sala de estar con tv y guitarra

Verano, otoño, invierno o primavera; cualquier momento es bueno para regresar al hogar que nos vio crecer. Eso incluye también el aspecto audiovisual de lo que llamamos “hogar”: un reducto de paz y tranquilidad en medio de la estresante vorágine del día a día. ¿Sabías que viajar al pasado para sumergirte en alguna de tus series favoritas puede ayudarte a ello, y mucho?

Como Proust con su magdalena, el recuerdo de lo que vivimos remolonea en algún rincón de nuestra memoria, aguardando las cosquillas que lo despierten. Entre estas experiencias sensoriales se encuentra, como no podía ser de otra manera, el recuerdo audiovisual. Toda una filmografía se despliega ante ti; seguro que eres capaz de destacar más de dos o tres títulos entre tu infancia y adolescencia. Seas o no seriéfilo, ver unos episodios de aquella serie de televisión que tanto te hizo disfrutar en el pasado hará aumentar tus niveles de serotonina y, por tanto, tu sensación de felicidad. Sucede lo mismo cuando escuchamos una vieja canción que nos traslada a un momento especial de nuestra vida o evoca una época agradable.

En pocas palabras, la serotonina es una hormona que resulta fundamental en la regulación del estado de ánimo y las emociones, ya que es capaz de generar en el organismo las reacciones químicas necesarias para incrementar nuestros niveles de bienestar.  El consecuente aumento de serotonina mediante la realización de actividades placenteras genera automáticamente percepciones de bienestar, relajación y positivismo.

pareja viendo series de tv
Fuente: Pexels

#Las series como refugio

El confinamiento durante la pandemia nos ha demostrado que la cultura es un lugar seguro, de encuentro, donde el núcleo familiar suele coincidir para pasar un buen rato y evadirse de una realidad inestable. Las series y las películas, al igual que los libros o la música, son un refugio de entretenimiento. Así, los psicólogos afirman que necesitamos “acudir a la familiaridad”: sentirnos arropados por aquello que produzca en nosotros una sensación de cercanía para crear un ambiente que no nos resulte hostil y contribuya a liberarnos de la tensión acumulada por el estrés y la incertidumbre. Buscamos, en definitiva, un espacio -privado o compartido- donde nuestra personalidad pueda desarrollarse sin ningún tipo de corsé. Y es ahí donde el factor nostalgia entra en la ecuación para dejarnos un sabor dulce.

familia sonriendo
Fuente: Pexels

#Nuestras recomendaciones

En ese intento por encontrar un lugar acogedor donde se active nuestra serotonina se encuentran las series. No hace falta que hagas bingewatching, porque las numerosas plataformas de contenidos y dispositivos de visualización permiten que disfrutes de todos los episodios que quieras mientras cocinas, planchas, comes, o te pones al día con los apuntes del cuatrimestre. Seguro que notas que te vas sintiendo más y más acompañado/a y consigues olvidar tus problemas por unas horas.

Si necesitas que te refresquemos un poco la memoria porque no sabes qué ponerte a ver después de lo que te hemos contado, tus deseos son órdenes. Esperamos que no te decepcionen y sean tan buenos como los recordabas. ¡Aquí van nuestras recomendaciones para viajar en el tiempo, urbanita!

#1 iCarly

En esta popular serie de Nickelodeon, que comparte creador con Zoey 101 y Victorious y productora con LazyTown, Carly Shay descubre cómo su vida da un giro cuando su propio programa de Internet se vuelve un éxito instantáneo entre los jóvenes en red. Mientras sus padres viajan al extranjero, Carly debe confiar en la ayuda de sus amigos Sam y Freddie, y su peculiar hermano mayor, Spencer, para hacer frente a su nuevo éxito.

Ahora que un revival de la serie ha visto la luz con algunos de sus protagonistas ya creciditos, parece el momento perfecto para volver a echarle un vistazo 9 años después y reírnos con sus chistes millenials. Lo mismo pasa con Friends, cuyo reencuentro en HBO ha abierto las puertas a todo aquel que quiera pasar buenos ratos en el Central Perk con los colegas de medio mundo.

#2 Buena suerte, Charlie

En todo listado no pueden faltar las sitcoms de Disney Channel, que marcaron a más de una generación de espectadores. El nacimiento de la hermana menor de PJ, Teddy y Gabe pone la casa patas arriba cuando su madre regresa al trabajo y es responsabilidad de los hermanos y del padre mantener la casa en funcionamiento y evitar que la pequeña Charlie se meta en problemas. En cada episodio, Teddy hace un video diario de Charlie para darle consejos de cara al futuro.

Hotel, Dulce Hotel, Raven, Los Magos de Waverly Place o Hannah Montana son otros títulos emblemáticos que puedes disfrutar al completo en Disney+.

#3 Glee

El mundo de la música, con sus luces y sombras, siempre ha sido uno de los temas recurrentes de las ficciones para niños y adolescentes. Basta recordar el boom de High School Musical y Camp Rock, entre muchas otras creaciones de las que surgieron estrellas. En el caso de Glee, comedia musical de la FOX, un profesor optimista intenta inspirar a un grupo de artistas del montón para llevar el club musical de la secundaria McKinley de nuevo a la gloria y tomar parte en la competición nacional.

Así que ya sabes: si te apetece ponerte a cantar y bailar, encontrarás todas las temporadas en Netflix y Amazon Prime Video.

#4 Phineas y Ferb

Lo sentimos, pero es un must incluso entre el público joven-adulto. Una serie de animación a la altura de Bob Esponja, Kuzco: un emperador en el cole y míticos animes como Doraemon o Mermaid Melody. Sigue las vivencias de Phineas Flynn y su hermanastro británico Ferb Fletcher durante unas vacaciones de verano interminables.​ Cada día, los chicos se embarcan en un proyecto nuevo y espectacular, lo que molesta a su hermana Candace, que trata constantemente de chivarse a sus padres.

Tienes todas las aventuras de los hermanos a un golpe de click en la plataforma Disney+.

#5 Érase una vez

Aunque sus últimas temporadas fueran especialmente criticadas por la dudosa calidad argumental, es un clásico y teníamos que dejarlo por escrito. Esta es la historia de un mundo en el que los cuentos de hadas y la vida moderna colisionan. Emma Swan está satisfecha con su vida como policía cuando Henry, el hijo que dejó en adopción hace más de una década, se presenta en su casa y le cuenta que es la hija de Blancanieves y el Príncipe Azul. La serie de ABC, sucesora de Lost, sigue a varios personajes de la literatura popular y el folclore que fueron transportados al mundo real y a quienes robaron sus recuerdos originales mediante una poderosa maldición que pesa sobre la ciudad ficticia de Storybrooke.

Por acuerdos comerciales, la serie fue retirada de Antena 3, así como del catálogo de Netflix y Amazon Prime Video en 2020, pero en nuestro país aún se puede ver en Disney+, spin-off incluido.


Raquel R. Incertis

Mitad música, mitad palabras, 100% historia basada en hechos reales. Escritora de literatura infantil y juvenil. Amante de las Humanidades y de la cultura en general, vivo en un constante viaje de aprendizaje dentro y fuera de la UC3M. Aunque el periodismo es mi pasión desde niña, también me pica el gusanillo de la política, el cine, el marketing, el emprendimiento y los idiomas.