El país “vecino”, como solemos llamarlo, alberga lugares mágicos para todos los gustos. Recorrer Portugal es una experiencia imperecedera y en el que el tiempo no lo convertirá en efímero. Playas paradisiacas, ciudades bellas, casas de colores, personas acogedoras y una cultura de la que te enamorarás fácilmente. Todo eso y mucho más es Portugal porque todos los calificativos se le quedan cortos. Apunta estos lugares porque se convertirán en destinos ansiados.

Oporto

Oporto es la ciudad de las bodegas y del rio Duero. Pasear por la ciudad es toda una experiencia porque fácilmente pasas del Jardin del palacio de cristal hasta pasear por la Riviera escuchando un fado. Catedrales o museos pueblan esta ciudad cercana a la frontera gallega. También, la ciudad presume de tener la biblioteca en la que se rodó Harry Potter. Sinceramente, la biblioteca es bonita aunque pequeñita y el tiempo de espera (más de dos horas) no merece la pena. Mejor indagar por sus callejuelas o hacer un recorrido por alguna de las famosas bodegas y terminar saboreando vinos. Tampoco podéis iros sin probar los famosos pasteles de nata, un delicioso postre que hace relamerte.

Guimaraes

Al norte de Oporto se encuentra esta ciudad pequeña por la que puedes pasear para conocerla durante medio día. Llaman la atención sus casitas de colores y los bellos edificios.

Playa de Miramar

Los más playeros disfrutarán con una de las playas más sorprendentes que yo haya visto en mi vida. La longitud se pierde a la vista, sin alcanzar ver el final de la arena. Sin apenas viento y con algunas olas. La playa fue considerada una de las playas más bonitas de Europa y, sin duda, merece ese premio. En el centro de la misma, una casita blanca deshabitada es golpeada por las olas y uno puede acceder a ella con la marea baja. En las rocas encontrarás pesqueros. Una playa que respira verdad, cultura y sal.

Aveiro

Considerada la Venecia portuguesa. Es pequeñita pero encantadora y muy cuidada. Canales donde te puedes subir a barquitos típicos y puentes llenos de lazos que simbolizan promesas de amor. Elementos que generan un halo mágico. Si uno decide ir, los postres son deliciosos, os recomiendo: el pan de lao y los oves moles.

Nazaré

Las olas más grandes del mundo se han registrado en la Playa do Norte. Nazaré presume de tener un pueblo bonito y unas playas espectaculares, aunque peligrosas. También es considerado una meca del surf y muchos son los que han probado sus olas. Separando las dos playas principales, un faro al borde de acantilado sirve de museo del surf. Educativo y muy bonito.

Sintra  

Sintra es una ciudad para patear porque lo más bonito se ve usando los pies de brújulas. El pueblecito, la comida y los palacios hacen que tenga un aura especial. El palacio de la Pena es precioso, con sus colores rojos y amarillos. Os recomiendo daros la paliza andando hasta subir al palacio porque el trayecto a través de un bosque merece mucho la pena.

Portugal merece y mucho la pena, otros destinos no mencionados podrían ser Lisboa coronada por un puente de más de 12 kms y una ciudad llena de recovecos. Otra opción sería ir a una zona más turística como es el Algarve (al sur de Portugal) con un clima inmejorable y algunas de las playas más bonitas de la península, como es la playa de Benagil.


Oliver De la Torre

Soy un joven corriente con nombre extranjero. Escribo sobre cultura y aquello que me haga aprender nuevas cosas. Vuelo y me alimento de mis pasiones, ya sea cine, libros o música. ¿Qué seríamos sin el arte?