Dos mujeres, Madrid y una historia de amor abrumadora son los tres elementos que forman el nuevo musical del teatro Lara: Solitarias. Entre azoteas estrelladas, vermuts por las calles de la Latina y llaves dejadas en casa, esta obra retrata a la perfección la experiencia de llegar a una ciudad nueva de la mano de un viejo amor

En los primeros minutos, ya me di cuenta de que ese día iba a ver algo especial. La música comenzaba a sonar y el escalofrío de los acordes en directo recorría mi espalda. En el momento, dos personajes desconocidos aparecían en escena para contarme a través de la música que era el amor. El amor que todo lo puede, un amor tan sincero que supera incluso la barrera del sonido.

¿No es paradójico que un musical comience cantando en lenguaje de signos? Justo en ese momento entendí lo importante que eran este tipo de propuestas. El amor y la historia que se me iba a contar en el teatro Lara aquella tarde, superaba cualquier barrera. Esa fue la primera gran sorpresa que recibiría esa tarde con Solitarias. 

Solitarias me presentó una historia de las de verdad. De aquellas tan bonitas, sinceras, complicadas, dolorosas y sobre todo, reales. Una de esas que es imposible no identificarse. ¿El arma secreta? Las baladas españolas.

Durante toda la función, me sumergí en una de esas canciones de cantautores que pones a todo volumen en el coche. Aquellas que cantas a todo pulmón, que te inundan, que te atrapan. Tan verdaderas, tan auténticas, que se cuelan en lugares donde no pensabas que ibas a estar. Esa emoción sería por la que navegaríamos durante dos horas. Urbanita, ni los más duros de la sala pudimos evitar ponernos un poco blanditos.  

Metáforas exquisitas y choques de realidad a partes iguales es lo que hace de esta una obra íntima, universal y conmovedora

Los altos y bajos por los que nos lleva Solitarias terminaron por desarmarnos. Metáforas exquisitas y choques de realidad a partes iguales es lo que hace de esta una obra íntima, universal y conmovedora. Lucía, Cris, lo hemos visto todo. Los momentos más íntimos, más especiales y más crudos. Os hemos visto llorar, bailar reggeaton, quereros, odiaros y crecer juntas. Eso sí, todo eso lo hemos hecho a vuestro lado. Talento, química, un par de cajas y unos sencillos cambios de vestuario es todo lo que necesité para convencerme por la magia del amor. 

La fuerza más poderosa llegaba con letras de Juan Carlos Las de forma certera. Clavando nuestros ojos en las actrices, cada palabra cobraba un sentido especial. Así, poco a poco, meciéndonos al ritmo de la guitarra en directo la voz rota de Paula Berenguer y la dulzura de Berta Hernández se complementan dentro y fuera de la historia. 

Eso sí, no penséis que este musical solo viene a hablarnos sobre romanticismo y quererse bajo las estrellas (o las luces, en el caso de nuestras protagonistas). La obra habla de las dificultades de la vida en pareja, pero también de aquellas a las que nos enfrentamos solos. La aparición de los problemas, los desengaños y las infidelidades. Saber qué quieres en la vida y cómo conseguirlo, empezar de cero y muchas otras dudas. Al fin y al cabo, el título lo dice: ¿qué respuestas podemos esperar de una historia de amor entre dos solitarias empedernidas? 


Selma Escalona