Su compañero de profesión y amigo, Marc Seguí, también fue señalado, sobre todo después del crimen homofóbico que se produjo en Galicia este mes de julio. Al parecer no es oro todo lo que reluce.

Podríamos pensar que esto acabaría en cuanto los dos artistas pidieron públicamente perdón por sus actuaciones del pasado, y naturalmente Pol Granch por su burla hacia su ex. Pero, ya sabemos que esto nunca es así, y volvió la tensión cuando la rapera Sara Socas decidió alzar su voz. Denunció públicamente el comportamiento de Pol en la celebración de los Premios 40 en 2019. Le acusó de ser un “misógeno de mierda” y dejó en el aire que no ha sido la única afectada. Incluso, para rematar, la artista lanzó en agosto un tema llamado Dueños de to’ con el que nos puede estar mandando un claro mensaje entre lineas, que ha calado en casi todos sus seguidores.

Sin embargo, y no como hizo anteriormente, no se ha pronunciado y muy probablemente lo haga en un futuro. Tristemente apoyamos cada día a artistas que tienen una doble cara muy oscura, sin ni siquiera darnos cuenta. Pero debemos saber actuar ante estas injusticias, por mucho que no nos hayan afectado directamente a nosotros.  


Iratxe Cuadrado

Escuchar música y escribir sobre ella es una de mis pasiones. Una vocación desde hace años en la que me involucro inconscientemente para desconectar. Siempre intento difundir mis gustos para compartir la felicidad que me producen.