La industria musical puede llegar a ser un mundo difícil, lleno de presiones y estereotipos. Aunque la situación va cambiando para las mujeres, gracias a movimientos como el #MeToo o destapando escándalos, aún queda mucho camino por recorrer.

A las artistas femeninas se les exige mucho más: deben estar perfectas, deben dar siempre el 100%, deben ser correctas… ¿Pero qué ocurre cuando no es así? Algunas mujeres han sido juzgadas por la prensa y distintos usuarios por ir por la calle sin arreglar. Y no solo eso, sino que su cuerpo también ha sido objeto de burla. La cantante Billie Eilish apareció recientemente con ropa más ajustada de lo que suele llevar. Muchos sintieron la necesidad de comentar sobre su cuerpo, a lo que la cantante respondió “por eso llevo ropa grande y holgada. Nadie puede tener una opinión, porque no ven lo que hay debajo”.

Continuando con el bodyshaming, otras artistas han sufrido acoso y comentarios poco agradables por su forma de vestir. Miley Cyrus no es ajena a esto, ya que, aparezca con poca o mucha ropa, siempre hay alguien que tiene que opinar. Cuando Cyrus empezó su era Bangerz, decidió cambiar radicalmente su imagen de chica Disney. Comenzó a llevar menos ropa, arriesgarse más con su música y mostrarse más sexual. Todo esto no tiene nada malo, salvo si eres una mujer. A día de hoy, esto sigue teniendo repercusión en la cantante. Si aparece con ropa, se la juzga; si aparece sin ella, también.

Otras artistas que tampoco se libran de ser juzgadas son las chicas de la girlband británica Little Mix. La situación llegó a tal punto que, una de sus integrantes, Jesy Nelson, decidió abandonar el grupo por las presiones de estar en una banda. Durante años, la ex integrante de Little Mix sufrió cyberbullying. Fue encasillada como “la gorda y fea del grupo”, y el acoso casi le costó la vida. En noviembre de 2013, intentó suicidarse con pastillas, pero su pareja de entonces la encontró a tiempo y llamó a una ambulancia. En septiembre de 2019, la BBC lanzó Odd One Out, el documental donde Jesy Nelson contaba el acoso que sufrió, y sigue sufriendo. A pesar de la terapia y el cariño de los fans, Jesy nunca consiguió recuperarse del todo, perdiendo así su amor por la música y tomando la decisión de dejar Little Mix.

Y las mujeres no solo deben enfrentarse a comentarios sobre su cuerpo y su forma de vestir, sino que también juzgan su música. Las artistas deben reinventarse cada vez que aparecen con un nuevo proyecto, tal y como explicó Taylor Swift en su documental Miss Americana. “Las artistas femeninas se reinventan más que los hombres porque si no es así se quedan sin trabajo. A los 35 años no sirves más para la industria” comentó la cantante. Siguió explicando que, a las mujeres, se les pide facetas nuevas, “ser original, joven, pero de la manera que ellos quieren.” Swift continuó y dijo que, al reinventarse, no solo debe ser interesante y entretenido para el resto, sino que tampoco puede ser algo muy loco que pueda “incomodarlos”.

Algo similar pasó con Lady Gaga en 2009. Un entrevistador le preguntó si no estaba “asustada por si sus letras provocativas ecplisaban su talento”, a lo que ella respondió “no estoy asustada… ¿lo estás tú?” A continuación, añadió que “si fuese un chico y estuviese aquí sentada con un cigarrillo y mi mano en la entrepierna, hablando de cómo hago música porque me gustan los coches rápidos y f*llar con chicas, me llamarías estrella del rock. Pero cuando lo hago con mi música y mis videos, porque soy mujer y hago música pop, me juzgas y dices que es una distracción.”

“Solo soy una estrella del rock.” -Lady Gaga

Lady Gaga hablando de feminismo y estándares dobles

Además, no solo se enfrentan a comentarios de todo tipo sobre su cuerpo o su música, también por su vida personal. En muchas ocasiones se ha calificado a las mujeres de la industria musical como “novia de” o “la ex de”, sin tener en cuenta su talento. Esto lo sufrió Ariana Grande. Ella misma explicó en un video que no es ni la ex de Big Sean ni la “posible nueva novia” de Niall Horan.

“Soy Ariana Grande, y si eso no es interesante para ti, no me hables”

La cantante también sufrió preguntas sexistas en una entrevista de radio, donde le preguntaron “si pudieras elegir entre usar tu móvil o maquillaje una última vez, ¿cuál elegirías?” A lo que Ariana respondió que si pensaba que eso era lo único en lo que piensan las mujeres. Continuó educándole en por qué estaba siendo sexista , en un punto, también homófobo.

Ariana Grande en una entrevista donde recibió preguntas sexistas

Estos son tan solo algunos ejemplos de las situaciones y comentarios a los que las mujeres deben enfrentarse en la industria musical. Aunque, poco a poco, vayamos mejorando, aún queda mucho por recorrer para que las artistas dejen de sufrir estas presiones.


Paula Jiménez

Periodista en proceso de creación. Apasionada de Disney, viajar y todo el periodismo internacional. En un futuro, espero poder vivir en todos los lugares posibles. Como dijo Walt Disney una vez “the era we are living in today is a dream coming true.”