No es ningún secreto que nuestra época favorita del año suele ser el verano. Porque no nos engeñamos, las vacaciones son el único momento en el que podemos desconectar y alejarnos de nuestra rutina con un buen mojito en la mano. Por ello, el estrés que sufrimos con la vuelta al trabajo suele acabar desembocando en un problema, el denominado síndrome postvacacional.

“Los síntomas de este síndrome, pueden variar dependiendo de quién lo padezca, de hecho, se pueden agravar hasta tal punto que pueden producirse problemas psicológicos graves. Entre los principales síntomas, se encuentran el insomnio, la falta de concentración, los cambios de humor, el cansancio o la debilidad generalizada, la ansiedad o incluso el estrés” advierte la psicóloga general sanitaria Alicia Navarro Fuentes.

Es por ello que, para paliar sus efectos, muchos recurren a modificar los hábitos que han adoptado durante sus vacaciones para prepararse mentalmente a la vuelta a la rutina. Respetar las horas de sueño, moderar el consumo de alcohol o cafeína, seguir una dieta equilibrada o empezar a hacer ejercicio, suelen ser algunos de los consejos más comunes.

“Al tratarse de un síndrome que aparece debido a una mala situación en la vida cotidiana, lo que habría que hacer sería reducir la sintomatología ansiosa o depresiva y trabajar en profundidad sobre lo que está ocurriendo en la rutina”

Sin embargo, según la experta Navarro “al tratarse de un síndrome que aparece debido a una mala situación en la vida cotidiana, lo que habría que hacer sería reducir la sintomatología ansiosa o depresiva que se esté dando en ese momento, además de trabajar en profundidad lo que está ocurriendo en la rutina de día a día”. Para ello, habría que hacer un análisis de nuestra rutina para saber qué es exactamente lo que nos está causando malestar.

La falta de motivación laboral, un periodo vacacional demasiado largo, o incluso un proceso vacacional demasiado cansado, podrían ser algunos de los motivos que provocan la aparición del síndrome postvacacional. Además, de que, en muchas ocasiones, la escasez de días de descanso, también podría provocar la aparición de este síndrome, ya que no nos permitiría desconectar totalmente de la rutina” comenta la psicóloga Alicia Navarro.

Estos meses de pandemia, se han aumentado los casos de personas afectadas por el síndrome postvacacional, ya que hay muchas personas con síntomas de ansiedad o depresión

“Igualmente, debido a estos meses de pandemia, se han aumentado los casos de personas afectadas por el síndrome postvacacional, ya que hay muchas personas con síntomas de ansiedad o depresión. Además, durante el periodo vacacional, aunque te relajes a la hora de controlar el contacto social, cuando vuelves a la rutina te puede generar un aumento de ansiedad por el hecho de intentar volver a controlarlo. Por lo cual, mezclado con la vuelta al trabajo y a la rutina, puede hacer que aumente el hecho de que aparezca el síndrome postvacacional” explica Alicia Navarro.

De este modo, la mejor opción cuando el síndrome postvacacional comienza a aparecer es analizar en profundidad aquellas cosas que pueden alterar tu bienestar e intentar cambiarlas. Porque muchas veces el problema va mucho más allá de lo que parece en un primer momento. Y si algo debemos tener claro es que nuestra salud mental es nuestra prioridad.


Ana Díaz Barranco

Madrileña y oficialmente periodista. Escribo sobre arte y cultura, la mayoría de las veces, pero desde que descubrí psico no he vuelto a mirar atrás. Porque como decía Voltaire "La escritura es la pintura de la voz". Y que mejor voz que la nuestra para dar a conocer todos aquellos problemas y cuestiones de la vida que rondan nuestra cabeza.