the vamps

The X Factor UK es uno de los programas de talentos más especiales para los fans de música pop de Inglaterra. De allí han salido grupos tan importantes como One Direction, Little Mix, y solistas como James Arthur. Podríamos seguir con miles de artistas más que han dado la vuelta al mundo y que, sus primeros pasos se encuentran en este pequeño escenario. Pero estos artistas no han experimentado tener que ganarse al público desde 0. Hoy queremos hablar de la trayectoria de una banda británica que no tiene el reconocimiento que se merece. Una banda que ha actuado como teloneros muchas veces, hoy hablamos de The Vamps.

#Integrantes

Bradley Simpson, nació en Sutton Coldfield, Birmingham en 1995. Brad es el vocalista principal, y uno de los guitarristas de The Vamps. James McVey, nació en Chester en 1993 y se encarga de la guitarra, además de añadir coros a los temas del grupo. Connor Ball, que nació en Aberdeen en 1996, y Tristan Evans, nacido en Londres en 1994, conforman el resto de los miembros, siendo el bajista y batería respectivamente.

Para empezar, en 2011 ninguno de estos chicos se conocía, pero el interés que tuvo McVey en Simpson fue tal que en pocos meses crearon el grupo. Más tarde, y a través de Facebook, encontraron a Evans, quien sería crucial con su batería. Y, finalmente introdujeron a Ball como bajista. Se complementaban tan bien que decidieron publicar covers de canciones en YouTube y, así, en 2012 empezó su camino. Los cuatro jóvenes se unieron para intentar despertar un novedoso sentimiento entre el público y firmaron con la discografía Mercury Records, una de las vertientes de Universal Music Group.

#Trayectoria

La banda de pop rock comenzó a dejarse ver siendo teloneros de grandes artistas como McFly, en su Memory Lane Tour y participando en grandes festivales británicos donde compartieron escenario con Little Mix o Union J. En septiembre de 2013 su carrera se consolidó. Fue el inicio de lo que son ahora, y es que debutaron con el tema Can We Dance que seguro has oído alguna vez. ¡Consiguieron un millón de visualizaciones en una sola semana!

Seguidamente, en enero de 2014, The Vamps, lanzósu segundo single llamado Wild Heart. Estas dos canciones fueron las premisas que conformaban su primer álbum de estudio, Meet The Vamps. El disco vio la luz en abril de ese mismo año y consiguió posicionarse en el número dos de discos más escuchados de Reino Unido.

Tras observar el gran éxito que habían cosechado, decidieron sacar un segundo álbum en noviembre de 2015. Wake Up logró posicionarse entre los diez primeros en las listas musicales. Más tarde, ese año, arrancaron con Waku Up World Tour, una gira mundialmente esperada por sus fans.

Algo muy curioso es su tercer disco, Night & Day. La banda decidió dividir el álbum en dos partes independientes, consiguiendo dos ediciones. En julio de 2017 lanzaron Night Edition, que alcanzó un éxito tan grande que desbancó a Ed Sheeran de su primer puesto. Un año después, en julio de 2018, publicaron Day Edition.

Recientemente, The Vamps ha publicado el disco Cherry Blossom. 2020 ha supuesto un gran cambio para los jóvenes, y lo podemos ver en el nuevo estilo del álbum. Rock, indie e instrumentos que no pensaríamos nunca que escucharíamos han llegado para quedarse.

#Colaboraciones

En el inicio del artículo, hablábamos de cómo estos artistas han conseguido cosechar un éxito tan inmenso. Trabajo duro y constancia, diría yo. Pero, también aprovechar cada una de las oportunidades. The Vamps ha colaborado con grandes artistas actuales como: Demi Lovato, con Somebody To You, que ha obtenido más de 200 millones de visualizaciones en YouTube. Shawn Mendes, con Oh Cecilia (Breaking My Heart), que ha logrado casi 89 millones de visualizaciones, y el single colaboración con Tini Stoessel, It’s A Lie.

Finalmente, la banda también ha realizado algunas canciones de bandas sonoras de películas como y Alexander y un día terrible, horrible, malo… ¡muy malo!, en 2014, y Kung Fu Panda 3 en 2016.


Iratxe Cuadrado

Escuchar música y escribir sobre ella es una de mis pasiones. Una vocación desde hace años en la que me involucro inconscientemente para desconectar. Siempre intento difundir mis gustos para compartir la felicidad que me producen.