Pese a lo joven que es, Sofía Oria ya ha participado en numerosos proyectos, tanto en cine como en televisión. La actriz comenzó su carrera en las películas ‘Invasor’ de Daniel Calparsoro y ‘Blancanieves’ de Pablo Berger. Unos años después pasó a la televisión para formar parte del reparto de ‘Las aventuras del Capitán Alatriste’. Pero si por algo conocemos a Sofía Oria es por protagonizar ‘Gigantes’. Esta fue la primera vez que Sofía Oria trabajó con Enrique Urbizu. La carrera de Sofía Oria no había hecho más que empezar. Tan solo unos años después hemos podido disfrutar de su talento en ‘Mentiras’ y ‘Caronte’. Además, Sofía Oria acaba de estrenar ‘Libertad’ tanto en Movistar+ como en algunos cines. Por si fuera poco, todavía tiene pendiente de estrenar ‘Mamá o papá’ de Dani de la Orden. Sofía Oria está imparable y hemos podido hablar con ella sobre su carrera como actriz.

Fotógrafo: Pablo Abad

Empezaste muy joven actuando ¿cómo fueron esos inicios?

Sí, empecé muy joven, yo tenía ocho años. Vino un poco porque sí. Yo hacía teatro en el colegio y un día la profesora le dijo a mi madre que Pablo Berger estaba haciendo un casting para la película ‘Blancanieves’. Le había pedido si podían ir niñas del teatro y ella había pensado en mí. Fui y me cogieron, aunque a Pablo le costo muchísimo convencer a mi madre. Y nada, así fue un poco el principio. Inesperado totalmente pero no estuvo mal empezar con ‘Blancanieves’.

¿A tu madre le costó porque todavía eras pequeña?

Sí, pero claro si no has tenido una familia que esté metida en ese mundo y sabiendo que ser actor no es fácil y mucho menos cuando eres pequeño. Es mucho sacrificio y mucho trabajo. Mi madre decía que no, que para qué iba a hacer una película si estaba estupendamente así. Pablo Berger se reunió con mis padres y les acabó convenciendo.

¿Cómo recuerdas esa primera incursión en el cine?

Es que yo era super pequeña, han pasado ya 11 años, que se dice pronto. Me siento vieja cuando digo eso y no he cumplido ni 19 años (risas). Pero la verdad es que lo recuerdo mucho como si fuese un juego. Todo el equipo de producción y de dirección estaban mucho conmigo y yo tenía también una coach que siempre trabajaba conmigo y me lo hacía más ameno. No lo recuerdo como si yo sintiese que llevaba el peso. Porque encima no era cualquier papel, era el principal. Yo no recuerdo llevar el peso de un papel tan grande. Yo iba allí, me lo pasaba super bien, conocía a un montón de gente y hacía cosas que al final me gustaban. Si yo iba a teatro era porque me gustaba actuar. La verdad es que lo recuerdo como muy light por así decirlo.

Has dicho que empezaste en teatro pero profesionalmente has participado en series y películas ¿te gustaría volver a subirte a un escenario?

Pues la verdad es que… hombre, vete a saber, no lo descarto. Pero sinceramente el teatro me gustaba como hobby y yo creo que si volviese a hacer teatro me gustaría hacerlo igual. Un hobby así como de colegio o de un grupo de teatro más amateur. Yo creo que profesionalmente no me gustaría. Que igual vete a saber por dónde me lleva el viento pero no, no me gustaría trabajar profesionalmente en teatro yo creo.

El teatro me gustaba como hobby

¿Cuál es el mayor reto al que has tenido que enfrentarte dentro de la profesión?

Realmente reto como tal yo creo que para mí sería estar a la altura de las personas con las que he trabajado. Se me viene a la cabeza Enrique Urbizu. Vale que yo he ido a teatro muchos años de mi vida pero lo que es una formación actoral como tal no tengo. Yo tengo que confiar en mi capacidad “natural” para actuar. Y que eso me sirva, al menos de momento. Para mí el reto era poder estar a la altura sabiendo que solamente cuento con eso. Era un poco como “si Enrique te ha cogido es por algo, ahora estate a la altura de eso que él ha podido ver”.

De momento la única comedia que has protagonizado es ‘Mamá o papá’ de Dani de la Orden que está pendiente de estreno ¿te sientes más cómoda en otro tipo de géneros o no había surgido hasta ahora la posibilidad?

La verdad es que no había surgido pero también yo siempre he pensado que no servía para la comedia. Yo no sirvo para eso porque yo en mi vida en general no soy graciosa, y si lo soy es más por la parte sarcástica. Yo tengo un humor muy negro; qué voy a hacer yo en una comedia, que además en España son más light. Cuando me mandaron el casting lo hice y cuando me cogieron pensé que Dani de la Orden iba a sufrir mucho conmigo porque no sirvo para esto. Pero bueno, la verdad es que me lo pasé muy bien. También es cierto que mi personaje es gracioso por lo borde que es y tal. Entonces se parecía mucho a lo que yo más o menos sí. Lo pasé muy bien y algún otro casting que he hecho para comedias sí que me apetecería hacerlo. Te lo pasas bien, es divertido y te ríes. Mi género favorito de ver siempre fue más rollo thriller, drama. Igual que hacer una comedia es divertido, también me supone un mayor reto como actriz, me siento más satisfecha conmigo misma haciendo un drama.

