Es tiempo de Adviento en la revista Status of Empire, y hoy, día 1 de diciembre, en nuestro primer día de Advent Time By SoE hablamos con Sandra Barneda sobre todos los detalles de su último libro Un océano para llegar a ti, galardonado con el puesto finalista de los Premios Planeta 2020. Una edición con alma de mujer y en un año marcado por la covid-19, la pandemia y los confinamientos.

Pero al mismo tiempo un año 2020 que ha marcado un antes y un después para esta escritora y presentadora de televisión. Desde el éxito de audiencias de la mediática La isla de las tentaciones hasta llegar a los Premios Planetas 2020 celebrados el pasado mes. Dos mundos, el televisivo y el literario que en Sandra Barneda encuentran un nexo en común. Su dedicación, su esfuerzo y su profesionalidad.

Primero de todo, felicidades Sandra por ser finalista del Premio Planeta 2020. ¿Qué sentiste cuando te enteraste del galardón?

Sentí un cúmulo de buenas sensaciones. Son esos picos de la vida donde estás en una nube de la que no te quieres bajar. Llevo unas semanas con tantas cosas, tantos actos por la campaña de promoción, la cual comenzamos hace unos días, que todavía no he tenido tiempo de tomar distancia y saborearlo con tranquilidad. Ser finalista del Premio Planeta es entrar en un elenco exclusivo de escritores galardonados con el premio más importante de nuestro país. Todo un honor y una responsabilidad. Estoy muy agradecida y feliz.

La promoción del Premio Planeta siempre reúne a miles de lectores de todo el país en charlas, firmas de libros… En esta edición, tan marcada por la pandemia, ¿en qué va a consistir la gira?

¡Lo iréis descubriendo! Desde hace unos meses tenemos que acostumbrarnos a vivir bajo el paraguas de la incertidumbre. Y este año montar algo de esta envergadura es complicado. La promoción de los Premios Planeta dura todo el año, y con este largo plazo está jugando el equipo de prensa de la editorial para organizar la campaña.

La ventaja que vamos a tener en esta edición es que no nos ha pillado de nuevas y por supuesto la tecnología va a ser nuestra mayor aliada. Vamos a estar de forma presencial en todos los lugares que las circunstancias nos permitan, pero siempre nos tendréis en digital. Un formato que si no llega a ser por la covid-19 nunca se habría pensado si quiera en organizar.

“Sentí un cúmulo de buenas sensaciones. Son esos picos de la vida donde estás en una nube de la que no te quieres bajar”

Para situar a las futuras lectoras, ¿cómo comienza Un océano para llegar a ti?

La historia parte de un elemento catalizador, como cualquier suceso traumático que te hace detenerte en el tiempo. A Gabriela, la protagonista, esta pérdida le sacude y le obliga a volver a casa. A partir de ese momento, toda la historia se precipita.

Tras este tiempo sin publicar, justo llega esta novela acompañado del Premio Finalista. ¿Qué te impulsó a escribirla?

Quería en este caso adentrarme en una historia mucho más intimista. Necesitaba escribir una historia en el seno de una familia nuclear pequeña. Quería hablar de la forma en la que nos comunicarnos. Como los malentendidos y las cuentas pendientes nos alejan muchas veces de las personas que más queremos.

En Un océano para llegar a ti hablas sobre la familia, la pérdida, el amor… Al leer la sinopsis llama la atención lo actual que es el libro. Ya que, desgraciadamente, este 2020 nos ha tocado enfrentarnos a varias de las situaciones que propones.

Es… paradójico. Terminé la novela en marzo, ni siquiera… ni yo ni nadie sabía que nos iba a suceder todo lo que estamos viviendo. Y es verdad que es una novela muy para leerla ahora que reconforta, que da muchísima esperanza. Y, sobre todo, nos habla de valorar lo pequeño, en fijarnos en todas aquellas cosas en las que a veces no reparamos, pero nos hacen tan felices. Un océano para llegar a ti construye puentes emocionales. Creo que es importante ahora recordárnoslo.

Que vea la luz en un momento como este… es esa serendipia de la vida. Hace dos años, cuando empecé a plantear la historia ni siquiera me hubiese imaginado que una cosa así pudiese llegar a ocurrir. Me parece que es una novela absolutamente idónea para los tiempos en los que estamos viviendo.

“[Un océano para llegar a ti] nos habla de valorar lo pequeño, en fijarnos en todas aquellas cosas en las que a veces no reparamos, pero nos hacen tan felices”

Sandra, ¿De dónde nace la inspiración para esta novela?

Un océano para llegar a ti nace de la necesidad que tenía de hablar. Vas tirando del hilo emocional y pensando en cómo establecer una historia en la que se hable de los problemas de comunicación que tenemos. Cómo a veces nos distanciamos sin quererlo de las personas que más queremos. A partir de ahí fui creando la historia. Ubicándola en un marco inmejorable como es Candelera, este pueblo de Ávila al que llaman “la pequeña Suiza” (protegido como está por la Sierra de Gredos) que tiene una energía especial y una belleza única.

Poco a poco fui complementando, buscando documentación sobre la pérdida, el budismo y los 49 días en los que tarda en salir el alma de cuerpo y entrar en otra. Me parecía fantástica para enmarcar a dos personas, padre e hija, que casi ni hablan y ni se conocen y tener que estar ahí. Juntos, de alguna manera.

Además de a la escritura, dedicas parte de tu tiempo a tu faceta periodística. Una muy mediática, por los programas de gran éxito de audiencia que presentas. ¿Cómo compaginas a estas dos ‘Sandras’, en un principio, tan dispares?

Creo que la Sandra escritora y la Sandra presentadora de realities son complementarias, aunque igual el público de cada una no lo es tanto. Habrá gente que me conozca como escritora que no ha visto los programas que hago en televisión o viceversa. No obstante, son dos mundos complementarios y que en mi caso me reconfortan. Me hacen tener bastante equilibrio en mi vida. La televisión te hace estar mucho más para fuera y la escritura es un trabajo de humildad diario, de palabra tras palabra.

“Son dos mundos complementarios y que en mi caso me reconfortan. Me hacen tener bastante equilibrio en mi vida. La televisión te hace estar mucho más para fuera y la escritura es un trabajo de humildad diario, de palabra tras palabra”

Centrándonos en este último, ¿tienes algún nuevo proyecto en proceso?

Ahora mismo… por supuesto soy una creadora de historias y seguiré creando historias, eso seguro. Pero ahora mismo, necesito disfrutar. Encargarme de esta promoción tan exigente y sobre todo, vivirla al 100%. Y también de los proyectos televisivos que tengo.


Ana Rodríguez Salinas

Amante del cine, la danza, el teatro y los buenos libros. Me encanta escribir sobre la Cultura, pero, sobre todo, aprender cada día un poquito más de ella