Los tiempos están cambiando, a medida que los días, los meses y los años pasan. Nuestro mundo se modifica. Sin saberlo, las tecnologías avanzan y nos ofrecen posibilidades muy variadas para desarrollar nuestro trabajo. Y, como todo, nuestros recursos también necesitan este tipo de ayudas. En este caso vamos a hablar del renting tecnológico, una modalidad innovadora que puede hasta cambiarte la vida.

El renting tecnológico se trata de la adquisición temporal de equipamiento tecnológico está poniéndose de moda. Todo esto es debido a que los instrumentales suelen ser muy caros y las empresas necesitan financiarse de otra manera. Lo más reconocido es el renting de vehículos de automoción, donde las empresas se encargan de pagar tanto la gasolina como el seguro. Esto ayudaba a estabilizar sus cuotas y a ofrecer una mayor comodidad a los proveedores.

La principal característica de esta modalidad es la financiación por cuotas del equipo. Es decir, no existe la necesidad de tener que pagar todo inmediatamente. Además, gozan de la particularidad de los seguros y mantenimiento técnico pertinentes. Incluso, el proveedor tiene la posibilidad de cambiar y acordar los términos de los recursos y ofrecer una actualización del sistema. La única condición que todos compartes es que al final de este contrato se devuelvan los dispositivos usados.

Sin embargo, hay que diferenciar este renting del leasing. Mientras que el primero solo ofrece la opción de alquiler, el leasing proporciona la oportunidad del famoso “alquiler con opción a compra”. Esto podría ser muy útil cuando, al acabar el periodo adquisición, los beneficios de apropiarse del dispositivo son mayores que de devolverlo. Aunque se debe consensuar un pago mayor.

Algunos de las ventajas que el renting nos ofrece son muy variadas. La flexibilidad de no tener que aportar inmediatamente el valor económico del equipamiento. Con ello, se reducirían los gastos externos que tiene hacer una empresa, y le permite una mayor libertad financiera. Además, si una compañía acaba de aparecer, acogerán estas ayudas con gusto. Esto se debe a que no poseen una gran cantidad de recursos financieros para invertir en tecnología.

Pero, por otro lado, también cuenta con algunas desventajas. No sabemos el funcionamiento de legal de todos los contratos entre empresas y proveedores. Y, asimismo, si somos una de estas nuevas compañías que se introduce en el mercado, desde un primer momento no vamos a tener la capacidad financiera para elegir las mejores alternativas.

Por último, si en algún momento te ha interesado esta posibilidad, tres empresas que se dedican a este renting tecnológico son Iberent, RSD y Microblau.


Iratxe Cuadrado

Escuchar música y escribir sobre ella es una de mis pasiones. Una vocación desde hace años en la que me involucro inconscientemente para desconectar. Siempre intento difundir mis gustos para compartir la felicidad que me producen.