Lo que sí se ha estrenado ya es ‘Libertad’ tanto en Movistar+ como en cines. ¿Cómo te llegó este proyecto?

Es una historia muy mona, a mí me gusta un montón (risas). Estábamos viendo en los cines de Fuencarral un visionado de la segunda temporada de ‘Gigantes’ con todo el equipo. Cuando salíamos todos, estábamos cruzando y Enrique me hizo un gesto para que fuese con él. Me pasó un brazo por los hombros y me dijo: “la siguiente con caballitos en otoño”. Y yo pensando que era una broma, porque él es muy misterioso y le gustan mucho estas cosas. No me dijo nada más, solo que estuviese preparada y allí me quedé literalmente. Luego fui a comer con los guionistas y me estuvieron hablando del proyecto. Tiempo después les llegó a mis representantes.

¿Fue un aliciente que tu personaje montase a caballo?

Bueno, yo con Enrique me voy al fin del mundo, me da igual el personaje que sea. Pero hombre, es mi sueño. Llevo toda la vida montando a caballo y rodar con caballos me pareció en el momento maravilloso. De hecho tengo una entrevista cuando tenía 11 años que me preguntaron algo así como qué película me gustaría hacer y yo solté que una película con un millón de animales. Qué inocente. Y claro, realmente sí, me encantó esto. Se hace de alguna manera menos trabajo. Mi vida normal consiste en ir a montar a caballo todos los días. Era rodar era como un día más con los caballos. Con el aliciente de encima estar rodando un proyecto que me gustó mucho desde el principio. Eran todo cosas buenas.

Yo con Enrique me voy al fin del mundo, me da igual el personaje que sea

Fotógrafo: Pablo Abad

Háblanos entonces un poco de tu personaje y de la relación que tiene con Juan y La Llanera

Reina fue una chica noble en su momento, hija del personaje que interpreta Pedro Casablanc. Por razones en teoría de un pretexto de locura la encierra en un convento porque está loca. Reina no está loca. Sí que es verdad que en los guiones originales había aun poco más de esa locura pero al final decidimos que se quedase en que no está loca. La han encerrado porque va un poco por libre y lo que hace no se corresponde con lo que tiene que hacer una mujer en su época. Rebelde, es una rebelde. Ella va por libre y es super fuerte y muy consciente de que se vale por sí misma. Cuando se junta con Juan y con La Llanera se va con ellos porque es una vía de escape. No creo que sea porque no puede estar sola. Se queda porque establece esa relación con Juan. Pero en algún momento hablé con Enrique y me decía que iba a su bola, si un día Juan y ella van por el campo y se le cruza un cable y se va a ella sola y Juan se queda ahí. no se va porque necesita que la cuiden y un punto de apoyo, es porque sí. No necesita ese cuidado, se vale por sí misma. Todas las mujeres de esta serie son fuertes y así es Reina.

Después de haber sido dirigida por Urbizu en dos ocasiones ¿qué es lo que más destacarías de su forma de trabajar?

Me encanta esta pregunta. Es muy difícil. Cuando le ves todo lo que hace está bien, es como “wow, impresionante”. Es muy callado también. Yo creo que lo más sorprendente que tiene Enrique y me doy cuenta de que todos los actores que han trabajado con él lo notan es que con muy poco te hace entender mucho. Me estoy acordando de una cosa que le decía a Daniel Grao con el papel de Tomás en ‘Gigantes’: “tú estás tocando la guitarra eléctrica y yo quiero que toques la guitarra española”. Con esos apuntes, con ese poquito, con una mirada o un gesto de la mano, sabes perfectamente. Me da la sensación de todas maneras de que él tiene muy visto y claro que tú eres la persona para hacer ese personaje. Por eso a lo mejor yo creo que nos cuesta menos entender lo que quiere. Él piensa que nosotros ya tenemos algo de ese personaje y por eso podemos entenderlo y hacerlo desde dentro, desde nosotros.

Enrique Urbizu con muy poco te hace entender mucho

¿Cómo te sientes tú cada vez que te ves en pantalla con un trabajo tuyo ya finalizado?

Si te digo la verdad cambia mucho con los años. A mí de pequeña me daba un poco igual. Luego cuando eres más mayor te vas dando más cuenta. ‘Gigantes’ la vi mucho porque me gustaba mucho la serie. Pero al principio no me gustaba nada verme. De hecho mis padres ponían ‘Gigantes’ o cualquier otra cosa donde hubiera salido y yo no quería verlo, no me gustaba. Te encuentras todos los pequeños fallos, piensas qué haces poniendo esa cara o haciendo eso. Cada vez que ha pasado más el tiempo sí que me gusta más verme y reconocer lo que he hecho. Decir “mira, olé tú”. A mí amor propio no me falta (risas).

Y ya para terminar ¿algún futuro proyecto del que puedas hablarnos?

Ahora mismo estoy esperando a que se estrene ‘Mamá o papá’. Estoy con la carrera y con los caballos un poco tranquila. Haciendo castings y demás porque nunca hay que parar, pero proyectos confirmados de momento nada.


Paloma Arwen