sexting

La primavera la sangre altera, eso lo tenemos claro. Y Selma, en nuestro segundo número descargable habla de amor, puentes contra la distancia y sexting. ¡Descubre su amor urbanita!

Vivimos en la época del sexting. No sólo porque el móvil se ha convertido en nuestra tercera mano, sino porque el confinamiento queramos o no, nos ha limitado un poquito la vida. Y el sexo claro. Así que, hoy vengo a hablarles a todos esos Quevedo y Góngoras que se quedan hasta las tantas de la madrugada inventando todos los escenarios posibles. ¿A favor o en contra de la prosa del siglo XXI?

Los cargos contra el acusado son: debes tener cuidado, como te pillen… ¿y si lo divulgan por ahí? De pequeño recuerdo cómo me escandalizaba cada vez que saltaban las fotos de una chica desnuda del instituto. ¿Cómo había sido esa chica tan tonta para hacerse esas fotos? ¿Por qué lo había hecho? ¿Qué necesidad tenía? El punto, que muchas veces se nos olvida, es que la pregunta no es por qué lo hacemos sino por qué somos vulnerables a ello. Hacer sexting, o mandar nudes, evidentemente supone un riesgo. El riesgo de la persona en la que confías para compartir un momento íntimo lo divulgue. 

“Me he dado cuenta de que cuando se filtran tus fotos a quien hay que cuestionar, mirar y señalar es al culpable: aquel que las difunde

Conforme he crecido, me he dado cuenta de que cuando se filtran tus fotos a quien hay que cuestionar, mirar y señalar es al culpable: aquel que las difunde. Dejémonos ya de insultos y murmullos arcaicos por favor, que estamos ya mayores. El único inconveniente real del sexting, como en el amor o en la vida en general es fallar en escoger en la persona en la que confías.

Así que, igual que si te decepcionan, la culpa es de quién te ha fallado, en este caso también.  Fantasear y divertirse a través del sexo es siempre algo positivo. Nunca debemos avergonzarnos por hacer algo que nos apetece y que no daña a nadie.  Pensar y repensar con tu pareja sexual es un placer que, si no has probado, te invito a que lo hagas. Mis argumentos a favor son claros: exploras tu sexualidad, conoces a la otra persona y todo esto en el espacio seguro que es la imaginación (a prueba de momentos incómodos).

El sexting puede tender los puentes que le faltan a tu vida sexual

El sexting puede tender los puentes que le faltan a tu vida sexual. Sea porque la lejanía os fuerza a estar separados o se ha formado dentro de la misma. Por una vez, no condenemos la libertad sexual, especialmente femenina. Urbanita el jurado se declara a favor del acusado. ¡Viva el sexting!


Selma Escalona