Todo lo que vemos, lo que experimentamos, lo que sentimos, lo que debatimos y cómo lo argumentamos va añadiendo nuevos matices a nuestra mentalidad; a veces, incluso, algo nos hace dar un giro de 180 grados. Incluido en las series.

Centrémonos en el contenido audiovisual. ¿Cuál es el objetivo? ¿Por qué rodar esta película? ¿Por qué lanzar esta serie? ¿Y este corto? ¿Y este micro-corto?

A lo largo del pasado confinamiento, “la cuarentena”, muchos artistas e influencers en las redes sociales reivindicaban el factor de entretenimiento que tienen las historias, ya sean narradas, cantadas, ilustradas o filmadas. ¿Son las series una mera forma de pasar el tiempo?   Desde los inicios del cine, esta ha sido una de las incógnitas o temas más debatidos, ¿cuál es su propósito, si lo hay? Y si entendemos el audiovisual como un arte, ¿cuál es el propósito del arte? ¿Todo el contenido audiovisual es arte o hay una parte que ha llegado a ser tan comercial que se ha convertido principalmente en un producto? 

Tomemos las historias narradas, por ejemplo, los cuentos. Dentro de este mundo encontramos las fábulas, cuyo ingrediente principal es la moraleja, una pequeña lección que sacamos ejemplificada de la situación que se nos presenta. En este caso, podemos afirmar que el propósito último de estas es el de compartir una enseñanza. 

De igual manera, hay ciertas series, que nos conciernen hoy aquí, que podemos decir que su objetivo es el de cambiar nuestra mentalidad en algún aspecto.

Estamos hablando de series que arrojan algo de luz sobre otro tipo de realidades, con las que puede que no nos identifiquemos personalmente, o puede que sí, pero con las que, sin duda, encontraremos a lo largo de nuestra vida gente que así lo haga. O series que abordan temas tan cotidianos como tabú, series que eligen tomar otra perspectiva, series que nos van a hacer un click en la mente. Hemos elegido unas cuantas, disponibles en Netflix, con las que podéis empezar a reflexionar un poquito. Estas series no son solo para verlas por fuera y pasar un buen rato, que también, si no para desarrollar un poquito más nuestra empatía. No se trata de un ránking sobre cuál es la más rompedora, sino una lista con recomendaciones sencillas.

#1 Atípico (2017, 3 temporadas, pendiente la 4º para 2021)

Esta serie, creada por Robia Rashid, nos introduce en una familia cuyo protagonista es un adolescente con autismo. Las relaciones sociales que establece, con su hermana, su mejor amigo, intentando encontrar novia… Y cómo reaccionan estos mismos: una madre sobreprotectora, un padre que le cuesta expresar lo que siente, una hermana que a veces se siente demasiado secundaria o una novia desbordada por la franqueza desmesurada de nuestro joven Sam. Con un ritmo ágil, sin tecnicismos ni explicaciones y sin mucho drama. Sin embargo, la anteriormente mencionada creadora, en su trabajo de investigación para esta serie consultó con Michelle Dean, profesora de la Universidad Estatal de California, quien trabajó en el Centro para Búsqueda de Autismo y Tratamiento de la UCLA.

# 2 Pose (2018, 2 temporadas, pendiente la 3º a finales 2020)

Incluso en la anteriormente mencionada Atípico, vemos hoy en día cada vez más visibilidad de las diferentes orientaciones sexuales. Sin embargo, lo que todavía no se ve tanto es la T de LGTB, la gente transexual y transgénero. En esta serie llena de glamour y pasarelas, nos adentramos en la subcultura underground the Nueva York, en los denominados “balls” donde se competía, a finales de los 80 principios de los 90, posando. ¿Quiénes competían? Familias. Familias formadas por una madre y sus hijos. Estas estaban conformadas por gente perteneciente a la comunidad LGTB, así como alguna que otra marginal. Les unía el sentimiento de rechazo que sufren por parte de la sociedad, así como las dificultades que eso conlleva: discriminación, problemas con las familias biológicas, no encontrar trabajo… Poco a poco nos imbuye en el día a día de gente que tiene que luchar simplemente por el hecho de ser como realmente son, y no hay mejor manera que hacerlo unidos.

También se incluye en la trama el tema del SIDA, las diferentes orientaciones sexuales y cuestiones de identidad de género y expresión del mismo.

#3 Sex Education (2019, 2 temporadas, 3º temporada confirmada, sin fecha)

Esta serie inglesa viene para revolucionarnos un poco las hormonas y abrirnos la mente. El sexo siempre forma parte de las tramas de series de adolescentes: la vida en el instituto, la pérdida de la virginidad, incluso de vez en cuando se comenta algún episodio de masturbación. Sin embargo, en Sex Education vamos a poder ver jóvenes perdidos, desinformados o incluso mal informados sobre todo esto. Se basa en el consultorio sexual que abre nuestro protagonista en su instituto. La salud y educación sexual es una materia que, por desgracia, no se suele impartir en estos centros. En la confidencialidad de unos baños medio abandonados podremos ver un montón de diferentes supuestos, dudas o problemas que les surgen a los personajes y cómo se intentan resolver.

#4 Black Mirror (2011, 5 temporadas)

Esta archiconocida serie nos ofrece una lección en cada episodio, no tiene desperdicio. Cada uno reflexiona sobre algún aspecto de cómo las nuevas tecnologías nos han afectado o nos podrían afectar en un futuro próximo. Bloquear a personas en la vida real, rebobinar nuestros recuerdos o los límites de la realidad virtual son algunos de los temas que nos podemos encontrar. Además de ofrecernos un formato poco habitual, cada episodio es conclusivo y no tienen relaciones de trama narrativa, si bien todos comparten esta temática con ciertos tintes tirando a lo oscuro y macabro en la mayoría de los mismo. Podemos decir que es una serie de mediometrajes de estética similar que abordan esta gran cuestión.

#5 Skam, temporada de Sana (Amira) (2015, 4 temporadas, finalizada)

Vaaaaale, esta no está en Netflix, me habéis pillado. No me podía quedar sin hablar de nuestra serie noruega favorita. En la última temporada de Skam, serie de instituto sobre un grupo de amigas, se centra la atención en el personaje de Sana, una chica musulmana. Sabemos algo, pero muy poco, en general, en España, sobre el Islam. Nuestra religión predominante nos hace olvidar a veces que existen otro tipo de prácticas religiosas. El día a día de esta chica practicante en Oslo nos ayuda a entender un poquito más sobre esta cultura.

En una encuesta que hicimos, la gente de Instagram nos dejó estas recomendaciones (a parte de las arriba mencionadas):

This Is Us, Bojack Horseman, How I Met Your Mother, Glee, Merlí, Evangelion, Humans, The Good Place, HIT, Big Mouth, Years and Years, Schitts Creek.