La batería suena no muy alta pero con un ritmo único, acompañada por los acordes del bajo y chis, alguien pide silencio. Más tarde, una voz empieza a cantar al son del ritmo. Es Come together (1969), una de las canciones que más he escuchado de la formación británica. Nadie duda de la inmensa influencia de The Beatles en todo el mundo y curiosamente es una de las pocas bandas que todo el mundo sabe el nombre de los integrantes: Ringo Star, John Lennon, Paul McCartney y George Harrison. ¿Alguien podría decirme el nombre del batería de Queen? Otra cosa es saber qué instrumentos tocaba cada uno de ellos, pero la memoria está ahí.

Aunque la banda nunca ha dejado de estar de moda, ahora está viviendo un nuevo momento de gloria gracias a la producción estrenada en Disney+ titulada The Beatles: Get Back. Un documental sobre los ensayos en el estudio de los integrantes para sacar lo que sería su último álbum antes de su disolución: Let it be (1970). Un documento casi histórico que es de obligado visionado para todo aquel que le guste la música, independientemente del estilo que escuche.

La historia de The Beatles tiene que ver con el éxito, el ego y la difícil gestión de ser una celebridad. Es sencillo decir que la banda marcó un antes y un después en los años sesenta durante sus 13 discos de estudio. Al final, la historia siempre premia el triunfo y esconde lo negativo.

Previo a The Beatles (llamado así a partir de 1960), la banda se llamaba The Quarrymen en la segunda mitad de los años 50 y estaba compuesta por Lennon y su amigo íntimo Peter Shotton. A partir de 1957, se unió Paul McCartney, George Harrison y Stuart Sutcliffe (bajo).  Ringo Star se uniría en 1961, formando al completo la banda y Stuart moriría por un derrame cerebral en 1961.

Consolidado The Beatles, empezaron a definir su camino gracias a su mánager, Brian Epstein (denominado el quinto Beatle), que elaboró toda una imagen que más tarde empezaría a convertirse en símbolo de la época: pelo “casco” y traje. Su primer disco vio la luz en 1963 con el nombre de Please, Please me. Esta primera etapa fue muy fructífera y dio lugar a lo que se conoce como Beatlemanía. Todo el mundo sentía furor al verles. Madrid y Barcelona, en pleno franquismo, también pudieron disfrutar de la banda británica. La etapa duraría hasta 1966, cuando los integrantes, cansados de la idolatría de la gente, decidieron de hacer conciertos y la Beatlemanía se fue apagando. En estos años, siempre recordaremos las canciones Twist and shout, All my loving, A hard day’s night, Can’t buy me love, Help o Yesterday, entre otras.

A partir de 1966, sus esfuerzos estaban puestos en sacar álbumes de estudio con un alto componente creativo y una gran mezcla de estilos: country, rock sinfónico, psicodélico, blues e incluso, influencias orientales. Los miembros cambiaron de look con pelos más largo reflejando el movimiento hippie. La muerte de Epstein en 1967 fue determinante, porque era la pieza clave que unía todos los egos del grupo y lo mantenía a raya. Lennon afirmaría que la muerte de Epstein, supuso la muerte de The Beatles. A partir de entonces, las desavenencias se incrementaron. John Lennon empezó a desarrollar una carrera en solitario junto con su mujer Yoko Ono. Aun así, los fans pudieron disfrutar de unos cuantos álbumes más como Abbey Road (1969) o Let it be (1970). Este último sería su despedida y daría comienzo a la carrera solitaria de cada uno de ellos.

Resulta interesante saber que The Beatles fueron pioneros durante toda su existencia de movimientos, estilos y forma de vivir. Por ejemplo, marcaron el inicio de la invasión británica musical en todo el mundo, cuando hasta entonces era Estados Unidos el mayor exponente con Elvis Presley, Frank Sinatra o Chuck Berry. Alguno de estos grupos británicos fueron The Who, The Rolling Stones, David Bowie o Led Zeppelin.

Asimismo crearon el Britpop, con un montón de músicos y grupos imitando su estilo como los españoles Los Bravos, The Kinks, The Monkees… Muchos The acompañado de un nombre.

Han pasado 60 años desde entonces y los jóvenes de hoy en día no nos damos cuenta de los cambios que supuso en la época. Acostumbrado a todo tipo de malabares digitales, sintetizadores y ordenadores que hacen música. Escuchar algo de la época puede resultar muy artesanal. Pero, cualquier canción, disco o momento no solo es un recuerdo sino que hay una historia detrás que lo llena de significado. Poneros cuanto antes a disfrutar de la música de The Beatles y Let it be.


Oliver De la Torre

Soy un joven corriente con nombre extranjero. Escribo sobre cultura y aquello que me haga aprender nuevas cosas. Vuelo y me alimento de mis pasiones, ya sea cine, libros o música. ¿Qué seríamos sin el arte?