moda-sostenible-reutilizable

«Es hora de volver a cablear el sistema de la moda». Con esta frase comienza la actualización que ha generado BOF & McKinsey para su informe anual The State Of Fashion 2020. La pandemia COVID-19 ha cambiado los códigos hasta el momento establecidos por la moda, pero …¿queremos volver a la normalidad?.

La pandemia COVID-19 ha cambiado muchos puntos clave de la moda, aparecen nuevas formas de consumo de moda, las firmas apuestan por la sostenibilidad y la digitalización, el fast-fashion ha pasado a un segundo lugar, y aumenta el valor de las firmas locales y nacionales.

Estos cambios no son eventuales, sino que han llegado para quedarse, para no volver de momento a la situación pre pandémica. Podemos decir, que casi inconscientemente hemos cambiado el rumbo de la industria de la moda, dejando de lado a la sobreexplotación de los recursos y la producción en cadena, para pasar a una moda más independiente, personal y cuidadosa.

#Cambios de consumo en la moda

El punto más destacado en esta era COVID-19, es el cambio en el consumo. Ahora los consumidores prefieren comprar online, las tiendas físicas se han quedado en segundo lugar, al principio este cambio en el modelo de consumo se achacó al miedo al contacto físico, también tuvo gran importancia las diferentes restricciones de movilidad.

Pero tras pasados unos meses podemos hablar de comodidad. La pereza se ha apoderado de los consumidores, estos prefieren teclear en casa antes de salir de compras a tiendas físicas. El comercio electrónico de moda ha aumentado en 10 puntos con respecto a datos anteriores a la pandemia, los especialistas en ecommerce no prevén que este hecho cambie tras la llegada de la nueva normalidad.

#Apuesta por la sostenibilidad

Otro cambio que ha revolucionado las bases de la moda, es la apuesta por la sostenibilidad. Desde el inició de la pandemia, las firmas de moda han tomado aún más conciencia por el consumo sostenible, según el US Cotton Trust Protocol las empresas dedicadas a la industria textil han producido este año un 42% de forma sostenible, usando material primas con menor impacto para el planeta.

El estudio también apunta a un aumento de la sensibilidad por parte de los consumidores, por ello, podemos decir que el conscious fashion ha llegado para quedarse. Esta nueva ola sostenible no solo es cuestión de la alta costura, cierto que hay pioneras como Stella McCartney, Vivenne Westwood o Jasmin Larian, pero la moda fast-fashion también se ha sumado a la revolución sostenible, como es el caso de H&M.

#La moda deja de lado el fast-fashion

Debemos seguir hablando sobre el fast-fashion, y es que muchos apuntan a que tras la COVID-19 su final está más cerca de nunca. La sostenibilidad a dado paso a los diseños más cuidados, personales y sobre todo artesanales, adiós a los armarios compuestos por diseños clones, y damos paso a la personalización y minuciosidad.

Esta evolución no ha sido solamente cuestión de la pandemia, sino que las nuevas generaciones ya venían apostando por una estética, diseños y marcas que expresasen unos valores e identidad propia. El consumo de ropa local se suma a los nuevos hábitos de consumo,  provocando un incentivo hacía la economía local, y un apoyo hacía iniciativas personales de forma directa.

#La llegada de las pasarelas digitales

Y por último, no podíamos cerrar este repaso por los cambios que han llegado para quedarse, sin nombrar las pasarelas digitales. Las limitaciones sanitarias hicieron que las pasarelas de esta temporadas fuesen trasladadas a un entorno digital, hemos visto gran cantidad de propuesta en “Fashion Shows Films”.

En estos micro espectáculos fílmicos los diseñadores tienen mayor capacidad de creatividad e innovación, pero cierto es que se pierde la esencia del contacto directo con el público. Sin duda, posteriormente volveremos a ver shows films de colecciones y pasarelas con público, emergiendo por entonces una sinergia entre lo digital y el contacto directo.


Olga Juárez

Periodista y documentalista, dispuesta a aceptar nuevos retos y a adaptarme a cualquier cambio que me haga salir de mi zona de confort.