amor

La primavera es la mejor época del año para enamorarse” y “la primavera la sangre alterason frases más escuchadas que el número uno de Spotify, hasta el punto de que les llegas a coger tirria. ¿Por qué tengo que encontrar el amor en esta época, que llueve, cambia el tiempo cada dos segundos y estoy hasta arriba de exámenes?

Sinceramente me presento como portavoz de las personas en contra del amor de primavera. Igual soy el único, pero la verdad es que, tras meses y meses de encierro, de comerme todos los helados y chocolates de los supermercados mientras arraso con las series de Netflix, HBO y Disney+ lo último que quiero es pensar en el amor.

La sangre se me altera, en eso hay razón ¡pero para fiesta y disfrutar del buen tiempo!

Personalmente, la idea de ir a un parque o bosque en el que todos los árboles estén floreciendo y hacer un picnic idílico con el chico o chica que tanto te gusta. No digo que no pase, simplemente no es mi estilo. Siendo estudiante, en primavera busco despejarme a final del día tomando unas cervezas con los amigos, no involucrarme en crear lazos que me aten sentimentalmente a otra persona. ¿Te crees que no tengo ya una relación? Pues sí, con la universidad, es duradera y me encuentro en la recta final, en el período que más me exige.

Me parece tan surrealista este amor como la historia del zapato de Cenicienta.

Por eso no puedo permitirme estar con la cabeza en otro sitio o invirtiendo ganas y tiempo en otra cosa que no sea mi futuro. Además, ¿nadie se ha parado a pensar en las personas con alergia? Me parecería hasta amenazante que alguien quisiera llevarme a un jardín lleno de flores, polen e insectos.

No creo que sea la mejor época para conocer a alguien, porque al final con la única persona que mantendrían una relación sería con la enfermera y la cortisona. Por todo ello, prefiero reservarme para mí mismo y centrarme en los estudios para poder disfrutar de unas buenas vacaciones, y quien sabe si un idílico amor de verano.


Martín Castro