Hoy nos hemos concedido el placer, el color y el sabor de uno de los restaurantes más vanguardistas de Madrid. Bienvenidos a Popa.

Llegar, sentarte y disfrutar. Porque no hay nada mejor que una buena comida para arreglar un día nublado en Madrid. Con la llegada del otoño, los días se vuelven irascibles, grises y un poco tristes. Aunque hoy nos hemos concedido el placer, el color y el sabor de uno de los restaurantes más vanguardistas de Madrid. Bienvenidos a Popa.

Porque el ambiente cambia cuando llegas a Popa. Es un restaurante elegante, sitiado en la zona de Nueva España (Chamartín), que ofrece dos cartas, una más informal para la zona de barra, en la que chacinas, quesos y conservas son los protagonistas, y una más gastronómica para sala y la terraza interior.

Willy Moya, chef de Popa.

Pero ¿cuál es el secreto de Popa? Sin duda, su cocinero, el prestigioso chef Willy Moya, quien hoy ha cocinado para nosotros. ¿Su propuesta? Fresca, canalla y con guiños a sus viajes que navegan entre Sevilla y Estambul.

Mientras que la propuesta en barra es más informal, la de sala guarda toques más contemporáneos que fusionan sabores, olores y colores. ¿Nuestra recomendación? No podemos quedarnos solo con una, pero lo cierto es que nos declaramos fan de póster de las Vieiras kimchi, el Taco oriental de steak tartar y la Falsa pizza de atún marinado en lima y café y ceviche de corvina con leche de tigre.

Y ya entrando en materia, urbanita, tienes que probar (sí o sí) la Presa de paletilla ibérica moruna o el Lomo de vaca madurada si eres de tierra, o uno de los pescados del día si eres de mar. Vienen sin florituras, desnudos, pero con todo el sabor, porque, en definitiva, son piezas de carne y pescado que revelan un experimentado y respetuoso tratamiento del producto.

¿Hueco para el postre? Eres de las nuestras, hay opciones muy interesantes como la Torrija tibia con helado de leche merengada, el Hojaldre Saint Honoré o el Postre de chocolate, calabaza, helado de avellana y aceite. Aunque nosotras te recomendamos la Copa de piña colada con caviar de mango. Simplemente irresistible.

Además, en Popa, cada detalle cuenta, desde la presentación del plato hasta la música, porque menuda playlist, todo lo mejorcito reunido entre cuatro paredes. Es una experiencia sensorial, todo guarda armonía: vista, tacto, olfato, oído y, sobre todo, buen gusto.

Y qué quieres que te digamos… Sabemos que ya te hemos convencido.

Dirección: Santa María Magdalena, 14 (edificio Proa).

Teléfono: 91 345 98 31

Horario: M-S: de 12:30 a 16 h y de 20 a 00 h. Domingos de 12 a 16 h