Encabeza la mirada de la nueva generación, y sus colecciones se venden como churros. Rocío Botella es una joven diseñadora que hoy, a petit comité y en primera persona, nos cuenta su historia. La historia de THE-ARE.

Soy…

Me definiría como una mujer emprendedora a la que le empuja la ilusión de que otras chicas como ella lleven la ropa que diseña para ya no sólo los días más especiales de su juventud si no para su día a día. Y también como una mujer creativa, que proyecta su pasión en la moda y perseverante para conseguir retos muchas veces difíciles de alcanzar.

THE-ARE…

Es única y diferente. Si fuese una persona, sería la chica del grupo que cae bien a todo el mundo porque siempre está ahí: buena, divertida, alegre, con un punto más arriesgado a veces, amiga de sus amigas… Además, todas las prendas las diseñamos de 0 en taller y se cosen también allí, así que no hay duda de que son únicas. Además, es una marca de calidad a un precio bastante asequible pese a no ser low cost.

Ante todo…

Creo que mi mensaje está directamente relacionado con el de la marca, que es muy ‘yo’. Cuando diseño las prendas pienso en que sean estilosas, pero siempre con un punto de misterio para que cada una de nuestras chicas las hagan suyas con su propia personalidad. Por eso, lo que ofrecemos es un punto de apoyo para que sean ellas mismas llevando nuestros diseños.

Mis maestros…

Mi familia y mi entorno son quienes me han dado los valores con los que trabajo día a día. Los profesores en la carrera de moda son los que me dieron las herramientas técnicas para hacer lo que hago ahora. Sin embargo, fue cuando aterricé en Saint Martins cuando aprendí mis valores creativos, allí tienen otra manera de entender la moda.

Antes de THE-ARE…

Nunca fui la típica que hacía dibujos ni vestía a las muñecas. La moda siempre ha estado en mi casa porque mi bisabuela cosía muy bien y tenía mucho sentido de la moda. Recuerdo sentarme a ver revistas con ella comentando los vestidos de las celebrities, cómo eran, cuál nos parecía más acertado… Hasta que no terminé el cole y empecé con la carrera no había seguido ningún camino creativo, yo era muy de mates. Pero me sabía la última colección de Chanel y Dior al dedillo.

Creo que por eso me apoyo mucho en la parte estética de la moda, a diario busco señales creativas en cualquier parte, me gusta ver qué formas lleva la gente, cómo combina las tendencias y entender sus necesidades.

En general he sido bastante autodidacta, siempre he querido ir más allá de lo que me enseñaban. Empresarialmente he seguido mucho mis instintos sobre todo al principio en el que basaba el crecimiento de la marca en el marketing puramente creativo. Cuando quise llevar la marca a otra etapa más empresarial, encontré el socio perfecto para dirigirla.

Nuestro compromiso…

Es llevar la moda a lo que realmente es importante, que es sentirte bien contigo mismo a través de una prenda que sientes que te representa y que te subraya.


Status Of Empire