zona de confort

Dicen que antes de zambullirse a la piscina, de salir de la zona de confort, siempre se tiene miedo (y qué cierto). Quizás es la manera que tiene la vida de prepararnos (y prevenirnos). Nos ponemos en la peor situación y a la que más tememos: el fracaso. Por eso tenemos miedo antes de comenzar nada. ¿Y si se ríen de mí? ¿Y si me quedo en la ruina? ¿Y si no lo consigo?… Pero ¿quién dijo que el miedo era un impedimento?

Las personas más exitosas del planeta también sintieron temor antes de comenzar sus proyectos. Al fin y al cabo, también son de carne y hueso. Lo que les diferencia del resto es que continuaron su trayecto. Y estoy segura de que su éxito fue fruto de esfuerzo y dedicación, al igual que de saber escoger las oportunidades que los golpes de suerte les brindaron.

Hola, soy Candela Jiménez y (al menos por un tiempo) este será mi artículo de despedida de Status of Empire. Lo cierto es que comienzo un nuevo periodo en otro medio, un medio audiovisual, al que llevo admirando desde que tengo uso de razón. Y al igual que vosotros, urbanitas, yo también tuve miedo cuando me avisaron de que comenzaría esta nueva aventura. Al final, uno nunca sabe si es suficiente o si va a estar a la altura para enfrentarse a su reto.

Ser joven. ¿La agonía o la salvación?

Somos jóvenes. Y somos la generación más preparada. Sin embargo, cuando nos adentramos en un nuevo comienzo sentimos que no tenemos ni idea de nada. Y lo peor es que es cierto: sentimos que no hemos aprendido nada, que todo lo que creíamos era falso o que, lo que, lo que creíamos imposible nos descuadra los esquemas. Somos jóvenes, pero eso no significa que seamos incapaces de lograr lo que los que están en lo más alto son capaces de llegar.

Ensayo y error

Una de las claves en las que se encuentra la victoria sobre el miedo es el caer en el error. Y ensayar todas las veces posibles hasta conseguirlo. Quédate con esta frase: le dedicarás tanto tiempo a tu proyecto en función de la importancia que le des. No importa si el proyecto es aprender un nuevo idioma, escribir un libro, emprender, comenzar a trabajar en un lugar soñado o si es dominar un paso de baile. No importa la dimensión, dificultad, temática o cualidad: cualquiera que sea el proyecto será suficiente para que, si no sale bien, le dediques tu tiempo para practicar.

“Le dedicarás tanto tiempo a tu proyecto en función de la importancia que le des”

A veces llevamos por bandera que, si no nos sale bien a la primera, si no hemos nacido con un “don” especial para ello, si no somos el Mozart de nuestra materia, no valemos. Pues déjame decirte que eso es una historia que los que se lo trabajaron de verdad se inventaron para que tú no logres lo que quieres lograr.

Vale la pena salir de la zona de confort

Cuando tienes miedo es porque quieres salirte del guion, o dar un paso fuera de la zona de confort. Tener miedo no justifica no hacer algo. Todo lo contrario, urbanita. Tener miedo es una de las mejores señales que tu cuerpo podría otorgarte. Te empuja para avanzar, para dar el salto a la piscina. Puede sonar a frase de abuelo carca, pero realmente, el único fracaso es aquello que no se ha intentado. Y por todo esto siempre digo, que, si tienes miedo, sales de la zona de confort y entonces es que merece la pena ir a por ello.


Candela Jiménez

Periodista. Adicta a la radio y a la televisión desde pequeña. Cubro parte de la información local de Madrid en Cadena SER. El tiempo proveerá. ¿Qué digo siempre?: "No aceleres algo que quieras que dure para siempre".