Quizás conoces a alguien que tiene menos inteligencia emocional que un garbanzo, sé de lo que hablo. Afortunadamente, cada vez hay más personas que se preocupan por tener empatía y saber escuchar. Porque si no la tienes o crees que no tienes la suficiente, puedes aprender.

¿Qué es la empatía?

La empatía se define como la participación afectiva de una persona en una realidad ajena a ella, generalmente en los sentimientos de otra persona. Es una habilidad que se puede entrenar, pero requiere estar en presencia del dolor de otra persona, sin intentar eliminarlo, simplemente escuchando.

Igual que cuando sentimos dolor, tendemos a anestesiar las emociones porque queremos dejar de sentirnos así, cuando alguien a nuestro alrededor está sufriendo también tendemos a hacer lo que sea con tal de callar ese dolor que nos incomoda.

«Anestesiarnos» parece la vía fácil, pero pasa factura: nos desconecta. La buena noticia es que la empatía no es una cualidad rígida, no es una cuestión de ‘se tiene o no se tiene’, es una capacidad que se puede entrenar a través de la práctica.

¿Cómo entrenar la empatía?

Como bien te decíamos, es cuestión de práctica. E Ixi Ávila, coach de Inteligencia Emocional, nos desvela las claves para conseguirlo:

  1. Escucha activamente buscando entender, sin interrupciones. Ponte en la perspectiva de la persona que se está expresando. Empatizar no es aconsejar, educar, interrogar, comparar, solucionar o tener las palabras perfectas. Empatizar es escuchar.
  2. Elimina cualquier tipo de juicio. Recuerda que empatizar no es evaluar lo que la persona te está contando, sino escuchar sin poner un valor a lo que esa persona está viviendo.
  3. Reconoce las emociones y sensaciones de esa persona en tu propia experiencia. Es más fácil empatizar con algo con lo que te identificas. Sin embargo, también puedes ser capaz de empatizar con situaciones ajenas a ti y a lo que has vivido hasta la fecha. Quizás tú no actuarías de la misma manera en la misma circunstancia o no te sentirías triste por las misma razones, pero sí que puedes conectar con tu propia tristeza para entender su sentir.
  4. Da espacio y permiso para que la persona se exprese y pueda sentir todas las emociones, incluso las más incómodas. Practica simplemente acompañar y da lugar para sentir.
  5. Pregunta en vez de predecir. ¿Cómo te puedo apoyar en este momento? ¿Qué necesitas?

Lauren Izquierdo

Ah, creo que es ahora cuando tengo que decir que dirijo este sitio. Así que sí, soy la Directora de Status of Empire. ¿Quieres saber mis dos mayores secretos? Soy un cuadro y siempre escribo sobre lo que me da la gana. Llevo en el mundo de la moda desde que tengo 15 años y eso me ha dejado un poco cucú. Pero ahí vamos, sobreviviendo (aunque cada vez tengo más ganas de irme a vivir al campo). Además, también soy experta en belleza. Una, que se adapta a los nuevos tiempos. ¿Otro secreto? Venga, escribo sobre amor porque capitalizar sentimientos es un mood y es el mío, tengo un podcast que se llama Estas Crías y he publicado dos libros que son como mis hijos, Espinas de terciopelo y Silencio. Ale, y ahora a leer todas mis cosas, que tienes para rato.