Nadie dijo que sería fácil. De hecho, no lo es. Ser freelance da dolores de cabeza. Por eso no basta solo con talento, sino que necesitas crear habilidades para hacer negocios, urbanita. Pero que no cunda el pánico. Nada es imposible.

#1 Finanzas y comunicación

Cuando empiezas un negocio, sea del tamaño que sea, siempre es importante tener unos conocimientos básicos de finanzas. Obviamente siempre quedará la opción de contratar a alguien que te libre del castigo, pero es preferible que, sobre todo en el comienzo, seas capaz de llevar las cuentas.

Además, al estar pendiente de todos los detalles podrás ir perfeccionándolos. Conocer tu empresa y su funcionamiento de arriba abajo es esencial. Tener conocimientos implica tener mejores oportunidades.

“La comunicación lo es todo. Somos seres sociables por naturaleza debemos demostrarlo y de la mejor manera posible”

La comunicación lo es todo. Somos seres sociables por naturaleza debemos demostrarlo y de la mejor manera posible. Si estás empezando, n0 gastes dinero en tarjetas de presentación o en el ordenador de última generación, comienza mandando simples e-mails.

Pero hazlo de una manera que capte la esencia de tu negocio. Tiene que ser ingenioso, simple y directo. Hay que intentar por todos los medios que se diferencia del resto de competidores. Así, una vez que obtengas respuesta y a tus primeros clientes pongámonos manos a la obra.

#2 Planes de futuro y contactos

Para ser un buen freelance es importante conocer profundamente el trabajo que se va a desempeñar, así como valorar el tiempo y la cantidad económica que supondrá. Por ello, es muy recomendable fijar objetivos cada cierto tiempo. De este modo, podremos ser consciente de la evolución y la prosperidad del negocio. Tampoco vamos a estar pagando un negocio que nunca acaba de funcionar.

La clave para que todo esto funcione y podamos alcanzar nuestra meta son los contactos. Nadie es nadie sin sus contactos, ni si quiera Beyoncé. Nadie te regala nada está claro, pero una pequeña ayudita de vez en cuando no viene nada mal.

“Es imprescindible fijar objetivos cada cierto tiempo. De este modo, podremos ser consciente de la evolución y la prosperidad del negocio”

Por eso empieza creando una agenda llena de personas que podrían ayudarte a expandir tu negocio. Para ser un gran freelance intenta acudir a reuniones, conferencias o fiestas que puedan tener relación con la empresa que quieres crear y charla con la gente. Igual no llega a nada, pero todo el mundo sabe que en esos lugares son donde se cierran los verdaderos negocios.

#3 Networking

Recordáis la famosa frase de “El cliente siempre tiene la razón” pues para esta ocasión lo que debemos recordar es que “El cliente siempre tiene que estar contento”.

El freelancer debe ser un negociador neto. El típico capaz de venderle una nevera a un esquimal. Debe llegar en cada negociación al entendimiento con el cliente. Todas las partes deben salir satisfechas para que en un futuro se pueda seguir gozando de ese apoyo mutuo.

“El freelancer debe ser un negociador neto. Todas las partes deben salir satisfechas para que en un futuro se pueda seguir gozando de ese apoyo mutuo”

En cada reunión debes dejar claros tus principios y esencia del negocio, de tal manera que si alguien no se adapta a ellos no pasa nada. Hay muchos peces en el mar, a no ser que sea Bill Gates, en ese caso no, debes hacer todo lo posible por mantenerlo en tu pecera.

El networking es imprescindible. Ya sea vía on-line u off-line es necesario para poder atraer a los clientes a tu negocio. Estamos en pleno siglo XXI, las redes son muy importantes. Debes tener total soltura para ello. Pero, si no es así, no pasa nada, puedes encontrar miles y miles de cursos que puedan explicarte su funcionamiento para poder aprovecharlo con tu negocio.

#4 Planificación

La vida son etapas. Y los negocios también. Cada proyecto que inicies constará de distintas etapas para las cuales deberás designar responsabilidades. Para ello, deberás intentar tener todo bajo control. La responsabilidad y la autodisciplina juegan un papel muy importante aquí.

Para ello, ante cada encargo que aceptes deberás tener en cuenta las posibilidades reales que tienes para llevarlo a cabo. Hay que ser realistas en la vida y por mucho que nos duela, no siempre podemos llegar a todo. Además, es muy importante descansar de vez en cuando. Ser freelance no significa estar trabajando 24/7.

“Cada proyecto que inicies constará de distintas etapas para las cuales deberás designar responsabilidades”

Los imprevistos existen. Debes estar preparado. Por mucho que nos cueste aceptarlo, a veces las cosas se escapan de nuestro control y nos tocará hacerles frente. Encontrar la mejor solución para todas las partes es esencial. Debemos actuar consecuentemente, asumir la responsabilidad e intentar gestionar la situación de tal manera que podamos encontrar la mejor solución.


Ana Díaz Barranco

Madrileña y oficialmente periodista. Escribo sobre arte y cultura, la mayoría de las veces, pero desde que descubrí psico no he vuelto a mirar atrás. Porque como decía Voltaire "La escritura es la pintura de la voz". Y que mejor voz que la nuestra para dar a conocer todos aquellos problemas y cuestiones de la vida que rondan nuestra cabeza.