Si hay una mujer a la que Status of Empire deseaba dar cabida aquí, solo podía tratarse de alguien con una trayectoria y elegancia única. Feliz festín del martes, urbanita. Hoy conoceremos a la emblemática Beatriz Borromeo.

Además de sus trabajos en la radio y televisión en Italia, su viaje académico comenzó siendo dotado de una licenciatura en Derecho. Posterior a ello un Posgrado en Comunicación por la Universidad de Columbia puso la guinda del pastel. Una profesional de la información que sabe perfectamente qué decir y cómo hacerlo.

Beatriz Borromero trabajó como modelo para pagarse los estudios y su tío por vía materna es el conde Matteo Marzotto, dueño de una de las cuatro industrias textiles más grandes de Italia, que incluye a Hugo Boss y Valentino.

Afirma la «Modapedia» del medio de comunicación digital Vogue España, sirviéndose para ello de la documentación previa dejada por Leticia Echávarri en 2014 y María Mérida en 2017. Ambas compañeras del gremio. Las citas de este artículo provienen del archivo citado, ya que aguarda entrevistas realizadas.

# La apuesta por la libertad de Beatriz Borromeo

Sus testimonios a lo largo de diversas entrevistas concedidas han dejado ver su amor por la libertad. Ser independiente y escoger un camino es algo que algunas personas no llegan a conocer jamás. Sus palabras tienen peso suficiente para dar ejemplo y romper moldes establecidos en personas más jóvenes. «Mucha gente opina que por venir de la familia que vengo, no debería estar trabajando. Al menos en nada relacionado con lo mío. No entiendo del todo por qué no es adecuado que me dedique a esto debido a mis orígenes, pero es algo que se dice mucho en Italia.»

Cuando anuncia «de la familia que vengo» se refiere a los Medici. Lo sencillo, para una personalidad poco inquieta sería hacer uso del apellido, sin embargo, su espíritu insaciable por plasmar diversa información en documentales y programas ha sido resplandeciente. Reconoce no depender económicamente de sus padres desde los dieciséis años. También hizo saber que no estaba muy ligada al mundo de la moda, pese a sus trabajos, no siguió adelante para poder abarcar otros campos de la información.

«Mamma Mafia» su primer documental, fue una revolución de todos los sentidos, pues los nervios estaban a flor de piel. Sintió un fuerte impulso de lanzarlo al mundo para contar la historia de una mafia matriarcal de la calabresa. Todo mientras se profundizaba en el narcotráfico entre América e Italia como tema de su tesis.

# La elegancia no se mide en Manolos altos

En cierta ocasión, se habló de moda con ella durante una entrevista. Como anteriormente se redactó, ella no se sentía atraída hacia ese mundo. Hay algo que sí plasmó y es su opinión sobre… «La elegancia, pero no creo que ésta se mida sólo en unos tacones”. No sin antes decir que sí le gustaba ese estilo.

En 2015 se casó con Pierre Casiraghi vestida de Valentino. Este día no pudo ser en otro lugar que Montecarlo, todo muy mágico. La elección fue discreta, sencilla y llena de seguridad. Muchas veces se ha dicho en este medio que la manera de vestir o de generar un estilo es más por actitud que por «llevar puesto». El poder de una actitud elegante es lo que caracteriza, no la firma ni la forma. Y a ella le sobraba para repartir, urbanita.

 elaweddingevents by INSTAGRAM

Ser dueña del destino, optar por la independencia y dejar una influencia admirada ha sido su cometido desde que era niña y acudía a manifestaciones con su madre. Predicar con el ejemplo de valentía no es sencillo a veces lamentablemente. Aunque si algo sale de aquí (más todavía) es que hay influencers más reales y no se catalogan como tal.


Carla Pérez Martínez